¿Los carbohidratos son realmente necesarios en las dietas?

31 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
En este artículo te enseñamos los beneficios que una dieta sin carbohidratos puede aportarle a la salud. Léelo completo para enterarte cómo este tipo de dieta previene ciertas enfermedades.
 

La OMS -Organización Mundial de la Salud- recomienda que el 50 % de la energía de la dieta debe proceder de los carbohidratos. Sin embargo si analizamos las rutas metabólicas del organismo llegamos a la conclusión de que no son tan necesarios como puede parecer.

En los últimos años han proliferado multitud de dietas bajas en azúcares que funcionan realmente bien, tanto para la pérdida de peso como para la mejora de la salud. Entre otros beneficios a la dieta sin carbohidratos se le atribuye la capacidad de reducir la posibilidad de desarrollar diabetes y enfermedades complejas.

 

Los carbohidratos son fundamentalmente energéticos

Las proteínas y las grasas presentan muchas funciones distintas relacionadas con el mantenimiento de la homeostasis y el funcionamiento del organismo. Sin embargo la única función de los carbohidratos es prácticamente la energética.

La glucosa resulta una de las principales fuentes de energía para el organismo. Se puede obtener mediante el consumo de azúcar o carbohidratos complejos de manera externa o mediante la conversión de aminoácidos y ácidos grasos de manera interna.

Si no existe un aporte exógeno de glucosa, el organismo se adapta para producirla. Esta producción se denomina endógena y sucede a partir de los nutrientes almacenados en el organismo.

De este modo se garantiza que el cuerpo nunca se quede falto de energía y que se puedan realizar las funciones vitales. El único punto en contra de la producción de glucosa a partir de grasas o proteínas es que es un proceso menos eficiente que la quema de la glucosa exógena.

 

De este modo puede suponer un factor limitante a la hora de realizar deportes de tipo anaeróbico o con un alto componente de fuerza. Sin embargo para personas sedentarias o para individuos que practiquen un deporte de resistencia no supone ningún inconveniente no introducir carbohidratos en la dieta.

Alimentos que son ricos en carbohidratos.
Los pacientes con diabetes tipo 2 deben elegir las fuentes de hidratos de carbono complejos por encima de los simples.

Sigue leyendo: Dieta baja en carbohidratos para bajar de peso

 

Dieta sin carbohidratos en la prevención de enfermedades complejas

Muchas de las enfermedades complejas se asocian con el consumo de carbohidratos y azúcares simples. Entre ellas la diabetes es una de las más comunes y peligrosas. Una dieta sin hidratos de carbono y la realización de ayunos intermitentes es interesante a la hora de prevenir y de tratar algunos casos de diabetes tipo 2.

Además reducir la ingesta de carbohidratos de la dieta o eliminarlos puede resultar positivo para la prevención de tumores. Sin embargo eliminar el consumo de carbohidratos presenta una pequeña desventaja: no llegar a las recomendaciones en el consumo de fibra.

Para minimizar este inconveniente se puede valorar la suplementación con prebióticos como la inulina o simplemente introducir fruta como única fuente de carbohidratos. Las frutas como las manzanas tienen una cantidad de azúcares muy baja y son ricas en pectinas, las cuales aumentan el bolo fecal y estimulan la producción de ácidos grasos de cadena corta a nivel intestinal.

 

Garantizar el aporte de fibra resulta crucial para mantener una microbiota sana y para prevenir la inflamación. Además supone un factor protector contra los tumores gastrointestinales.

dieta sin carbohidratos
La inclusión de frutas en una dieta sin carbohidratos aporta la fibra necesaria

Descubre más: Las fibras vegetales y sus beneficios en la alimentación

 

El problema de la adicción

Uno de los inconvenientes a la hora de plantear una dieta sin carbohidratos es superar la barrera de la adicción al azúcar. La industria acostumbra a introducir este elemento en casi todos sus productos y nuestro paladar está demasiado acostumbrado al sabor dulce.

Además el hecho de eliminar los carbohidratos de golpe puede causar un proceso parecido al síndrome de abstinencia. Los primeros días de la eliminación suele haber un malestar que se origina en el estado de cetosis.

Lo mejor es realizar una reducción progresiva del consumo de azúcar y productos procesados. Acto seguido comenzar a reducir la ingesta de carbohidratos complejos. Por último elegir solo la fruta como única fuente de carbohidratos o directamente retirar la ingesta de este macronutriente y suplementar con fibra dietética.

 

Dieta sin carbohidratos: conclusión

 

Los carbohidratos tienen una función fundamentalmente energética. Es posible llevar a cabo una dieta sin ellos y esta traería beneficios sobre la salud.

Eliminar los carbohidratos y los azúcares de la dieta reduce la probabilidad de padecer enfermedades complejas. Sin embargo es necesario asegurar el aporte de fibra en este tipo de dietas para no producir problemas a nivel gastrointestinal.

Por lo tanto, salvo en deportistas de fuerza o de carácter anaeróbico, retirar los carbohidratos de la dieta suele suponer un acierto cuando se apuesta por la salud. Pero esta retirada debe de realizarse de manera gradual para minimizar los síntomas del síndrome de abstinencia del azúcar.

 

  • Meng Y., Bai H., Wang S., Li Z., Wang Q., Chen L., Efficacy of low carbohydrate diet for type 2 diabetes mellitus management: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Diabetes Res Clin Pract, 2017. 131: 124-131.
  • Krejci H., Vyjidak J., Kohutiar M., Low-carbohydrate diet in diabetes mellitus treatment. Vnitr Lek Fall, 2018. 64 (7-8): 742-752.