Cómo cambia tu cerebro cuando comes comida chatarra

Okairy Zuñiga · 22 julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 22 julio, 2019
La comida chatarra produce en nuestro organismo el mismo efecto que una droga o el alcohol, ya que aumenta la liberación de dopamina. Incluso puede provocarnos dependencia

La comida chatarra es un término que se utiliza para englobar todos aquellos alimentos que poseen altos contenidos de grasa, azúcar y sal, generalmente asociados a la comida rápida. Otra característica de estos productos es que carecen de los nutrientes que el cuerpo necesita para su correcto funcionamiento.

Los alimentos procesados que usualmente vienen en latas o paquetes también están considerados como comida chatarra o comida basura. Algunos ejemplos de esto son los carbohidratos refinados, como el pan o las pastas. No importa si le agregan la palabra integral. Por desgracia, siguen siendo los mismos alimentos refinados y su índice glicémico es elevado.

Esto significa que afectan los niveles de azúcar y el colesterol en la sangre. Al consumir estos productos estás consumiendo un exceso de calorías que, tal vez te deje una sensación de haber comido algo apetecible, pero afecta a tu organismo y a tu cerebro de distintas formas.

¿Qué sucede en tu cerebro cuando comes comida chatarra?

cerebro

Una inquietud que surge al hablar de la comida chatarra es lo difícil que resulta dejar de comerla. También, tiene que ver con el hecho de que resulta agradable al paladar. Si estás tratando de dejar estos alimentos y no puedes, debes saber que se trata de un tipo de adicción. No es culpa tuya, es que estos alimentos tienen una serie de propiedades que generan bienestar y placer inmediatos, pero problemas a medio y largo plazo.

El placer que nos produce este tipo de comida se debe a la dopamina que se libera cuando los consumimos:

  • Al comer una ensalada, la cantidad de dopamina liberada es moderada.
  • En cambio, cuando consumes comida chatarra, la cantidad de dopamina que se libera es enorme. Por lo tanto, placentero para nosotros.

Si una persona se acostumbra a comer de manera seguida y por un tiempo comida chatarra, su cerebro liberará tal cantidad de dopamina que llegará a un nivel muy alto. Luego comenzaría a descender como parte de su proceso de tolerancia (al igual que ocurre en otras adicciones). Entonces, para mantener el mismo nivel de placer inicial, va a necesitar comer más comida chatarra.

En resumen, se necesitaría comer cada vez más ese tipo de alimentos para conseguir el placer que se conseguía en un primer momento. Este proceso tiene las mismas características de una adicción a cualquier droga o alcohol.

Lee también: Consejos para tener un cerebro sano

¿Los antojos son un reflejo del hambre?

comida chatarra

El antojo es esa necesidad casi incontrolable de comer un alimento específico. Puede aparecer mientras estás ocupado, trabajando, leyendo o estudiando. Además, los antojos casi siempre te llevarán a consumir comida chatarra.

Lo que debes saber es que no es una señal de hambre real, sino parte del proceso adictivo dentro del cual el cerebro busca una recompensa para liberar la dopamina. A través de este proceso, tu cuerpo busca una sensación de placer.

Algo que debes tomar en cuenta es que si los antojos se presentan en todo momento, debes evitar comer comida chatarra. De esta forma no caerás ni fomentarás la adicción a este tipo de comida. Si se trata de un antojo realmente esporádico no es algo malo. En todo caso, sería bueno comer alguna fruta natural cuando tengas un antojo de comida procesada.

Otras consecuencias de comer comida chatarra

Problemas de memoria y aprendizaje

Generalmente, la adicción a este tipo de comidas lleva aparejada una gran ansiedad, tanto por consumirlas, como una ansiedad general. Se sabe fehacientemente que la ansiedad interfiere en la atención y, por tanto, en la memoria. Ambos procesos son básicos para el aprendizaje. 

Aumenta la probabilidad de depresión

Una comida muy poco nutritiva, con altos índices de grasa, azúcares, colesterol, etc., interfieren en el estado de ánimo, haciéndonos más apáticos, aislándonos socialmente (sobre todo si se dan episodios de atracones de comida) y, finalmente, sintiéndonos culpables por nuestra conducta.

Fatiga y debilidad

Este tipo de alimentos carece de nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que obliga al cuerpo a entrar en etapa de deficiencia. Aunque se sienta satisfecho y lleno, no hay fuente real de energía por lo que se puede llegar a la fatiga crónica.

Diferentes enfermedades

  • Los altos niveles de grasas asociados a este tipo de comida pueden llegar a provocar problemas digestivos.
  • A su vez, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, renales y puede inducir la diabetes tipo 2.

Visita este artículo: ¿Qué podemos hacer para reducir el cansancio y la fatiga?

¿Es posible romper el círculo vicioso de comer comida chatarra?Yogur con nueces y germen de trigo

Sí, y el primer paso es tomar la decisión de dejar esta comida y comenzar a consumir alimentos realmente saludables y naturales. Procura incluir sustitutos como:

  • Frutos secos (cacahuetes, almendras y nueces)
  • Huevos
  • Verduras
  • Fruta

Asimismo, puedes incluir algunas porciones de queso fundido para acostumbrarte al sabor de los vegetales y untar un poco de aceite de coco para la preparación de los alimentos.

Comentarios finales

Recuerda que cada una de tus comida debe incluir proteína, grasas y vegetales. De esta manera, tu cuerpo se sentirá satisfecho y los antojos serán cada vez menores. Al principio de este proceso de cambio, puede ser difícil evitar la comida chatarra.

Tan solo recuerda que no obtendrás beneficios de ella, al contrario. Ve poco a poco, no ta los cambios en tu cuerpo y estado de ánimo. Verás que con el tiempo y mucha voluntad no es tan imposible.

Procura llevar contigo sustitutos sanos como:

  • Nueces
  • Almendras
  • Yogur
  • Vegetales crocantes
  • Queso
  • Barras de granola hechas en casa

  • Robinson, T. N., Borzekowski, D. L. G., Matheson, D. M., & Kraemer, H. C. (2007). Effects of fast food branding on young children’s taste preferences. Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine. https://doi.org/10.1001/archpedi.161.8.792
  • Currie, J., Vigna, S. Della, Moretti, E., & Pathania, V. (2010). The effect of fast food restaurants on obesity and weight gain. American Economic Journal: Economic Policy. https://doi.org/10.1257/pol.2.3.32
  • Stender, S., Dyerberg, J., & Astrup, A. (2007). Fast food: Unfriendly and unhealthy. International Journal of Obesity. https://doi.org/10.1038/sj.ijo.0803616
  • Bowman, S. A., Gortmaker, S. L., Ebbeling, C. B., Pereira, M. A., & Ludwig, D. S. (2004). Effects of Fast-Food Consumption on Energy Intake and Diet Quality Among Children in a National Household Survey. PEDIATRICS. https://doi.org/10.1542/peds.113.1.112