Caries: causas y remedios naturales

Elena Martínez Blasco · 19 febrero, 2020
Cada pieza dental se corresponde con una zona de nuestro cuerpo. Si tenemos caries en algún diente puede indicar que algún órgano no está funcionando correctamente.

La caries se caracteriza por una destrucción de los tejidos del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana. Las caries, que pueden aparecer en cualquier persona, suelen ser bastante dolorosas.

Aunque muchas veces hemos oído que comer caramelos puede provocarlas, lo cierto es que hay muchos más alimentos que la pueden originar. De hecho, los problemas dentales normalmente están causados por desquilibrios nutricionales. Por lo tanto, la prevención y el tratamiento de la caries está a nuestro alcance.

Es importante tratar de forma rápida y eficaz una carie puesto que de no ser así, las consecuencias y efectos sobre la salud bucal pueden agravarse.

dentista

Dos factores que coinciden en las personas con caries

Serían los siguientes:

  • Una pobre digestión
  • Un consumo excesivo de ciertos alimentos

Hay personas que tal vez solo cumplan con uno de estos puntos y que no tengan caries. Por ejemplo, personas que consumen mucho azúcar y sin embargo no las tienen. O, por el contrario, personas que se alimentan equilibradamente y sin embargo las tienen.

Es probable que estas últimas sufran de una mala digestión, aunque aparentemente no tengan síntomas.

La acidez

Según cual sea nuestra alimentación y cómo funcione nuestro sistema digestivo, tendremos también un pH u otro en todo el tubo digestivo.

Esto provocará que tengamos una saliva que pueda combatir a los gérmenes, o bien una saliva ácida que sea el terreno ideal para todo tipo de enfermedades bucales.

Las bacterias no serían, por lo tanto, la causa directa de las caries.

Alimentos que pueden provocar acidez

  • Alimentos precocinados y procesados
  • Azúcar blanco y productos que lo contengan
  • Harinas refinadas
  • Exceso de carne
  • Quesos
  • Café

queso ulterior epicure

La importancia del calcio

El calcio es un mineral fundamental para que los dientes estén fuertes y puedan prevenir también la caries.

Lo podemos obtener a partir de alimentos que lo contengan:

  • Sésamo (tahín o pasta de sésamo, gomasio o sal de sésamo, aceite de sésamo, etc.)
  • Brócoli (mejor todavía si conseguimos germinados de brócoli)
  • Almendras crudas y sin sal.
  • Kéfir (mejor que el yogur ya que, al estar fermentado, es mucho más digestivo. Podemos hacerlo también con leche de cabra)
  • Algas (preferiblemente ecológicas para que no tengan residuos tóxicos marinos)

También podemos tomar ocasionalmente el remedio homeopático Calcium Fluoratum, que nos ayudará a asimilar mejor el calcio que consumamos.

Aceite esencial de orégano

El orégano está considerado como un antibacteriano natural, aunque no existen evidencias científicas sobre su incidencia directa en el organismo. Sin embargo, sus propiedades son buenas, y es posible utilizarlo para enjuagarnos o cepillarnos los dientes de forma natural.

Basta con poner una gotita de aceite esencial diluida en una cucharada de aceite vegetal. Si notamos un sabor demasiado fuerte podemos diluirlo en más aceite vegetal.

oregano Fernando Stankruns

Enjuague bucal natural

Con aceites esenciales podemos preparar nuestro propio enjuague bucal natural.

Ingredientes

  • 3 gotas de aceite esencial de clavo
  • 10 gotas de aceite esencial de menta
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 1 gota de aceite esencial de canela
  • 3 gotas de aceite esencial de tomillo
  • 40 gotas de licor
  • 100 ml de agua mineral

Preparación

Mezclamos y agitamos bien todos los ingredientes. Lo podemos conservar en un lugar fresco y seco.

Nota: Si el enjuague es para niños evitaremos el aceite esencial de menta.

Enjuague con agua de mar

En herbolarios y dietéticas podemos encontrar botellitas de agua de mar purificada que también podemos utilizar para realizar enjuagues bucales.

El agua marina es muy alcalina y además contiene todos los minerales de la tabla periódica en la medida exacta que nuestro organismo la necesita.

En todo caso, recuerda siempre consultar primero con un especialista el caso concreto y atender a sus recomendaciones antes de probar con cualquier remedio alternativo. Las caries mal curadas atraen graves consecuencias.

  • Aguilar, Florestán. “La gripe y la higiene de la boca.” La Odontología: Revista mensual de cirugía y prótesis dental 28.11 (1919): 546-549.
  • Franco, Díaz, and Juan José. “Estrés alimentario y salud laboral vs. estrés laboral y alimentación equilibrada.” Medicina y seguridad del trabajo 53.209 (2007): 93-99.
  • Lluria, Enrique. “Sepsis bucal (continuación).” La odontología34.6 (1925): 342-373.