¿Lo sabías? Una buena caminata nos hace más inteligentes: ¡Empieza hoy mismo!

Valeria Sabater 3 octubre, 2016
Al andar nuestro corazón late más rápido y bombea más sangre, por lo que una caminata nos puede ayudar a oxigenar el cerebro y a ver los problemas desde otro enfoque

En nuestro espacio te hemos hablado muy a menudo de los beneficios de salir a andar.

Sin embargo, si aún no has empezado, no dudes en hacer ese pequeño esfuerzo, porque una buena caminata nos hará más inteligentes.

Ahora bien, con inteligentes no queremos decir que, de un día para otro, vayamos a experimentar un incremento en nuestro coeficiente intelectual. Nos referimos en esencia a esa inteligencia creativa, intuitiva y capaz de hacernos ver las cosas de otro modo más flexible.

Decía Eduardo Galeano que “caminar siempre valdrá la pena, aunque te caigas”. No hablamos por tanto de un simple ejercicio físico. Porque una buena caminata es el símil de la propia vida.

Es avanzar aunque nos encontremos cansados, sin fuerzas o desesperanzados.

Es poner un pie delante de otro mientras la mente coloca sus objetivos en ese horizonte ilusionante donde podemos llegar si nos lo proponemos.

No lo dudes, cada metro que avances, habrás dejado a un lado increíbles pesos, tensiones y ansiedades.

Una caminata para llegar a tus objetivos

Según un trabajo publicado por John Ratey, un conocido neuropsiquiatra de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), una buena caminata diaria aumenta la plasticidad cerebral.

Aún más, pocos ejercicios pueden llegar a ser tan saludables como caminar una vez alcanzamos la edad madura. Es un modo sensacional de mantener y potenciar nuestros procesos cognitivos.

Te recomendamos leer  cómo las emociones afectan a tu memoria

En nuestro espacio ya te hemos hablado sobre las ventajas de salir a caminar durante una media hora cada día. Mejoramos nuestra salud cardíaca y muscular, aliviamos dolores y prevenimos a su vez enfermedades cerebrovasculares.

No obstante, en esta ocasión queremos ir un poco más allá. Queremos hablarte de tu cerebro y lo que supone darnos de modo regular ese magnífico respiro.

Veámoslo con detalle.

conexion neuronas

Un estímulo para nuestras neuronas

El mecanismo interno por el cual nuestro cerebro se activa a través de una caminata es fascinante. Sabemos que la inteligencia se determina por una sutil combinación entre la genética y los estímulos ambientales.

Ahora bien, lo que a la mayoría nos interesa es, ante todo, ganar en flexibilidad mental, en creatividad, en memoria y en esos proceso cotidianos con los cuales aumentar nuestra reserva cognitiva.

De este modo, no solo conseguimos una mejor calidad de vida. Además, hacemos frente a las enfermedades neurodegenerativas.

  • Con una buena caminata el corazón late más rápido, por tanto, aumenta la circulación sanguínea y  el nivel de oxígeno que recibe el cerebro.
  • Estos mecanismos, a su vez, promueven nuevas conexiones neuronales que incrementan el volumen del hipocampo. Esta estructura se relaciona tanto con las emociones como con la memoria.

Te recomendamos leer también “arte-terapia en piedras, un nuevo modo de combatir el estrés

Las caminatas al aire libre son un estímulo y una forma de reactivar nuestras funciones básicas.

Todo ello revierte en nuevas conexiones neuronales, las cuales son mucho más fuertes, hasta el punto de crear mayor impacto en nuestras estructuras cerebrales.

La plasticidad cerebral puede desarrollarse a cualquier edad

Hasta no hace mucho se pensaba que solo los niños tenían esa capacidad para crear nuevas conexiones y aumentar así su plasticidad cerebral.

Además, se creía también que, a medida que envejecíamos, la muerte de las células cerebrales era algo casi irreversible.

No es cierto. El ser humano dispone de la maravillosa capacidad de generar nuevas conexiones, con las cuales, frenar el deterioro cognitivo. Hablar de neuroplasticidad es hablar de rehabilitación, de recuperar y asentar procesos básicos.

  • Es mejorar nuestra memoria, atención, comunicación, reflexión, creatividad, intuición… Y en todo ello, nos puede ayudar una buena caminata.
  • En un interesante estudio publicado en 2010, se demostró el gran beneficio que supone para las personas de más de 55 años realizar actividades físicas al aire libre.
  • Caminar, practicar la jardinería o la natación no solo frenan el deterioro cognitivo, sino que mejoran muchos procesos básicos como los antes citados.
caminata

El ritmo como reacción mental

Una caminata a buen ritmo crea una “sintonía” interna. El corazón bombea, la respiración se acompasa, los músculos siguen esa misma sintonía… Es algo relajante que, a su vez, ejerce una serie de reacciones muy adecuadas para nuestra mente.

Los psicólogos lo definen como una cadencia interna capaz de potenciar los pensamientos positivos sobre los negativos. Ese bienestar interno favorecido por las endorfinas, deja a un lado esos enfoques negativos que ocasiona el estrés o la ansiedad.

El movimiento es vida, y ese impuso generado por la circulación sanguínea y un cerebro más activo que atiende estímulos potencia a su vez la creatividad.

De hecho, estamos seguros de que tú mismo has comprobado alguna vez lo siguiente:

  • Tienes un problema, una preocupación. Te sientas a analizarlo y el problema “se hace más grande”. Te vas a la cama y el insomnio intensifica aún más esa sensación.
  • Sin embargo, si al día siguiente decides salir a dar una buena caminata para despejarte y, de pronto, ves las cosas de otro modo. Al poco, llega la solución.

Lee también “caminar modifica tu cerebro cuando sufres depresión”

mujer caminando en la playa

Te animamos a ponerlo en práctica. Sal a caminar cada día, verás como vas notando los beneficios.

 

Te puede gustar