Cáncer de esófago: síntomas, diagnóstico y tratamiento

El cáncer de esófago es un tipo de cáncer que se desarrolla por el crecimiento anormal de células en el esófago. En sus etapas iniciales es asintomático, pero es importante estar atentos a cualquier señal de alerta para lograr un diagnóstico oportuno.

El cáncer de esófago es una enfermedad crónica que se desarrolla por un crecimiento anormal de células en el esófago, una estructura larga en forma de tubo que va desde la garganta hasta el estómago. En la actualidad se ubica como la sexta causa de muertes por cáncer en el mundo.

Afecta con más frecuencia a los hombres mayores de 50 años, pero también se da en las mujeres. Casi siempre se detecta debido a los síntomas que ocasiona; sin embargo, en sus etapas iniciales suele ser asintomático y, por ende, se dificulta tanto su diagnóstico como su tratamiento oportuno.

Hay varios subtipos de la enfermedad, pero la mayoría desencadena síntomas similares. Aunque sus causas no están completamente claras, por lo general se relaciona con mutaciones genéticas, enfermedades que comprometen el esófago y factores ambientales.

Tipos de cáncer de esófago

El cáncer de esófago está clasificado en función de las células que intervienen en su desarrollo. Determinar qué tipo de cáncer padece cada persona puede ayudar a establecer un tratamiento adecuado. Los dos tipos más comunes son el carcinoma escamoso y el adenocarcinoma.

Carcinoma de células escamosas

También conocido como carcinoma escamoso o carcinoma epidermoide, es un tipo de cáncer que se forma a partir de las células delgadas y planas que recubren la superficie del esófago. Con frecuencia se presenta en la parte superior y media de este órgano, y es el cáncer de esófago más frecuente en todo el mundo.

Adenocarcinoma

El adenocarcinoma inicia en las células de las glándulas secretoras de la mucosidad del esófago. Ocurre generalmente en la parte distal o tercio inferior del órgano. Es la forma más frecuente de cáncer de esófago en países como Estados Unidos.

Cánceres poco comunes

Otros tipos de cánceres también pueden comenzar en el esófago: linfomas, melanomas, sarcomas y coriocarcinomas. Sin embargo, estas formas de la enfermedad se presentan en casos reducidos.

Causas de cáncer de esófago

El cáncer de esófago se desarrolla cuando las células de este órgano presentan mutaciones en su ADN. Las células crecen y se dividen sin control, formando un tumor que puede crecer e invadir estructuras cercanas. La irritación crónica del esófago está relacionada con los cambios que producen el cáncer. A su vez, esto se vincula con factores como:

  • Tener enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Consumir bebidas alcohólicas
  • Fumar
  • Ser obeso
  • Presentar cambios precancerosos en las células del esófago (esófago de Barrett)
  • Sufrir de reflujo biliar
  • Tratamientos con radiación en el pecho o parte alta del abdomen

Quizá te interese: Síntomas de una inflamación en el esófago

Síntomas de cáncer de esófago

En las etapas iniciales de cáncer de esófago no suele haber manifestaciones clínicas evidentes. Sin embargo, cuando la enfermedad avanza, la persona puede experimentar síntomas como:

  • Dificultades para deglutir los alimentos
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Sensación de presión o ardor en el pecho
  • Ardor en el estómago e indigestión constante
  • Tos y regurgitación
  • Cambios en la voz (ronquera)
  • Heces alquitranosas o sangre en las heces

Diagnóstico

El médico encargado comenzará con una serie de preguntas sobre la historia médica, factores de riesgo y síntomas. También realizará una exploración física. Posteriormente, para confirmar el diagnóstico, sugiere pruebas complementarias como:

  • Radiografía del pecho o tórax
  • Tomografía computarizada (TAC) del tórax
  • Rayos X (radiografía) del tracto gastrointestinal (GI) superior
  • Esofagoscopía
  • Ultrasonido endoscópico
  • Exploración ósea

Tratamiento para el cáncer de esófago

El tratamiento sugerido para el cáncer de esófago difiere en función del tipo de células implicadas en su formación. También se tiene en cuenta la etapa del cáncer, el estado de salud actual del enfermo y sus preferencias en cuanta al tratamiento.

Visite: 8 síntomas iniciales de cáncer de garganta que no debes ignorar

Cirugía

Si el cáncer esofágico no se ha diseminado a otras partes del cuerpo, se realiza una cirugía. Esta puede implicar la extirpación de todo o parte del esófago. Los tipos de intervenciones quirúrgicas pueden ser:

  • Cirugía para extirpar tumores muy pequeños: recomendada cuando el cáncer se forma en las capas superficiales del esófago y no se ha extendido.
  • Esofagectomía: con la cual se extirpa la parte del esófago que contiene el tumor, así como una sección de la parte superior del estómago y nódulos linfáticos.
  • Esofagogastrectomía: en esta, el cirujano extirpa parte del esófago, nódulos linfáticos cercanos y una parte más grande del estómago.

La cirugía para extirpar el esófago se puede realizar mediante incisiones grandes o procedimientos mínimamente invasivos. El procedimiento utilizado depende de cada situación individual y del enfoque particular del cirujano.

Otros tratamientos

Cuando el cáncer no se ha diseminado por fuera del esófago, el médico puede sugerir una radioterapia en lugar de cirugía. Este procedimiento utiliza rayos X de alta energía y otras formas de radiación para matar las células cancerígenas.

En muchos casos se emplea la radioterapia combinada con quimioterapia para reducir el tamaño del tumor y facilitar la realización de la cirugía. La quimioterapia es un tratamiento con medicamentos que matan las células malignas o detienen su división.

Además de esto, se pueden recomendar medidas para reducir las complicaciones causadas por la obstrucción del esófago y la incapacidad para deglutir. Esto puede incluir:

  • Dilatación del esófago usando un endoscopio e instrumentos especiales para poner un
  • Sonda de alimentación dentro del estómago
  • Uso de fototerapia, una intervención en la que se utiliza un fármaco especial que se activa cuando es expuesto a la luz. Su finalidad es atacar el tumor.

Cuando se interviene el cáncer de esófago antes de que se disemine hacia otras partes del cuerpo, la cirugía aumenta las probabilidades de sobrevivir. Por desgracia, si el cáncer consigue extenderse, la cura no es posible y el tratamiento solo puede paliar los síntomas.

Así pues, es fundamental estar atentos a cualquier señal de alerta y solicitar reconocimientos médicos regulares en caso de estar en un grupo de riesgo.

  • Kleinberg L, Kelly R, Yang S, Wang JS, Forastiere AA. Cancer of the esophagus. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 74.
  • National Comprehensive Cancer Network website. NCCN clinical practice guidelines in oncology (NCCN guidelines): esophageal and esophagogastric junction cancers. Version 1.2017. nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/esophageal.pdf.
  • National Cancer Institute website. Esophageal cancer treatment (PDQ) - health professional version. cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/esophageal/HealthProfessional.