Caminando en línea recta no llegarás más lejos

Puede que no seas consciente de ello, pero caminando en línea recta es posible que, además de no llegar lejos, te estés perdiendo infinidad de alternativas que solo puedes aprovechar si te desvías. Prueba nuevas alternativas, escucha, mira alrededor y arriésgate.

Aunque parezca contradictorio, caminando en línea recta no llegas más lejos. En el camino hay bifurcaciones y senderos nuevos que es necesario explorar. Anímate a que el camino sea más sinuoso pero que te lleve más lejos.

Nos encontramos en un mundo de opciones donde tú eliges tu propio destino. Aquí no hay ninguna línea recta predeterminada para seguir.

Lee también Valora a las personas cuando las tienes, no cuando las pierdes

Caminando en línea recta, quedarás atrapado

caminando en línea recta

Cuando nos empeñamos en algo, si solo consideramos nuestra propia opinión y somos testarudos, si avanzamos sin mirar al costado, nos encontraremos en un callejón sin salida.

¿Qué harás entonces? ¿Te quedarás atrapado, intentando lo imposible?

Lee también: Sigue caminando, pase lo que pase

No concibes volver atrás. Entonces, te darás de bruces contra esa pared una y otra vez sin contemplar otras opciones.

Déjate llevar de vez en cuando. No todo debe ser perfecto, tal como estaba planeado. Contempla algún cambio inesperado en el camino.

Siempre hay otras opciones

dos-caminos

Ahora te sientes atrapado y no ves solución. Las personas que suelen sentirse así pueden caer en la victimización, las quejas y la autocompasión. Sentir pena por ti mismo no te servirá para nada. Permitir que la furia y la rabia afloren, tampoco.

En tus manos se encuentra la posibilidad de salir de ese callejón donde tú solo te has metido. ¿Quieres saber cómo hacerlo?

  • Escucha las opiniones de los demás.  Atiende a lo que otras personas te dicen. Eso puede ayudarte a ver  tu propio camino desde diferentes perspectivas.
  • Entonces, tendrás una visión más amplia con una diversidad de opciones y planes por si algo no funciona.
  • No todo sale bien. Debes estar listo para equivocarte, o para que aquello en lo que tanto esfuerzo has puesto se venga abajo en cualquier momento. No es mala suerte. Esto pasa y es normal. Tienes que estar preparado para aceptarlo y tomar un nuevo sendero.
  • Ten siempre un plan B: Tu principal camino es el plan A, pero este puede no tener salida. Así que es tu responsabilidad pensar en un plan B para que puedas seguir adelante si algo falla.

Lee también: La opción de pensar en positivo. El pensamiento positivo

Si no puede ser, no será

sin salida

Aunque tengas muy claro lo que quieres conseguir, e incluso tengas un plan B por si acaso, es importante que seas consciente de si lo que deseas lograr es o no posible.

A veces nos sentimos terriblemente activos y ansiosos por lograr lo que ambicionamos. Sin embargo, en ocasiones también nos cegamos.

Pongamos como ejemplo que quieres iniciar una relación de pareja con una persona que te gusta. No obstante, este individuo ya te ha dicho que eso no es posible.

Estás caminando en línea recta, te has encontrado con una barrera y, aún así, siguen dando cabezazos contra esa pared. Puede que sea orgullo u obsesión. Lo que sí es cierto es que esto no te hará feliz y te causará un gran dolor.

No importa si esto te sucede en el mundo de la pareja, de otro tipo de relaciones o en el ámbito laboral. No puedes aferrarte a algo que no es seguro. Porque en esta vida nada lo es.

mujer-naturaleza

Recuerda: Cuando te sientas exhausto, suelta

Caminando en línea recta solo conseguirás desilusionarte. Así que intenta ser más positivo y tener la mente más abierta. No todo saldrá perfecto a la primera.

Recuerda que la vida es como los caminos. Algunos tienen senderos, otros, pequeños caminitos, muchos, lugares poco explorados apenas definidos… Tú decides quedarte atrapado en esa zona toda tu vida, sin poder salir hasta que no te quede otra. Pero para entonces estarás destrozado.

No tengas miedo de dar media vuelta y optar por tomar un rumbo desconocido. Así, sí que llegarás lejos.