Caminar, un ejercicio fácil para ponerse en forma y estar saludables

Al caminar ponemos en marcha todo nuestro organismo, lo cual repercute en nuestra salud física pero también a nivel psicológico, ya que generamos endorfinas que nos ayudan a sentirnos mejor

Muchas personas no lo saben, pero caminar es una de las mejores formas para hacer ejercicio. Como es algo natural para el cuerpo, no genera sensación de cansancio tan rápido como otros tipos de actividades y, además, es una de las formas más fáciles de empezar a adoptar una rutina deportiva diaria.

Siempre y cuando se realice a un ritmo rápido, aporta los beneficios del ejercicio cardiovascular al aumentar el ritmo cardíaco, fortalecer los músculos y quemar calorías.

Lo mejor de todo es que se puede empezar a incorporar poco a poco cada día, para que no genere incomodidades y sea más sencillo incrementar su intensidad a medida que el organismo se acostumbra.

Existen muchos factores que determinan el ritmo con el que se debe caminar para ejercitarse. Por ejemplo, se debe tener en cuenta la edad, las condiciones físicas, así como la altura y el peso.

Se sabe que una persona de la tercera edad o con obesidad tendrá más dificultades para hacerlo, mientras que alguien con buenas condiciones físicas podrá incrementar su velocidad sin problemas.

Pero, haciendo a un lado este detalle, es bueno saber que, a nivel general, su práctica diaria tiene increíbles efectos para mantenerse en forma y gozar de buena salud.

Ayuda a mantener el peso bajo control

Ayuda a mantener el peso bajo control

Las personas que tienen la necesidad de bajar de peso están obligadas a perder, por lo menos, 500 calorías más de las que consumen al día.

Según la velocidad y el tiempo que se adopte para caminar, este simple ejercicio puede ayudar a quemar hasta 150 calorías, sumadas a las que se queman por el aumento del metabolismo.

El movimiento que se ejerce a través de esta práctica ayuda a ganar masa y tono muscular, lo que aumenta la capacidad del cuerpo para quemar grasas, además de tonificar piernas, glúteos y abdominales.

Te recomendamos leer: 5 maneras para controlar tu apetito y bajar de peso

Protege el corazón

La práctica diaria de este ejercicio disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares gracias a la acción que tiene para disminuir los niveles de colesterol malo y aumentar los de colesterol bueno.

Al aumentar el ritmo cardíaco promueve el bombeo normal de la sangre a través del sistema circulatorio y gracias a esto se oxigenan todas las células del cuerpo sin dificultades.

Por si fuera poco, el hacerlo a paso rápido durante 30 minutos diarios puede ayudar a prevenir y controlar la presión arterial alta, reduciendo los riesgos en el sistema cardiovascular de forma significativa.

Combate la celulitis

Combate la celulitis

¿Luchando contra la celulitis? Suma a tus remedios la realización de una caminata a ritmo rápido durante 30 minutos para obtener mejores resultados.

Este simple hábito estimula la eliminación de toxinas, líquidos y grasas acumuladas las cuales suponen las principales causas de este trastorno.

Previene enfermedades crónicas

Las personas con riesgos de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, el asma y ciertos tipos de cánceres también se benefician con esta actividad.

Al mejorar la respuesta inmunológica del organismo previene las patologías infecciosas y disminuye el riesgo de contraer problemas de salud por virus.

Por otro lado, por ser una actividad de bajo impacto, fortalece los huesos y ayuda a impedir la pérdida de densidad ósea para evitar la aparición de osteoporosis.

Ver también: Vitamina E contra las enfermedades crónicas y el envejecimiento

Incrementa la sensación de bienestar

Incrementa la sensación de bienestar

Una corta caminata se puede convertir en el mejor energizante natural y también en una excelente terapia para combatir las emociones negativas.

Con esta actividad se estimula la circulación sanguínea e incrementa el suministro de oxígeno hacia cada célula, lo que mejora la sensación de alerta y la concentración.

Además, mejora el estado de ánimo casi de forma instantánea, ya que libera endorfinas en el torrente sanguíneo para combatir el estrés y la ansiedad.

En este sentido, para mayores beneficios, lo mejor es buscar un lugar tranquilo y al aire libre para su práctica.

¡Ideal para incluir en la rutina!

Tras conocer todos estos importantes beneficios de caminar, no está de más empezar a incluirla como parte de la rutina diaria.

Es un tipo de ejercicio que solo requiere de 30 a 60 minutos diarios para mejorar de forma significativa la salud física y emocional y, además, se puede hacer a cualquier hora del día, solos, o en compañía.

¿Te animas a volverlo parte de tus hábitos de vida?

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar