Cargadores de bebés: ventajas y desventajas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 6 diciembre, 2018
Si de cargar o transportar al bebé se trata, todo padre o madre desea hacerlo de la forma más cómoda, saludable y segura posible. Conoce los cargadores de bebé más comunes y elige cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Actualmente, existe una gran variedad de estilos y modelos de cargadores para bebés. Por un lado, es muy importante para los padres cargar o transportar a su pequeño de forma segura y saludable. Por otro, el calor humano que supone esta manera de ser transportado le transmite al bebé seguridad, cercanía y tranquilidad.

Los hay más apropiados y saludables que otros. Los mejores portabebés son aquellos que evitan la deformación de la cabeza (plagiocefalia postural) y de la cadera (displasia) del pequeño. En este artículo, te presentamos las ventajas y desventajas de los cargadores para bebés con el fin de ponerte en mejores condiciones de elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

Factores que considerar para la elección de cargadores para bebés

En primer lugar, para hacer una buena elección del portabebé es vital conocer las necesidades del portador y del pequeño. Así, entre los factores más importantes que considerar se encuentran:

  • Edad y peso del bebé
  • Postura
  • Actividad que se desea realizar (en exteriores o en lugares interiores)
  • Ajustable de acuerdo con la edad del bebé
  • Comodidad para el pequeño y para los padres
  • Condición física de la persona que lo usará la mayor parte del tiempo

Buscar un cargador para bebé adecuado no es una tarea fácil. Depende de cuáles sean las respuestas a los requerimientos anteriores.

Escoge el cargador para bebés que más se adecúe a tus necesidades

1. Fular

Es una pieza de tela de entre 70 cm de ancho y unos 4.7 m de largo. Imita la técnica que utilizan las mujeres originarias de países como México, Perú y Bolivia para cargar a sus bebés. Simplemente, la tela se acomoda y ata alrededor del cuerpo del portador y del bebé.

Tal vez te interese leer también: 4 pasos para ayudar a dormir al bebé.

Ventajas

De todos los cargadores para bebés, el fular es el más versátil. Ello se debe a que puede utilizarse lo mismo con recién nacidos que con bebés de más tiempo, puesto que no tiene límite de peso. Asimismo, puede acomodarse para cambiar de posición al pequeño, según se requiera. Por lo tanto, su uso no supone ninguna incomodidad para ninguna de las dos partes implicadas.

Desventajas

El fular no cuenta con un sistema rígido para colocarse. De hecho, es de los sistemas de porte más técnicos. Para utilizarlo de manera correcta, es necesario cruzar el tejido, tensarlo y anudarlo cuidando de sujetar bien al bebé. Puede parecer un poco complicado al principio, pero con la práctica, te resultará, incluso, sencillo y, sobre todo, muy práctico.

2. Bandolera

Este sistema de porte es parecido al fular. Se trata de una tela de unos 70 cm de ancho por 1.5 m a 2.5 m de largo, dotada de argollas en los extremos.

Ventajas

Gracias a las argollas, la bandolera se coloca de manera rápida. También, resulta muy útil en verano por ser fresco y ligero. Puede usarse desde el nacimiento del bebé de manera segura. Además, es compatible con la lactancia materna, pues se puede adaptar la postura vertical del bebé e inclinarlo para amamantar.

Por otra parte, reduce la sobrecarga del hombro y cuello. La carga se reparte entre el tronco y el brazo contrario con respecto al que que queda fijada.

Desventajas

Es el menos ergonómico de todos los cargadores para bebés. Se requiere mayor cuidado a la hora de cargar a un bebé pequeño. De lo contrario, algunos movimientos del portador podrían llegar a afectarle.

Por otra parte, el peso del pequeño no se distribuye equilibradamente en el cuerpo del adulto. Más bien, la carga recae en un solo hombro. Asimismo, el empleo de la bandolera podría generar una contractura en la espalda o que se sobrecargue el lado que más se use, además de que le resta movilidad al brazo.

Te recomendamos leer también: ¿Por qué nos duele la espalda?

3. Mei Tai

 

Es una herramienta muy útil que se utilizaba en China desde tiempos antiguos para cargar a los bebés. Significa “correa para llevar sobre los hombros”. Como dato curioso, habría que decir que el Mei Tai ha servido como referencia para el diseño de la mochila ergonómica.

El Mei Tai consiste en un rectángulo de tela que le permite al bebé sentarse y recargarse. También, puede llevar 3 o 4 tirantes que sirven como cinturón. Estos le proporcionan al portador una mayor área de apoyo.

Ventajas

El diseño del Mei Tai es muy intuitivo, por lo que no es difícil de utilizar. Evita las lesiones en la espalda del portador, pues el peso del bebé se distribuye de manera equilibrada con relación a la columna vertebral.

Al llevar al bebé en la espalda o por delante, el portador puede tener las manos libres y así aprovechar el tiempo para realizar tareas cotidianas. Asimismo, la postura vertical del bebé le facilita la digestión y contribuye a la reducción de cólicos. Por consiguiente, el pequeño descansará y dormirá mucho mejor.

Bebé durmiendo.

Desventajas

Están diseñados para usarse en bebés de 5 a 6 meses, cuando se hayan logrado sentar solos. Quizás por ello sea difícil encontrar modelos que se adaptarse al crecimiento del bebé. Si el tamaño no es el adecuado, dejarán de brindar el soporte necesario.

Además, el Mei Tai no es de los modelos de cargadores de bebés más cómodos en lo que a lactancia materna se refiere. No obstante, puede adaptarse para facilitar la lactancia.

¿Te interesa ampliar información? Entonces lee: ¿Por qué es importante la lactancia materna?

4. Mochila ergonómica

Actualmente, las mochilas ergonómicas se han convertido en el sistema de porte más conocido y utilizado por los padres. No es de extrañar, por consiguiente, que exista una gran variedad. Generalmente, consta de un panel central que le brinda al bebé soporte en la espalda, unos tirantes y un cinturón acolchados, además de cierres de clic.

Ventajas

Es el portabebé más rápido de poner puesto que se abrocha con cierres de clic. Es perfecta para los bebés que reclaman con insistencia la compañía del adulto. Y es que con ella, se puede portar al bebé mientras se realizan las actividades cotidianas.

También, distribuye apropiadamente el peso del bebé en la espalda del portador. Por tal razón, la mochila ergonómica puede usarse durante muchos tiempo. Además, existen modelos adaptables que pueden utilizarse según conforme avance el pequeño en su desarrollo.

Desventajas

Existen modelos que no son ergonómicos y que no brindan el suficiente soporte para el bebé. Nos referimos tanto a la cadera como a la espalda del pequeño. El bebé debe ir sentado y no con las piernas colgando.

Asimismo, no todas las mochilas están diseñadas para recién nacidos. Por tal motivo, es importante revisar las advertencias del fabricante. Además, las mochilas de este tipo no son muy aconsejables en épocas de calor, puesto que el material es grueso y el bebé podría deshidratarse.

5. Pouch

 

El pouch o bolsa no es un portabebés, sino un “ayudabrazos”. Es un sistema parecido a la bandolera que consta de una pieza de tela que va desde el hombro hasta la cadera. Permite sentar a los bebés alrededor del cuerpo del portador.

Ventajas

El pouch consta solo de una pieza. Debido a esto, no es necesario anudarlo para acomodarlo, lo que los hace sencillos de utilizar. Son ideales para cuando el pequeño empieza a caminar, ya que facilita el movimiento de bajarlo y subirlo las veces que se requiera.

Desventajas

Se recomienda su uso en bebés de 5 a 6 meses que ya pueden sentarse solos, con seguridad. Al igual que otros modelos, el peso no se distribuye de manera equilibrada por toda la espalda, sino solo en un hombro. Así, al ser solo de una pieza, no permite un ajuste a la medida ni del bebé ni del portador. Por esta razón, no es apropiado para usarlo de manera prolongada.

Y, ahora que conoces un poco más sobre los cargadores para bebés, ¿qué modelo elegirías? Coméntanoslo. Tu opinión cuenta para esta comunidad de lectores. Ya sabes: ¡Estás invitada!