Característica física vinculada al autismo: investigación

3 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
El autismo es una patología de reciente identificación. Es por esto que con frecuencia salen a la luz nuevos descubrimientos sobre esta enfermedad.

El autismo es un trastorno neurobiológico de reciente descripción. De hecho, se individualizó como entidad a mediados del siglo XX de la mano del psiquiatra Leo Kanner. Desde entonces se han sucedido multitud de estudios que han renovado y ampliado lo que conocemos acerca de esta enfermedad.

A continuación realizaremos un análisis del autismo y del concepto de «espectro autista». Además, se detalla una investigación realizada sobre la posibilidad de una característica física vinculada al autismo.

Breve historia del autismo

Al nombrar al autismo en general, en realidad nos estamos refiriendo a los trastornos del espectro autista. Es una entidad amplia que comprende varios trastornos neurobiológicos del desarrollo similares pero diferentes. Sin embargo, no siempre fue así. De hecho, el término autismo se creó para designar un síntoma de la esquizofrenia. La palabra viene del griego autos, que se refiere a «uno mismo».

Más tarde se centró en la psicología infantil, como niños que tienen dificultad para lograr contacto afectivo y presentan conductas estereotipadas. De modo que en un principio el autismo se englobaba dentro de las psicosis; además, se le atribuía causa psicogenética.

Concepto de «espectro autista»

Niño jugando con coches.

El autismo se engloba dentro del «espectro autista», con diferentes grados y subgrupos. De acuerdo con el Manuel MSD, la causa es generalmente desconocida, pero al parecer existe un componente genético; las vacunas no son causales.

Así, el autismo tendría que ver con el trato frío de los padres hacia el hijo durante los primeros meses de vida. Por suerte, el conocimiento disponible acerca de la enfermedad fue aumentando gracias a sucesivos estudios. A raíz de los mismos nació el concepto «espectro autista». Se comenzaron a distinguir entonces varios síndromes en función de sus peculiaridades. Un ejemplo de esto es el síndrome de Asperger: las personas que lo padecen no presentan retraso en la adquisición del lenguaje.

Comenzó a cambiar también entonces la concepción de la causa de estos trastornos. Hoy en día se acepta que obedece a causas genéticas, epigenéticas y ambientales durante la embriogénesis.

Quizá te interese: Diferencias entre el síndrome de asperger y el autismo

Trastornos del espectro del autismo (TEA)

En todo el abanico de los trastornos del espectro del autismo, los síntomas fundamentales son:

  • Deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Estos síntomas se encuentran presentes en las primeras fases del desarrollo. Sin embargo, pueden no manifestarse del todo hasta que las demandas sociales superan las limitaciones.

Primeros indicios

Niño tapándose los oídos.
Desde pequeños, los comportamientos repetitivos, de lenguaje y de interacción social aparecen vinculada al autismo .

Los primeros indicios de autismo suelen manifestarse alrededor de los tres años de edad. Pero mucho antes de los tres años, es frecuente que los niños con autismo no presenten sonrisa social. La sonrisa social es la primera sonrisa que aparece. Se genera solo en respuesta a un estímulo, por ejemplo, de la madre o del padre. Presentan hipersensibilidad ante estímulos táctiles, auditivos, olfativos y gustativos. Suelen evitar el contacto personal y visual; además, utilizan un lenguaje muy literal.

No comprenden bromas, dobles sentidos ni metáforas. Tampoco desarrollan juegos simbólicos, como jugar a cocinitas o a coches como si fuesen reales. Sus intereses suelen ser inusuales, repetitivos y no compartidos. Los niños con autismo presentan muy poco interés por otros niños. Además, desde pequeños no muestran sus intereses (como por ejemplo señalando con el dedo). Sus comportamientos suelen ser también inusuales y repetitivos, además de autoestimulantes (como el balanceo).

Descubre: Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Nueva característica física vinculada al autismo

Recientemente, la Universidad La Trobe de Melbourne (Australia) ha desarrollado un estudio relativo a niños autistas. Parece que ha encontrado una característica física vinculada al autismo. En este estudio se encontró que, de media, los niños con autismo nacen algunas peculiaridades físicas vinculada al autismo:

  • 4,8 centímetros más pequeños.
  • 0,2 kg menos de peso.
  • Circunferencia craneal 1,2 centímetros menor.

Sin embargo, también se encontró que a los tres años de edad los niños con autismo superaban en talla a los niños neurotípicos. La doctora Cherie Green se ha dedicado a sacar conclusiones de estos resultados. Parece ser que todo esto se debe a un desequilibrio en la hormona del crecimiento generada por los niños autistas.

Sobre este estudio

Es reseñable que éste fue un estudio de relativa pequeña escala. Participaron 134 niños con autismo y 74 niños neurotípicos. Además, no lo avala ningún estudio anterior. De hecho, el único estudio anterior que se ha realizado a este respecto no encontró diferencias entre unos niños y otros. Por otra parte, no se involucraron niñas en el estudio. Este dato es de especial importancia teniendo en cuenta que los trastornos del espectro autista se desarrollan con diferencias considerables en niños y niñas.

Sin embargo, según la doctora Cherie Green, el estudio sí podría ser útil para identificar subgrupos de autismo. Así, en principio, las personas con mutaciones en el gen CHD8 tendrían la cabeza más grande, mientras que las personas con el gen DYRK1A mutado tendrían la cabeza más pequeña.

Además, este tipo de investigación podría tener otro tipo de consecuencias. Una de ellas sería el poder determinar qué mecanismos (fuera del cerebro) se involucran en el desarrollo de la enfermedad y cómo lo hacen. El siguiente paso a este estudio será examinar el crecimiento en adolescentes.

  • Mccormick, C., Hessl, D., Macari, S. L., Ozonoff, S., Green, C., & Rogers, S. J. (2014). Electrodermal and behavioral responses of children with autism spectrum disorders to sensory and repetitive stimuli. Autism Research. https://doi.org/10.1002/aur.1382
  • Green, C., Dissanayake, C., & Loesch, D. (2015). A review of physical growth in children and adolescents with Autism Spectrum Disorder. Developmental Review. https://doi.org/10.1016/j.dr.2015.02.001
  • Green, C. C., Dissanayake, C., Loesch, D. Z., Bui, M., & Barbaro, J. (2018). Skeletal Growth Dysregulation in Australian Male Infants and Toddlers With Autism Spectrum Disorder. Autism Research. https://doi.org/10.1002/aur.1952