Cáncer de cuello uterino: origen y prevención

Valeria Sabater · 12 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 16 abril, 2020
El VPH está considerado como la antesala del cáncer de cuello uterino. Aunque puede o no volverse canceroso, es conveniente establecer revisiones ginecológicas periódicas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más frecuente en la mujer. Se relaciona con una infección a causa del virus del papiloma humano (VPH).

A pesar de que existen diferentes tipos de cánceres cervicouterinos, la mayoría de ellos están relacionados con una infección de origen sexual. Con todo, es posible prevenirla en sus fases más tempranas. Pero, para ello, debes someterte a revisiones periódicas con el ginecólogo.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que el virus del papiloma humano puede cursar al inicio sin demasiados síntomas. No obstante, si no se trata, podría desembocar en la aparición de un cáncer.

Puesto que se trata de una de las enfermedades más graves relacionadas con la salud de la mujer, te invitamos a tomar nota de lo siguiente que vamos a comentarte.

¿Qué es cáncer de cuello uterino?

Como todo cáncer, esta enfermedad tiene su desencadenante en una serie de células que empiezan a crecer de forma desmesurada en el tejido que reviste el cuello uterino.

  • Cabe recordar que el cuello uterino conecta el cuerpo del útero con la vagina. Suele cambiar a medida que se crece y, por supuesto, cuando se da a luz, momento en que se dilata para dejar pasar el bebé.
  • El proceso mediante el cual unas células sanas del cuello del útero pasan a ser cancerosas es lento. Primero se transforman en precancerosas. Más tarde, pueden pasar a ser potencialmente cancerosas.
  • Todo ello es posible detectarlo bajo un microscopio. Se hace mediante una sencilla prueba a través de un ‘raspado’ del tejido del cuello uterino.
  • Como dato de interés, cabe decir que el tipo de cáncer de cuello uterino más común es el carcinoma de células escamosas.
  • También se debe tener en cuenta que, en ocasiones, esas células precancerosas pueden no desarrollarse en cancerosas y estar latentes sin desarrollar el cáncer. Pero, en caso de hacerlo, se trata de una enfermedad muy invasiva.

Conoce: 4 aspectos que afectan a la salud de tus ovarios

Causas del cáncer de cuello uterino

Tal y como te hemos señalado al inicio, se trata de un tipo de cáncer muy virulento que afecta a miles de mujeres en todo el mundo. Por eso, es recomendable conocer sus causas principales:

  • El virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) es el origen más común de esta enfermedad.
  • En realidad no se trata de un solo un virus, sino que existen 150 tipos. Algunos de ellos ocasionan el crecimiento descontrolado de células a raíz de unos papilomas (verrugas).
  • Este virus puede hacer que quien lo padezca desarrolle los clásicos papilomas en labios o pies. Es posible que esto ocurra debido al simple contacto con la piel. Con todo, lo más frecuente es contagiarse debido al contacto sexual.

En este último caso, tanto los órganos genitales femeninos como los masculinos pueden desarrollar VPH de bajo riesgo o de alto riesgo (relacionado con el cáncer).

Lee: 10 signos y señales que pueden indicar un cáncer de mama

Factores de riesgo del cáncer de cuello uterino

Virus del papiloma humano

La infección por VPH es común. En la mayor parte de los casos es posible vencerla gracias al sistema inmunológico y con el tratamiento adecuado. Pero, en ocasiones, la enfermedad se vuelve crónica y puede derivar en cáncer.

¿Por qué en algunos casos sí y en otros no? Además de las causas originarias de esta enfermedad, existen varios factores de riesgo. Son elementos que, a veces, al combinarse entre sí harán que esas células precancerosas se desarrollen o no en células cancerosas.

En otras palabras, estos aumentan las posibilidades de que el virus del papiloma humano dé lugar a un cáncer. Por eso, es conveniente prestar atención a los mismos:

  • Si una mujer fuma y además ha contraído el VPH, tiene mayores posibilidades de que las células precancerosas del cuello uterino acaben convirtiéndose en cancerosas.
  • Otros posibles desencadenantes son la diversidad de parejas sexuales, los partos precoces y la multiparidad (nos referimos a aquellas mujeres que han tenido 5 o más partos).

Claves para prevenir el cáncer de cuello uterino

Vacunas: combatiendo al enemigo
Las vacunas tienen como finalidad generar inmunidad ante agentes patógenos.

Recibir la vacuna para prevenir el virus del papiloma humano

Son muchos los profesionales que recomiendan prevenir el cáncer del cuello uterino con las tres vacunas existentes para ello.

  • Son la vacuna bivalente (Cervarix), la vacuna tetravalente (Gardasil) y la nonavalente.
  • Estas protegen frente a distintos tipos de infecciones y cánceres de vagina y cuello uterino.
  • Se recomienda su administración durante la adolescencia, entre los 9 y los 14 años. Con todo, se puede recibir hasta los 26 años. Entre los 26 y los 45 es posible en algunos casos, pero se debe consultar siempre a un especialista.

Cabe decir que la vacuna no protege frente a toda la variedad de virus asociados al VPH.

Realizar las pruebas periódicas del papiloma

Tal y como te hemos indicado antes, este tipo de cáncer puede diagnosticarse en sus fases previas. Para ello, es necesario hacerse chequeos anuales con el ginecólogo.

  • Se trata solo de recoger una muestra de células del cuello del útero y del canal cervical. En el laboratorio serán estudiadas.

Mantener una sexualidad sana y segura

Factores como el hecho de tener muchos compañeros sexuales o no hacer uso de determinados sistemas de protección, como el preservativo, pueden hacer que tengas un mayor riesgo a la hora de contraer el virus del papiloma o cualquier otra enfermedad de origen sexual.

Por lo tanto, mantén una vida sexual saludable (junto con otros buenos hábitos de vida) para que puedas prevenir diversos problemas de salud y disfrutar de la mejor calidad de vida posible.

Evitar fumar

Evitar el cigarrillo
Entre otras cosas, el cigarrillo acelera el deterioro de la elastina, una proteína que ayuda a mantener la piel flexible.

Por sí mismo, el tabaco no es la causa del desarrollo del cáncer de cuello uterino. Sin embargo, como hemos visto, puede ser un desencadenante.

En caso de ser fumadora, cabe la posibilidad de que tus defensas dejen de ser tan eficaces a la hora de hacer frente a una infección de VPH. Con el tiempo, esas células precancerosas serán ya invasivas. Por eso, entre otros muchos motivos, es muy aconsejable que dejes de fumar.

Cambia tus hábitos ya para sentirte mejor y prevenir

Como ves si quieres evitar la aparición del cáncer de cuello uterino, lo que debes hacer es cambiar ciertos hábitos ya mismo. Puede que en algunos casos, como en el del tabaco, parezca complicado, pero es posible, y además tu salud en general te lo agradecerá.

Además, es conveniente establecer revisiones periódicas con el ginecólogo para prevenir este tipo de enfermedad, así como muchas otras. Es la mejor forma de evitar su desarrollo o diagnosticarlas cuanto antes para poder actuar a tiempo.