5 cambios para disfrutar de una mejor salud cardiovascular

Valeria Sabater·
22 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
20 Marzo, 2019
Para favorecer la salud cardiovascular y mejorar la circulación es conveniente poner las piernas en alto siempre que nos sea posible. Para dormir podemos ponernos un cojín que las eleve.
 

La salud cardiovascular es clave para disfrutar de una adecuada calidad de vida. Para entender mejor esto, visualiza por un momento el sistema circulatorio como una sofisticada autopista interna, formada por infinitas venas y arterias. Por estas autopistas tan especiales se transporta oxígeno, nutrientes y otros elementos que hacen posible la vida.

Si algo falla o se produce una obstrucción que impide la correcta circulación, tu salud queda en riesgo. 

Uno de los problemas más comunes que pueden ocurrir en estas “carreteras” internas es la enfermedad vascular periférica. Aunque las venas varicosas –o simplemente varices– son un trastorno muy común también, que además se puede evitar con buenos hábitos de vida.

Si no tienes varices, pero tienes antecedentes de problemas cardiovasculares, entonces debes empezar a cuidarte. ¿Qué tal si empiezas con estos 5 cambios que te proponemos a continuación?

Mantente activo

Ejercicios para la bursitis de cadera

¿Cuántas horas permaneces sentado? A veces, por razones de trabajo, estamos más que obligados a permanecer “adheridos” a las sillas. Sin embargo, más allá de las horas laborales, se abre todo un mundo de posibilidades donde poner en movimiento el corazón.

 

La predisposición genética sumada al sedentarismo, obesidad, mala alimentación y tabaquismo son los principales factores que predisponen a la aparición de varices.

No obstante, la buena noticia es que podemos evitarlas o paliar el avance si nos esforzamos. Si tomamos conciencia de que, a veces, pequeños cambios generan una mejor calidad de vida. Toma nota de estas sencillas propuestas.

Lee: Los riesgos del sedentarismo para el corazón

Empezar y terminar el día con duchas frías en las pantorrillas

Estamos seguros de que tú también lo haces: empezar y terminar el día con una ducha. En estos momentos, también tenemos una buena oportunidad de optimizar la circulación en la zona de las piernas.

  • Aplica sobre las piernas un chorro de agua tibia (entre 36 o 38 ºC) durante cinco o seis segundos.
  • Más tarde, aplica agua fría otros seis segundos.
  • Cambia de pierna y termina siempre con esa pequeña sesión de agua fresca para revitalizar la correcta circulación en esta área.

Beber jugo de tomate

Jugo de tomate

Aunque la evidencia científica es limitada, se considera que el jugo de tomate podría ayudar a disfrutar de una mejor salud cardiovascular. Además de atribuirle un alto contenido de licopeno, se considera que las semillas tienen propiedades anticoagulantes y que por ello, ayudan a mejorar el flujo sanguíneo.

 

De acuerdo con un estudio publicado en el año 2012, “los tomates contienen los cuatro carotenoides principales: alfa y betacaroteno, luteína y licopeno” lo que quiere decir que cada uno de ellos puede brindar beneficios individuales, pero también de forma conjunta al interactuar entre ellos.

Por ello, muchas personas deciden incorporar un vaso de jugo de tomate a su dieta, en cualquier momento del día. Suelen comentar que es importante que el jugo sea natural y esté recién hecho.

Aplicarse aloe vera frío

Según la sabiduría popular, la aplicación de gel de aloe vera en las piernas puede contribuir con la salud cardiovascular. Esto es porque brinda alivio, al ayudar a desinflamar las piernas y mitigar el dolor y la sensación de pesadez.

Para aprovecharlo, a continuación te dejamos una receta.

Ingredientes

  • 15 g de la pulpa del aloe vera (1 cucharada)
  • 250 ml de agua (1 vaso)

Preparación

  • Solo tendrás que calentar ese vaso de agua y, una vez llegue a ebullición, añadir el aloe vera.
  • Mezcla bien y colócalo en un recipiente de vidrio y llévalo al congelador durante unas horas.
  • Antes de que solidifique, saca el gel y con las manos limpias, aplícatelo sobre las piernas. 

Cuidar la postura y poner las piernas en alto

Mujeres con las piernas en alto
 

Si sabes que tienes riesgo de sufrir varices y otros problemas cardiovasculares, es recomendable que procures mantener un estilo de vida activo y que evites a toda costa el sedentarismo.

Si trabajas sentado es conveniente utilizar un reposapiés. Asimismo, haz estiramientos cada cierto tiempo y camina un poco alrededor de donde te encuentres. En pocas palabras: cuida siempre tu higiene postural

Por otra parte, puedes colocarte un cojín debajo de las piernas mientras duermes. Basta con que las piernas queden elevadas unos 15 centímetros –aproximadamente– con respecto a la cabeza.

Comer sano y consumir suficiente cantidad de fibra

Así como es fundamental mantener un estilo de vida activo para gozar de buena salud, también lo es llevar una dieta equilibrada. Comiendo bien, el organismo podrá tener mayor facilidad para funcionar correctamente, y eso supone beneficios para la salud cardiovascular.

Una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales es esencial para cuidar de la salud cardiovascular. Por contra, la chatarra, los comestibles ultraprocesados y muchos productos industriales lo único que hacen es elevar el riesgo de enfermedades.

 

También es muy importante evitar el consumo excesivo de sal, ya que está muy relacionado con molestias como la retención de líquidos.

Descubre: Cómo aliviar el dolor asociado a las varices

Cuida tu salud cardiovascular

Mantener buenos hábitos de vida es muy beneficioso en muchos sentidos. Pero en el caso de la salud cardiovascular, resulta crucial. Por ello, procura cuidarte siempre y, periódicamente, acude al médico para realizarte un chequeo.

Los chequeos son importantes porque pueden ayudarte a detectar y tratar adecuadamente cualquier problema que puedas presentar. Así pues, no los dejes pasar y recuerda que en caso de dudas, siempre puedes acudir a tu médico. 

 
  • C. Sales. The Importance of Elevating Your Legs. (2013).
  • Erkkilä AT, Lichtenstein AH. Fiber and cardiovascular disease risk: how strong is the evidence? (2006).
  • National Clinical Guideline Centre. Varicose veins in the legs. The diagnosis and management of varicose veins. Clinical guideline. Methods, evidence and recommendations. July 2013. Commissioned by the National Institute for Health and Care Excellence
  • Willcox JK, Catignani GL, Lazarus S. Tomatoes and cardiovascular health. (2003).