Candesartán: tratamiento común para la hipertensión

28 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
El candesartán es un metabolito activo del profármaco candesartán cilexetilo, el cual se administra por vía oral. Después de sufrir una serie de reacciones químicas, se transforma en el propio principio activo, que es el que desencadena la acción.

El candesartán es un medicamento que se administra por vía oral para el control de la presión arterial en los pacientes que sufren hipertensión. Pertenece a la familia de los antagonistas de los receptores de angiotensina II, también conocidos bajo el nombre de ARA-II.

Este tipo de medicamentos se suelen utilizar en los casos en los que los pacientes no toleran el tratamiento con los IECAs o inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. El tratamiento basado en la administración con IECAs suele producir de manera muy común tos seca o inducción de angioedema. En estos casos, se cambia el tratamiento a los ARA-II.

Por otra parte, el candesartán es un metabolito activo del profármaco candesartán cilexetilo, el cual se administra por vía oral. Después de sufrir una serie de reacciones químicas, se transforma en el propio principio activo, que es el que desencadena la acción.

Candesartán para tratar la hipertensión y la insuficiencia cardiaca

Hipertensión arterial

Este medicamento, aunque principalmente se utiliza para el tratamiento de la hipertensión, también se administra en los pacientes que sufren insuficiencia cardiaca.

En este sentido, los resultados del estudio CHARM, realizado a principios del año 2000, demostraron la eficacia clínica del candesartán a la hora de reducir la morbilidad y la mortalidad cuando se administra con el fin de tratar la insuficiencia cardiaca.

De esta forma, mientras que los IECAs todavía no son considerados como terapia de primera línea en el fallo cardiaco, el candesartán es útil y eficaz en estas patologías cardiacas.

Veamos más detenidamente en qué consisten estas dos patologías

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión arterial es una enfermedad que cursa con la elevación de los niveles de la presión arterial de forma continua o sostenida. Se diagnostica cuando la tensión arterial sistólica es igual o superior a 140 mm de Hg y la tensión arterial diastólica está por encima de 90 mm de Hg.

Para poder entenderlo mejor, es importante conocer el concepto de presión arterial. En este sentido, el corazón ejerce una presión sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre en dirección a los diferentes órganos del organismo. Los valores más altos de la presión arterial se obtienen cuando el corazón se contrae; los mínimos cuando este órganos se relaja.

Por otra parte, es importante saber que también hay un tipo de hipertensión arterial conocida como hipertensión arterial secundaria que se produce como consecuencia de otras enfermedades orgánicas, generalmente de origen renal o endocrino.

La hipertensión arterial es, hoy en día, una de las enfermedades con más prevalencia en los países desarrollados. Está considerada como uno de los factores de riesgo principales para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como:

  • Insuficiencia cardiaca.
  • Enfermedades renales y cerebrales.
  • Problemas oculares.

Descubre: 5 hábitos para prevenir las enfermedades cardiovasculares

¿Y la insuficiencia cardiaca?

Hipertensión

Esta enfermedad aparece cuando hay un desequilibrio entre la capacidad del corazón para bombear la sangre y las necesidades del organismo.

Puede desencadenarse por diferentes causas, como por ejemplo:

  • Enfermedades del corazón: cardiopatía isquémica o valvulopatías.
  • Insuficiencia cardiaca por aumento de demanda: algunas patologías como la anemia, las infecciones generalizadas en el cuerpo o las enfermedades de las glándulas tiroideas pueden provocar una mayor demanda de sangre. Este hecho hace que un corazón sano no sea capaz de suplir estas necesidades sanguíneas.

Por otra parte, esta enfermedad puede desarrollarse con síntomas, pero también puede ser que no los presente durante mucho tiempo. Cuando aparecen, los más comunes son:

  • Fatiga.
  • Dificultad para respirar.
  • Sensación de plenitud del abdomen.
  • Sensación de mareos, confusión o mente en blanco.
  • Retención de líquidos.

¿Cómo ejerce el candesartán el efecto en el organismo?

Hipertensión y demencia

Este medicamento bloquea los receptores AT1 de la angiotensina II. La angiotensina es una molécula proteica que constituye el principal péptido del sistema renina-angiotensina. Este sistema es el que controla principalmente la presión sanguínea, entre otros procesos.

Mediante una serie de reacciones bioquímicas, la angiotensina II aumenta la presión arterial. Por lo tanto, al antagonizar los receptores a los que se une la angiotensina para aumentar la presión arterial, se consigue regularla en los caso en los que presente unos valores por encima de los normales.

Lee también: Cómo usar tomates para disminuir la presión arterial alta

Conclusión

El candesartán es un medicamento indicado principalmente para combatir la hipertensión arterial. Para lograr el objetivo, antagoniza los receptores de la angiotensina II, una molécula proteica que aumenta la presión arterial.

Se trata de un medicamento sujeto a prescripción médica, por lo que no debes automedicarte. Coméntale al médico si estás tomando cualquier otro medicamento, ya que pueden interaccionar. Sobre todo, sigue siempre las pautas que te indique.

  • Gleiter, C. H., Jägle, C., Gresser, U., & Mörike, K. (2004). Candesartan. Cardiovascular Drug Reviews.
  • Yusuf, S., Pfeffer, M. A., Swedberg, K., Granger, C. B., Held, P., McMurray, J. J. V., … Östergren, J. (2003). Effects of candesartan in patients with chronic heart failure and preserved left-ventricular ejection fraction: The CHARM-preserved trial. Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(03)14285-7
  • Young, J. B., Dunlap, M. E., Pfeffer, M. A., Probstfield, J. L., Cohen-Solal, A., Dietz, R., … Swedberg, K. (2004). Mortality and morbidity reduction with candesartan in patients with chronic heart failure and left ventricular systolic dysfunction: Results of the CHARM low-left ventricular ejection fraction trials. Circulation. https://doi.org/10.1161/01.CIR.0000146819.43235.A9