Por qué el cáncer de mama es más común entre las mujeres

La comunidad científica tiene ya en sus manos una potente herramienta para entender por qué el cáncer de mama es más común entre las mujeres.

Según la Asociación Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el que más afecta a las mujeres con diferencia. No importa si estas viven en países desarrollados o no, su incidencia sigue siendo impresionante.

Por ello, se han multiplicado las movilizaciones de mujeres por todo el mundo, para reivindicar la necesidad de invertir en investigación.

En este sentido, la existencia de celebraciones como el día mundial contra el cáncer de mama ha propiciado una conciencia colectiva sobre la urgencia de tomar medidas para frenar una enfermedad que perturba la vida de tantas mujeres y familias.

Uno de los temas que más preocupa a las personas y organizaciones que participan en las mismas es el estudio de por qué la enfermedad aparece con tanta asiduidad.

Esta cuestión es fundamental porque, a partir de aquí, se podrá trabajar en su prevención. Aunque hoy en día existen medidas en este sentido, resulta esencial conocer el origen de la dolencia para trazar un camino claro y directo.

Por fortuna, las acciones y la dedicación de los investigadores están dando sus frutos. Como muestra de ello, destaca el estudio publicado en la revista Genome Biology, elaborado por un equipo investigador de la Universidad de California. Los científicos descubrieron una vía para averiguar la razón por la cual el cáncer de mama es más común entre las mujeres.

Edad biológica: clave para conocer el origen del cáncer de mama

CancerMamamujeryvida

El equipo desarrolló una herramienta en 2013 para hallar la edad de los órganos, es decir, la edad biológica. Mientras que la cronológica se establece en relación con la cantidad de vueltas que da el planeta, la biológica se refiere al proceso de maduración interna de nuestro organismo.

Visita este artículo: Crioablación una nueva opción para el tratamiento del cáncer de mama

Desde el mismo momento en que nacemos, comenzamos a envejecer. Este envejecimiento favorece la alteración del material genético. Así, al ADN se le adhieren una serie de moléculas que cambian la funcionalidad de las células.

Con el metilo como marcador, la Universidad de California pudo hacer un seguimiento de la evolución celular. Llevaron a cabo un estudio comparativo del proceso en diferentes partes del cuerpo. Siguiendo esta línea, encontraron que a pesar de que en la mayoría de los casos la edad cronológica y la biológica coincidían, no ocurría lo mismo con las glándulas mamarias.

Ellas tienen su propio ritmo y mucho más acelerado, por lo que las mamas tienen una edad biológica bastante mayor que otros órganos. De este modo, se generan una serie de cambios que causan la mutación de células sanas en células cancerígenas. Así, dicho hallazgo constituye una línea de partida casi revolucionaria para prevenir el cáncer de mama.

Próximo paso: impedir el envejecimiento celular

Es el turno de diseñar estrategias que frenen el ritmo excesivo de la evolución de las células mamarias. Su importancia radica en que, cuando se encuentre una solución, los cambios genéticos se ralentizarán, por lo que las células mantendrán un funcionamiento óptimo. Así, rebajaremos la incidencia del cáncer de mama de manera considerable.

dia-cancer-mama

No obstante, esto no significa que debamos dejar de preguntarnos por qué el cáncer de mama es más común entre las mujeres. Si algo nos ha enseñado la ciencia es que un problema suele tener más de un desencadenante. Por tanto, siempre se puede ir más allá, siempre nos queda algo por destapar y mejorar nuestra salud.

Seguir cuestionando las certezas que ya tenemos es indispensable para que la ciencia avance. De hecho, los pilares de la mentalidad científica son que cualquier tesis se puede refutar y nunca se conoce todo de todo. Gracias a este modelo de pensamiento, ha sido posible el progreso y la aparición de soluciones médicas e higiénicas que nos han dilatado la vida.

Por tanto, es necesario apoyar a quienes se preguntan por qué el cáncer de mama es más común entre las mujeres, en vez de ceñirnos a una única línea de investigación. De esta manera, lograremos decirle adiós antes de lo que esperamos, aunque después de lo que quisiéramos.