Cómo calmar la rinitis alérgica con 5 remedios de origen natural

Además de controlar la producción de histamina, el té verde nos ayuda a aliviar la congestión y reduce la gravedad de los síntomas de la rinitis

La rinitis alérgica es una condición que suele producirse por la irritación del revestimiento mucoso que cubre la parte interior de la nariz.

Se desencadena ante el estímulo causado por factores externos como el polvo y el polen, aunque también tiende a darse cuando hay cambios bruscos de temperatura.

Sus síntomas incluyen una molesta congestión que impide respirar con normalidad, además de constantes estornudos, irritación en los ojos y malestar en la cabeza.

Si bien la mayor parte de los casos se desarrollan de forma leve y ocasional, muchos pacientes tienen que solicitar ayuda médica porque el problema se vuelve crónico.

Por fortuna, además de los medicamentos convencionales, hay remedios de origen natural cuyas propiedades facilitan el control de los síntomas.

A continuación queremos compartir los 5 más efectivos para que no dudes en consumirlos cuando te enfrentes a estas molestias.

¡Toma nota!

1. Jugo de aloe vera

jugo-de-aloe-vera

El jugo natural de aloe vera es un remedio lleno de nutrientes esenciales que ayudan a fortalecer la salud del sistema inmunitario.

Su alto contenido de compuestos antiinflamatorios y calmantes disminuye las alergias y crea una barrera contra los microorganismos infecciosos.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de gel de aloe vera (75 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y procésalos hasta obtener un jugo homogéneo.

Modo de consumo

  • Toma la bebida ante el primer síntoma de rinitis.

Nota: Evita consumirlo en exceso, ya que tiene un efecto laxante.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 remedios con aloe vera que te ayudan a limpiar el colon

2. Infusión de jengibre

La raíz de jengibre contiene aceites esenciales con propiedades antihistamínicas y expectorantes, idóneas para calmar los síntomas de la rinitis alérgica.

Su preparación en infusión ayuda a relajar los conductos nasales y, de paso, calma los dolores de cabeza.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jengibre rallado (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Agrega el jengibre rallado en una taza de agua hirviendo y déjalo reposar tapado durante 15 minutos.
  • Cuela la bebida y endúlzala con una cucharada de miel.

Modo de consumo

  • Ingiere 2 tazas de infusión al día hasta calmar los síntomas.

3. Té verde

Té-verde

Los antioxidantes que contiene el té verde ayudan a frenar la producción de histamina en el organismo y disminuye la severidad de los síntomas de la rinitis.

Su ingesta relaja los conductos irritados y frena la congestión causada por la producción excesiva de flema.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de té verde (5 g)

Preparación

  • Calienta una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el té verde.
  • Deja que repose de 10 a 15 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Ingiere una taza de infusión cuando te aqueje la rinitis.

4. Vinagre de manzana

Una bebida caliente de vinagre de manzana y miel de abejas puede disminuir la severidad de los síntomas causados por la rinitis alérgica.

Este ingrediente orgánico contiene compuestos antibióticos y antihistamínicos que ayudan a acelerar la recuperación del organismo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana orgánico (20 ml)
  • 1 cucharada de miel de abeja (25 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre de manzana y la miel de abejas en una taza de agua tibia.

Modo de consumo

  • Toma la bebida cuando sientas congestión o cualquier síntoma inicial de rinitis.
  • Si es necesario, repite la dosis 2 veces al día.

Visita este artículo: Los 8 beneficios de consumir una cucharada de vinagre de manzana al día

5. Jugo de brotes de alfalfa

brotes-alfalfa

Las propiedades de la alfalfa ayudan a bloquear la acción de la histamina en el organismo y, a su vez, relajan los conductos nasales afectados por la rinitis.

Este ingrediente contiene vitaminas y minerales que mejoran la respuesta inmunitaria, evitando el ataque de bacterias y virus.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de brotes de alfalfa (30 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Incorpora los brotes de alfalfa en la licuadora y bátelos con el agua y la cucharada de miel.
  • Tras obtener la bebida, pásala a través de un colador.

Modo de consumo

  • Ingiere el jugo cuando empieces a notar los primeros síntomas y repite su consumo 2 veces al día.
  • Si gustas, tómalo en ayunas todos los días como preventivo de las alergias.

¿La rinitis suele interrumpir tu jornada? Procura mantener tu ambiente libre de polvo y químicos fuertes y, como complemento, toma alguno de los remedios mencionados.

 

 

Te puede gustar