El cáncer de mama triple negativo

Elena Vuelta 8 marzo, 2018
El cáncer de mama triple negativo es el tipo de cáncer de mama más agresivo. Su dificultad a la hora de tratarse radica en la ausencia de dianas a las que atacar.

El cáncer de mama triple negativo es el tipo de cáncer de mama más agresivo y difícil de tratar. Se encuentra en un 20% de los casos de pacientes con cáncer de mama.

Existen tres tipos fundamentales de cáncer de mama, clasificados en función de la presencia o ausencia de tres receptores en las células cancerígenas. Por lo que en primer lugar, dejaremos claro qué es un receptor celular.

Importancia de los receptores celulares

Importancia de los receptores celulares

Las células de nuestro organismo deben comunicarse con su entorno. Necesitan ser capaces de recibir señales que les informen de las condiciones del medio en el que se encuentran, para así, actuar en consecuencia.

Para que esta comunicación sea posible son necesarios 3 elementos:

  • Una molécula señal, que se encuentre en el entorno de la célula y que cuando esta la detecte cause una respuesta.
  • Un receptor, es decir, una proteína presente en la membrana de la célula capaz de detectar la molécula señal y trasladar la información hacia el interior celular.
  • Ciertos factores y moléculas del interior celular con capacidad de responder a la señal que se ha trasmitido desde el exterior celular.

Así pues, los receptores son fundamentales para regular muchos procesos celulares. Concretamente, en el caso del crecimiento celular, existen receptores que detectan factores de crecimiento, como hormonas (moléculas señal) y transmiten a la célula dicha información para que esta crezca y se divida.

El problema de los cánceres, y entre ellos el cáncer de mama, es que las células cancerígenas no tienen controlado este mecanismo. Sus receptores se activan cuando no deben y las células proliferan incontroladamente.

Pero este aspecto que da a las células cancerígenas la alta capacidad de división es también una diana excelente para controlar el cáncer, utilizando fármacos contra estos receptores.

Visita este artículo: La radioterapia en el cáncer de mama

Tipos de cáncer de mama en función de sus receptores

Receptores hormonales

Tanto en las células normales como en la mayoría de células cancerígenas encontramos los llamados receptores hormonales. Estos receptores, como su nombre indica, detectan hormonas.

Estas hormonas se clasifican en dos grandes grupos: los estrógenos y la progesterona. Existiendo para ellas receptores de estrógenos y de progesterona, respectivamente.

Los canceres de mama positivos para los receptores hormonales pueden tratarse atacando precisamente a estos receptores. Así, mediante la hormonoterapia se puede ralentizar o incluso frenar completamente la proliferación de las células cancerígenas.

Receptores hormonales

Ver también: Signos y síntomas de altos niveles de estrógenos

Receptores HER2

Los receptores HER2 no están completamente caracterizados, de forma que no se sabe que molécula señal los activa. Sin embargo, se sabe que la presencia de estos receptores se asocia a división celular.

En los cánceres de mama positivos para HER2, las células cancerígenas tienen una alta cantidad de estos receptores por lo que estas células se dividen de forma incontrolada.

Pero nuevamente, esto ofrece una diana clara para el tratamiento de dichos cánceres. Atacando a sus receptores HER2 mediante terapia hormonal podríamos frenar el progreso del cáncer.

El cáncer de mama triple negativo

La peculiaridad de este tipo de cáncer de mama tan agresivo, es que es negativo tanto para los receptores hormonales de estrógenos y progesterona, como para los receptores HER2.

Es decir, la proliferación de este tipo de células cancerígenas no está ligada a receptores hormonales. Algo que ocurre en torno a un 10-20% de los casos de cáncer de mama.

Esto implica, cara a un tratamiento, la ausencia de dianas o “puntos débiles” para atacar dicho cáncer. Esta es la razón de su mal pronóstico, comparándose con los otros tipos de cáncer de mama.

Además, el cáncer de mama triple negativo suele ser más agresivo, pues tiene más probabilidades de extenderse fuera de las mamas, generando metástasis. Más aún, este tipo de cáncer suele ser recurrente, es decir, puede regresar incluso después del tratamiento.

Sin embargo, no todo está perdido a la hora de tratar el cáncer de mama triple negativo. Siguen existiendo otros tipos de tratamientos muy útiles, como son la quimioterapia, la radioterapia o la cirugía.

Por último, pese a que los tratamientos más comunes para los otros tipos de cáncer de mama no surjan efecto en el caso del cáncer de mama triple negativo, esto no implica la ausencia de otros tipos de dianas a las que atacar en estos casos.

De hecho, cada vez son más los tratamientos alternativos surgidos para tratar el cáncer de mama triple negativo y las investigaciones en este campo siguen avanzando a fin de descubrir nuevas estrategias terapéuticas.

Te puede gustar