6 cambios que debes hacer en tu dieta para cuidar la piel

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Karla Henríquez el 1 marzo, 2019
Ivan Aranaga Amengual · 23 mayo, 2018
La piel se ve afectada directamente por lo que comemos. Por este motivo debes llevar una alimentación saludable y equilibrada.

Cuando del aspecto físico se trata, cuidar la piel es muy importante; sobre todo porque es una de nuestras cartas de presentación ante el mundo. Una de las formas más prácticas para hacerlo y lucir un aspecto sano y radiante es a través de la elección adecuada de los alimentos que conformarán nuestra dieta.

Una dieta balanceada es clave para todo. Mientras que, la mala alimentación y el mantenimiento de hábitos como el tabaquismo y el alcoholismo, no suponen más que perjuicios, incluso para la piel. Y aunque al principio no se note, con el tiempo, comienzan a aparecer las imperfecciones.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y, en pocas palabras, protege al organismo de la agresión de los agentes externos. Por ende, su cuidado resulta conveniente tanto a nivel interno como externo.

Dentro de una buena dieta deben estar presentes todos los grupos de alimentos, en su justa medida. Así, el aporte de nutrientes será el adecuado para el organismo. Sin embargo, puede resultar muy favorecedor para la piel incluir alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos omega 3.

Cambios en la dieta para cuidar mejor tu piel

1. Bebe más agua

El consumo de agua es un hábito fundamental para mantener la piel bien hidratada. Así que si no sueles beber más de un par de vasos al día, debes comenzar a hidratarte mejor de ahora en adelante. Los médicos recomiendan beber, por lo menos, unos 8 vasos al día. 

Beber agua es bueno para controlar el peso e hidratarse.

De igual manera, puedes incrementar tu consumo de agua mediante la ingesta de frutas, como lo son la sandía, la naranja y el melón, las cuales poseen en su composición 85% de este líquido vital.

Un estudio realizado en la Universidad de Missouri, en los Estados Unidos, demostró que beber 500 mililitros de agua efectivamente aumenta el flujo de sangre en los capilares de la piel.

2. Come más verduras y frutas

Las verduras y las frutas tropicales contienen muchas vitaminas, lo que las convierten en una pieza fundamental para el cuidado de la piel.

Por ejemplo, la naranja es rica en vitamina C y antioxidantes, sustancias muy favorecedoras para la piel. Además refuerza el sistema inmunitario del cuerpo. Por otra parte, el brócoli también es una buena fuente de antioxidantes, vitaminas C y E.

Consumir naranjas ayuda a la piel.

Descubre: Por qué incluir la zanahoria en tu dieta

3. Consume cereales y frutos secos

Los cereales y los frutos secos son una fuente rica de nutrientes porque contienen en su mayoría selenio, vitamina E, ácidos grasos omega 3, entre otros. Los frutos secos, como las avellanas, las nueces y las almendras cuentan con un alto contenido de antioxidantes, los cuales ayudan a mantener la salud de la piel y, por supuesto, prevenir las arrugas.

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Scranton, los frutos secos aportan 8% de los antioxidantes de los alimentos que se consumen en el día. También son una fuente rica de proteínas y ácido alfa-linoléico, que protegen y revitalizan la piel. Por ello, deberían incluirse en las dietas.

A su vez, los cereales, como el trigo y la avena, contienen fibras, minerales y vitamina B, que aportan belleza y lozanía a la piel.

4. Incluye más pescado

El pescado posee un alto contenido de proteína, vitamina A, C, grasas insaturadas y omega 3. Estos elementos lo convierten en un alimento esencial para la construcción de una dieta balanceada.

Pescado azul beneficioso para la piel.

En cuanto a cuidar la piel se refiere, ayudan a su rejuvenecimiento, firmeza y frescura. Al mismo tiempo, funciona como antiinflamatorio. No obstante, es necesario aclarar que no todos los pescados tienen esta función. Por eso, es recomendable que consumas salmón, atún, trucha y sardina.

5. Aprovecha el té verde

El té verde es una bebida contiene catequinas, un tipo de antioxidante que combate el envejecimiento. Un trabajo del Centro Médico de Georgia demostró que el té verde puede rejuvenecer las células muertas de la piel.

6. Toma más jugos naturales

Los jugos naturales son bebidas que no pueden faltar en una dieta. Aparte de que ayudan a hidratar el cuerpo, te aportan todos los nutrientes de las frutas que los componen.

Para cuidar tu piel, puedes aprovechar los siguientes jugos:

  • Zanahoria: previene las líneas de expresión y da color a la piel.
  • Fresa: da colágeno y firmeza, evitando el envejecimiento.
  • Pepino: nutre y da vitalidad porque ayuda a la eliminación de las células muertas.

Ojo

Para que estos cambios surtan efecto, deben ir acompañados de una buena rutina de ejercicios, hidratación, higiene y uso de protector solar diario. Solo así tendrás esa piel que tanto deseas y que te hará lucir joven durante mucho tiempo.

  • Food fact sheet. ''Skin health''. The British Dietetic Association (BDA). [Online] Avaiable at: https://www.bda.uk.com/foodfacts/SkinHealth.pdf
  • Schagen, Silke K et al. “Discovering the link between nutrition and skin aging” Dermato-endocrinology (2012); 4,3: 298-307.
  • Saba, M. & Yosipovitch, G. ''Skin pH: from basic science to basic skin care''. Journal Compilation. Acta Dermato-Venereologica (2013); 93: 261–267.