Cardiopatía congénita

Edith Sánchez · 17 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 13 agosto, 2019
La cardiopatía congénita es el defecto de nacimiento más común. Su nivel de gravedad, así como el tratamiento a llevar a cabo, dependen de cada caso. Actualmente el nivel de supervivencia ha aumentado notablemente.

La cardiopatía congénita es un problema que afecta a aproximadamente el 1 % de los nacidos vivos. Es un mal que tiene su origen durante el embarazo, a medida que se desarrolla el corazón del bebé. La palabra ‘congénita’ se refiere a que la patología está presente al nacer.

Las estadísticas indican que la cardiopatía congénita es el defecto de nacimiento más común. Gracias a los avances de la ciencia, actualmente es mayor la cantidad de adultos con este problema que los bebés que nacen con el mismo.

Esto quiere decir que se ha incrementado significativamente la supervivencia frente a este mal. Quienes llegan a la edad adulta, aún padeciendo una cardiopatía congénita, requieren un seguimiento detallado y continuo para impedir complicaciones.

Qué es la cardiopatía congénita

Cardiopatía congénita

Más que hablar de cardiopatía congénita, se debería hablar de cardiopatías congénitas, en plural. En realidad se trata de un grupo de enfermedades cuya característica común es la presencia de alteraciones estructurales en el corazón.

Dichas alteraciones son producidas por un fallo en la formación del órgano, durante el periodo embrionario. El corazón del bebé comienza a formarse desde la concepción, pero no es hasta las ocho semanas de embarazo cuando completa su desarrollo.

Para que el corazón se forme, normalmente, es necesario que se cumplan una serie de etapas sucesivas. Generalmente, la cardiopatía congénita tiene lugar porque alguna de esas etapas no se completa en el momento correcto. El resultado es un corazón anormal.

Causas

En la gran mayoría de los casos, es imposible establecer la causa específica de la cardiopatía congénita. Pese a esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que existen algunos factores que incrementan el riesgo de sufrir estas patologías. Estos son:

  • Factores genéticos. Los antecedentes familiares incrementan el riesgo de desarrollar estas patologías. Así mismo, las cardiopatías congénitas suelen formar parte de algunos síndromes cromosómicos o genéticos, como el Síndrome de Down, Síndrome de DiGeorge y otros.
  • Infecciones. Cuando la madre padece infecciones como sífilis o rubéola, se incrementa el riesgo de que embrión sufra malformaciones.
  • Estado nutricional. El sobrepeso de la madre, el exceso de vitamina A, la falta de yodo o folato y la presencia de enfermedades como diabetes mellitus aumentan la probabilidad de un desarrollo anormal en el feto.
  • Factores ambientales. La exposición a ciertos productos químicos, el consumo de alcohol y/o de tabaco, así como el uso de algunos medicamentos, elevan el nivel de riesgo para el desarrollo de enfermedades congénitas.

Síntomas y tipos de cardiopatías congénitas

Recreación digital del corazón

Las señales de la cardiopatía aparecen inmediatamente después del parto o meses más tarde. Los principales síntomas de enfermedad cardíaca en el recién nacido son:

  • Dificultad para alimentarse.
  • Respiración rápida.
  • Labios morados o azulados.
  • Retraso en el crecimiento.

Lee también: 5 claves para reconocer un infarto o ataque al corazón

Los diferentes tipos de cardiopatías congénitas se clasifican básicamente en tres grupos, a saber:

  • Problemas por paso excesivo de sangre a través de los pulmones. En este tipo de patologías hay un aumento de la presión y del esfuerzo en los pulmones. Comprende problemas como:
    • Conducto arterial persistente.
    • Comunicación interarticular o interventricular.
    • Canal aurículoventricular.
  • Problemas por paso deficiente de sangre a través de los pulmones. Debido a ellos, el cuerpo no recibe suficiente oxígeno. Generan el clásico color azul o morado en los labios. Comprenden problemas como:
    • Atresia tricúspide.
    • Atresia pulmonar.
    • Trasposición de las grandes arterias.
    • Tetralogía de Fallot.
    • Doble salida ventricular derecha.
    • Tronco arterial.
  • Problemas por paso deficiente de sangre al cuerpo. Las cavidades del corazón malformadas o los bloqueos en los vasos sanguíneos impiden el paso de la sangre hacia el cuerpo. Comprenden coartación de la aorta y estenosis aórtica.

Quizá te interese: Trasplante de corazón ¿en qué consiste?

Otros datos a tener en cuenta

Para prevenir la cardiopatía congénita, lo indicado es que la madre tenga controles médicos regulares durante el embarazo. También que solo emplee medicamentos autorizados por el profesional que le hace el seguimiento y que evite exponerse a sustancias químicas nocivas.

Si padece diabetes mellitus, lo indicado es que mantenga bajo control el nivel de azúcar en la sangre. Sin embargo, por más cuidados que se tengan, a veces resulta imposible impedir la cardiopatía. Hay factores genéticos, e incluso desconocidos, que dan lugar a este mal.

Las cardiopatías congénitas tienen diferentes niveles de gravedad. Todo depende de la naturaleza y severidad de la malformación. Algunas veces, las patologías deben ser resueltas tan pronto como el bebé nazca y, otras veces, permiten esperar a que el niño crezca.

  • Granado, F. M., & de Cardiología Pediátrica, S. (2008). Epidemiología de las cardiopatías congénitas. Servicio de Cardiología Pediátrica, Hospital Infantil Universitario La Paz, Madrid.[Consultado el 10 de junio de 2013]. Disponible en www.secardioped/protocolos.es
  • Friesen, R. H. (2010). Cardiopatía congénita. In Anestesia. Secretos. https://doi.org/10.1016/b978-84-8174-941-0.50061-6
  • Born, D. (2009). 8. Cardiopatia congênita. Arquivos Brasileiros de Cardiologia. https://doi.org/10.1590/s0066-782x2009001300008