Cáncer de próstata

La detección del cáncer de próstata y un tratamiento a tiempo es determinante, ya que puede evitar que el cáncer llegar a propagarse desde la próstata a otras partes del cuerpo, provocando una metástasis.

El cáncer de próstata es uno de los tipos de cánceres que más afecta a la población masculina, sobre todo a partir de los 60 años de edad. Esta enfermedad se origina cuando algunas células prostáticas mutan y crecen de manera desmedida, formando un tumor.

La próstata es una glándula que se encuentra ubicada detrás de la base del pene del hombre, delante del recto y debajo de la vejiga. Su función principal es producir líquido seminal, un fluido que ayuda a transportar el esperma. En los hombres jóvenes, esta glándula es de un tamaño similar al de una nuez. Sin embargo, puede ser mucho más grande en edades más avanzadas.

A diferencia de otras formas de la enfermedad, el cáncer de próstata evoluciona de forma lenta y, de hecho, muchos casos no producen síntomas ni problemas durante años.

Tipos de cáncer de próstata

La mayoría de los casos de cáncer de próstata son adenocarcinomas; es decir, los que se desarrollan a partir de las células de la glándula. No obstante, otros tipos de cáncer de próstata menos comunes incluyen: sarcomas, carcinomas de células pequeñas, tumores neuroendocrinos y carcinomas de células transicionales.

Causas

Causas

No existe una causa única y exacta que explique el desarrollo de cáncer de próstata. Sin embargo, se han identificado varios factores de riesgo que pueden influir en su aparición.

  • Edad. El riesgo se eleva a partir de los 50 años, aunque es más probable desarrollarlo a partir de los 60-65 años.
  • Origen étnico. Los hombres de raza negra tienen más incidencia a sufrir este tipo de cáncer a cualquier edad.
  • Antecedentes familiares. Si el padre o el hermano de un hombre padecen cáncer de próstata, se duplica el riesgo de que este hombre desarrolle la enfermedad.
  • Cambios genéticos. Algunos cambios genéticos heredados (mutaciones) se relacionan con el riesgo de padecer cáncer de próstata; sin embargo, es difícil separarlos de los factores ambientales.

Lee también: Descubre los 8 mejores alimentos para prevenir el cáncer

Otras causas relacionadas

  • Factores hormonales.
  • Mala alimentación.
  • Obesidad.
  • Vasectomía.
  • Tabaquismo.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Exposición a sustancias químicas.

Síntomas

Síntomas prostata

El cáncer de próstata es de evolución lenta y, debido esto, sus síntomas tardan mucho tiempo en manifestarse de manera contundente. 

En las fases iniciales, el cáncer de próstata tiende a ser asintomático, aunque algunas veces produce síntomas obstructivos leves que suelen confundirse con infecciones comunes.No obstante, cuando los tumores alcanzan otro nivel de gravedad, se producen síntomas más claros que permiten sospechar de la enfermedad:

  • Demora para iniciar la micción.
  • Goteos o escapes involuntarios de orina.
  • Chorro urinario lento.
  • Incapacidad para vaciar toda la orina.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor en la zona lumbar.
  • Dificultades en las relaciones sexuales.
  • Inflamación o edema en las extremidades.
  • Pérdida de peso notoria.

Si el cáncer consigue diseminarse hacia otros órganos, el paciente también experimenta: anemia, insuficiencia renal, dolor y sensibilidad ósea.

Visita este artículo: 7 señales de cáncer de vejiga que no se deben pasar por alto

Diagnóstico

El cáncer de próstata se puede diagnosticar mediante pruebas médicas, incluso desde mucho antes de la manifestación de sus síntomas. Si los pacientes tienen factores de riesgo significativos, o alguna razón para sospechar de la enfermedad, el médico procederá a realizar una revisión general y, posteriormente, realizará alguno de los siguientes exámenes:

  • Examen rectal digital (tacto rectal).
  • Examen de orina.
  • Análisis de sangre o prueba de determinación del antígeno prostático específico.
  • Ecografía transrectal (TRUS).
  • Biopsia de próstata.

Tratamiento

Tratamiento Cáncer de próstata

Cuando el cáncer se detecta en sus etapas iniciales, es decir, cuando no se ha diseminado, el paciente tiene una gran expectativa de vida. Si las células cancerígenas no se han propagado por fuera de la glándula prostática, los tratamientos consisten en:

  • Cirugía (prostatectomía radical)
  • Radioterapia (braquiterapia y terapia de protones)

El médico también puede sugerir la hormonoterapia, en especial cuando el cáncer comienza a propagarse más allá de la próstata. Esta opción no cura la enfermedad, pero ayuda a aliviar los síntomas y tiene como objetivo evitar el crecimiento del cáncer en el futuro. Si aún después de probar la hormonoterapia, cirugía y radiación, el cáncer continúa diseminándose, el tratamiento puede incluir:

  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia (tiene como objetivo hacer que el sistema inmunitario ataque y destruya las células cancerosas)

Desde que se realiza el diagnóstico, hasta que se hace todo el tratamiento, el profesional encargado del caso realiza un monitoreo del estado de la enfermedad. Aún cuando el tratamiento resulte exitoso, es necesario continuar haciendo pruebas regulares para constatar que el cáncer no se disemine.

Finalmente, es importante mencionar que, debido a su desarrollo lento, un gran número de casos de cáncer de próstata deben recibir un tratamiento de larga duración. 

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar