Descubre una canción para hacer reír a bebés

La risa de los bebés contagia a otros bebés. Eso lo comprobaron los creadores de “La canción feliz”, la primera composición musical diseñada científicamente para hacer reír a los bebés. ¿Te animas a probarla?

Un grupo de investigadores, liderados por los psicólogos Caspar Addyman y Lauren Stewart, junto con la cantautora británica Imogen Heap, compusieron la primera canción para hacer reír a bebés.

Tras varios meses de investigación, en el que se hicieron diversas pruebas de laboratorio para determinar qué era lo que gustaba a los bebés. Los científicos lograron “La canción feliz”, que aseguran es la primera canción para hacer reír a bebés.

¿Por qué es importante la música para los bebés?

La música puede ser una forma de comunicación con los bebés desde que están en el vientre. Podemos estimular no solo su sentido del oído durante el embarazo, sino su relación con las personas que lo estarán esperando cuando llegue el momento de su nacimiento.

La música permite despertar la creatividad, incentivar el aprendizaje y alimentar el apego que une a la familia. Juntos son capaces de sentarse a cantar o dedicarse canciones.

Embarazada escuchando música.

Esa motivación llevó a este grupo de científicos británicos a encontrar una pieza musical que hiciera reír a los bebés. Además de brindarles alegría y elevar el buen ánimo, les permitió evaluar el comportamiento de los bebés ante ciertos tipos de melodías y ritmos.

¿Es posible una canción para hacer reír a bebés?

La investigación llevada adelante incluyó la realización de más de 2.300 encuestas entre padres del Reino Unido, para determinar cuáles eran los sonidos favoritos de sus bebés.

Este primera fuente de información arrojó que los sonidos que más risas causan en bebés son los estornudos (51%).

Después los ruidos de animales (23%) y las risas de otros bebés (28%).

Se hicieron pruebas de laboratorio con más de 50 bebés, con edades comprendidas entre 6 y 12 meses. Se les monitoreaba para determinar cuáles eran los sonidos que más risas y reacciones positivas generaban.

La artista Imogen Heap es una talentosa multiintrumentista, ganadora de un premio Grammy. Fue seleccionada para formar parte de este proyecto. Ella se basa en que su música integra sonidos electrónicos con sonidos ambientales. En “La canción feliz”  fueron incorporados sonidos de animales y risas de bebés.

Leer también: ¿Cómo hacer reír a un bebé?

¿Cómo es “La canción feliz”?

El hecho de que Heap fuera mujer fue determinante,  ya que las voces femeninas son más atractivas para los bebés.

Bebé riendo.

Heap ideó primero cuatro melodías que fueron probadas con los bebés, hasta dar con la pieza correcta. La pieza que generó más risas y saltos entre los bebés que formaron parte de las pruebas fue la seleccionada.

El ritmo era otro factor importante. Como los bebés tienen un ritmo cardíaco mucho más rápido que el de los adultos, la selección rítmica debía ser muy chispeante para que se conectara con el ritmo “más acelerado” que tienen los bebés.

La canción para hacer reír a bebés tiene un estilo cascabelero. En dos minutos de duración, combina una letra sobre cómo amamos a nuestros pequeños bebés dondequiera que estemos, la melodiosa voz de Heap y los sonidos ambientales que más gustan a los bebés.

¿Es confiable el resultado de “La canción feliz”?

Los científicos monitorearon las reacciones de más de 50 bebés. Evaluaron cómo las melodías, sonidos y mensajes generaban una mayor cantidad de movimientos.

Bebé riéndose.

Te interesa leer: 8 cosas que jamás debes hacer a un bebé recién nacido

Hasta hicieron un seguimiento de cómo variaba el ritmo cardíaco de los bebés para ir descartando lo que generaba una mejor respuesta en el ánimo de los bebés. Tras tres meses de prueba, “La canción feliz” tomó forma y los resultados son confiables. No obstante, los científicos y la cantante la siguen sometiendo a prueba.

Cabe preguntarse si todos los bebés del mundo se sentirán igual de felices al escuchar esta canción. Habría que evaluar si el idioma puede ser una barrera para despertar la alegría de los bebés, ya que el tema fue compuesto originalmente en inglés.

Creemos que el uso de sonidos o ruidos cotidianos universales y el ritmo alegre de la canción puede hacer conexión con los bebés, aunque sean criados en otros idiomas. ¿Te animas a probarla con tu bebé? Escúchala en esta página.