Según un estudio, caminar después de las comidas es bueno para la diabetes tipo 2

¿Sabías que caminar después de comer durante 10 o 15 minutos puede ayudarte a reducir tus niveles de glucosa en sangre y a prevenir la diabetes?

La diabetes tipo 2 es una de las enfermedades con mayor prevalencia sociosanitaria.

No solo implica un cambio de vida para las personas, sino también un riesgo evidente a la hora de desarrollar otras complicaciones médicas, como diversas patologías cardiovasculares.

Según la Revista española de cardiología esta enfermedad tiene un alcance casi epidémico en muchas zonas del mundo.

Asimismo, conviene asumir que el modo de vida occidental aumenta, sin duda, el riesgo de su aparición.

Cabe recordar también que la diabetes suele aparecer de forma asintomática. Tanto es así, que hay quien comete el error de pensar que solo por estar delgado no tiene ningún riesgo de desarrollarla.

Conviene tener en cuenta tres factores para evitar la diabetes:

  • Las revisiones periódicas con nuestros médicos
  • Llevar una vida saludable
  • Considerar si tenemos una predisposición genética

Asimismo, y en caso de que ya padezcas esta enfermedad, te gustará saber lo siguiente: algo tan sencillo como salir a caminar después de cada comida te ayudará a mejorar los niveles de azúcar.

No hace falta que nos cansemos, ni que hagamos una maratón. De hecho, basta con 10 minutos. Te lo explicamos.

La diabetes tipo 2 y las pequeñas caminatas cotidianas

El estudio fue llevado a cabo en la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) y publicado en la revista Diabetologia. En este trabajo se realizó una interesante investigación donde se demostró algo que ya se intuía.

Caminar después de cada comida reduce los niveles de glucosa hasta en un 12%. Si nos habituamos a salir de casa a ejercitar nuestro cuerpo durante poco más de 8 o 10 minutos después del desayuno, la comida principal y la cena, nuestro organismo lo va a agradecer.

Veámoslo con detalle.

Descubre los beneficios del azúcar de coco para tu salud

Salir a caminar varias veces  es mejor que hacer una larga caminata

diabetes

Este dato es relevante. Sabemos que en nuestro espacio te hemos hablado muchas veces de lo saludable que resulta salir a caminar media hora al día.

En caso de que tengamos diabetes tipo 2, es necesario enfocar esta estrategia de otro modo.

  • En el estudio realizado por la Universidad de Otago se demostró que aquellas personas que caminaban 10 minutos después de cada comida lograban estabilizar mucho más la glucosa que quienes salían una sola vez a andar durante media hora.
  • Los responsables de este trabajo indican que integrar esta sencilla estrategias cotidiana permitirá a los pacientes con diabetes reducir la necesidad de inyecciones de insulina.
  • Asimismo, también sería un modo de ir perdiendo un poco de peso en caso de que la persona lo necesitara.

Si padeces diabetes, sal a caminar, en especial, después de la cena

tu forma de caminar

Los datos de este trabajo revelaron también algo destacable. El momento del día en que más se logra reducir el nivel de glucosa es después de la cena.  

  • Es cuando solemos consumir más hidratos de carbono y cuando, por lo general, las personas solemos estar menos activas.
  • Por otro lado, algo que debemos tener claro es lo siguiente: no debemos cansarnos. Siempre será mejor un ejercicio semanal constante pero corto repartido en 3 momentos del día, que concentrar un esfuerzo puntual una sola vez.
  • Después de cenar podemos, por ejemplo, aprovechar para pasear a nuestro perro.
  • Si en tu familia también hay alguien con diabetes o tienes algún amigo con esta misma condición, nada mejor que dar una vuelta corta por el barrio para volver a casa y descansar con una ducha.

Lo recomendable son 150 minutos de ejercicio por semana

Lo importante, sin duda, es ser constantes. De nada nos va a servir iniciar este propósito hoy, olvidarlo mañana y aprovechar el domingo para hacer una sesión intensa para intentar recuperar lo que no hemos hecho.

  • Algo así sería contraproducente. La actividad física regular, moderada pero periódica, es un modo fiable y efectivo para disminuir los niveles de glucosa en la sangre en caso de diabetes tipo 2.
  • El consejo que nos proponen los responsables de este trabajo es hacer 150 minutos de actividad aeróbica moderada por semana.

Hemos de repartirlo en 2 o 3 momentos del día. En total deben sumar entre 20 o 30 minutos por jornada. Es interesante, por lo tanto, salir a pasear en bicicleta, hacer ejercicios en casa, salir a bailar y, por supuesto, caminar rápido.

Puede que no lo sepas todo del colesterol: 5 aspectos a tener en cuenta

¿Esta estrategia también es recomendable en los niños?

Beneficios-de-la-musica-en-los-ninos

La respuesta es sí. Toda persona con diabetes tipo 2 debe realizar ejercicios aeróbicos en series cortas. Llevar a cabo un ejercicio anaeróbico como hacer flexiones o hacer una carrera muy rápida ocasiona a veces ciertas descompensaciones que no son recomendables.

  • Lo ideal son ejercicios suaves que pongan en marcha el corazón y que nunca lleguen a la media hora de duración. Ir en bici o jugar durante una hora al fútbol puede hacer que aparezca una hipoglucemia.
  • Así que no lo dudes, permite que patinen, que vayan en bici, que caminen, que jueguen, que se muevan felices con la vida, pero sin agotarse.

Todos nos beneficiamos del ejercicio moderado pero constante. Ese que cuida de nuestro corazón y de nuestra salud.

 

 

Te puede gustar