Cómo calmar los acúfenos con 5 remedios de origen natural

Siempre que no tengan que ver con problemas de mayor cuidado, podemos aprovechar las propiedades de algunos remedios naturales para aliviar las molestias ocasionadas por los acúfenos

Los acúfenos, también conocidos como tinnitus o zumbidos, es un incómodo síntoma que se caracteriza por la percepción de un sonido agudo que no proviene de una fuente externa del paciente.

El ruido se origina en algún lado de la vía auditiva o en la cabeza y, por lo general, tiene que ver con infecciones, lesiones o acumulación de cera en los oídos.

Aunque no se trata de una enfermedad como tal, muchos casos están relacionados con la pérdida de la audición y trastornos en el sistema circulatorio.

No obstante, la mayor parte de las veces es leve y esporádico, por lo que se reduce con la ayuda de algunos remedios de origen natural.

En el siguiente espacio queremos repasar algunas de sus causas y 5 soluciones caseras para acelerar su recuperación.

Causas de los acúfenos

acufenos

Hay muchas enfermedades que pueden estar relacionadas con los acúfenos. Sin embargo, muchas veces, no es posible establecer su causa exacta.

Una de sus desencadenantes más frecuentes, en especial cuando se dan de forma recurrente, son los daños que sufren las células del oído interno.

Esto hace que emitan una señal eléctrica a través de un nervio auditivo hasta alcanzar el cerebro y, allí, se interpreta como un sonido.

Otras causas relacionadas son:

  • Acumulación de cerumen
  • Irritación del tímpano
  • Cambios en la cadena de los huesecillos del oído
  • Exposición prolongada a ruidos fuertes
  • Pérdida de la audición relacionada con la edad
  • Lesiones y enfermedades de los oídos
  • Deficiencias nutricionales
  • Trastornos circulatorios

Ver también: Consejos para tener oídos saludables

Remedios naturales para tratar los acúfenos

La mayor parte de las veces, los acúfenos generan molestias mínimas.

Sin embargo, en ocasiones es necesario emplear un tratamiento para disminuir sus síntomas, ya que llegan a interferir con la realización de algunas tareas cotidianas.

Por suerte, antes de recurrir a medidas farmacológicas, se pueden emplear algunos remedios naturales que proporcionan sensación de alivio.

1. Cebolla

Cebolla

Por sus propiedades antibióticas, la cebolla está indicada para el tratamiento los acúfenos que se producen por infecciones en el oído.

Su zumo natural limpia el conducto auditivo y disminuye su irritación.

Ingredientes

  • ½ cebolla

Preparación

  • Pica media cebolla en pequeños trozos y ponla a calentar en el microondas durante 2 minutos.
  • Luego, espera que repose y extráele su jugo.

Modo de aplicación

  • Pon 2 o 3 gotas de zumo de cebolla en el oído afectado e inclina la cabeza durante 3 minutos.
  • Pasado este tiempo, voltea la cabeza para drenar el jugo y limpia los residuos con un paño.
  • Repite el remedio hasta 3 veces a la semana.

2. Ajo

Con una composición similar a la de la cebolla, el ajo es un antibiótico y antiinflamatorio que limpia el canal auditivo en casos de zumbidos.

Lo podemos combinar con un poco de aceite de sésamo para remover el cerumen que produce bloqueos.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo crudo
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo (30 g)

Preparación

  • Tritura un diente de ajo crudo y ponlo a calentar en el aceite de sésamo.
  • Cuela el preparado y déjalo enfriar.

Modo de aplicación

  • Inclina la cabeza y aplica 3 gotas del aceite obtenido en el oído afectado.
  • Deja que actúe 3 minutos y drena el líquido.
  • Úsalo durante una semana o hasta curar los acúfenos.

3. Ginkgo Biloba

ginkgo-biloba

La infusión y los suplementos de ginkgo biloba son un buen complemento para el tratamiento de los acúfenos que se producen por dificultades en la circulación.

Esta planta disminuye la inflamación de los vasos sanguíneos y ayuda a mejorar el paso del flujo sanguíneo.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de ginkgo biloba (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vierte el ginkgo biloba en una taza de agua hirviendo y tapa la bebida.
  • Deja que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Ingiere hasta 2 tazas de infusión al día.

4. Poleo

Las propiedades antiinflamatorias y relajantes del poleo ayudan a combatir los acúfenos, el nerviosismo y las palpitaciones del corazón.

Ingredientes

  • 1 cucharada de poleo (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Añade el poleo en una taza de agua hirviendo y tapa la bebida.
  • Espera que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo

  • Bebe hasta 2 tazas de infusión al día, hasta sentir mejoría.

Te recomendamos leer: 11 bebidas y alimentos para personas nerviosas

5. Albahaca

albahaca

El zumo natural de las hojas de albahaca es un remedio antiinflamatorio que disminuye los zumbidos cuando el conducto auditivo está irritado.

Ingredientes

  • 10 hojas de albahaca fresca
  • 2 cucharadas de agua (30 ml)

Preparación

  • Tritura las hojas de albahaca hasta obtener su zumo natural y acláralo con un par de cucharadas de agua.

Modo de aplicación

  • Sumerge un trozo de algodón en el líquido y ponlo en la entrada del conducto auditivo.
  • Déjalo actuar por varias horas y repite su uso 2 veces a día.

¿Los acúfenos te aquejan con frecuencia? Si es así, solicita un chequeo médico para determinar su causa.

Ten en cuenta que, muchas veces, son producto del estrés o del consumo de estimulantes del sistema nervioso como la cafeína.