Carrillones de viento, sonidos armonizadores para el hogar

Diversas culturas han empleado los carrillones de viento para la protección del hogar. Son objetos estéticamente agradables que pueden incrementar el estado de paz que experimentemos en casa.

Estamos seguros de que también tú tienes carrillones de viento en casa. Son esos objetos que ponemos en las entradas de nuestros hogares, en el porche, en las ventanas, en las puertas… Nos encanta escuchar cómo la brisa los hace tintinear. El viento agita sus tubos de metal trayéndonos esos sonidos relajantes.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es su origen? ¿O cuál es su finalidad? Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de los carrillones de viento, armonizadores del hogar y portadores de buena suerte.

Carrillones de viento que armonizan el hogar

Los carrillones de viento son harmonizadores del hogar.

La mayoría de nosotros compramos los carrillones de viento porque nos resultan estéticos.

También nos gusta escuchar cómo el viento agita esos móviles de metal o madera con los que están elaborados. Ahora bien, pocas veces nos detenemos a preguntarnos cuál es su origen o qué culturas los han popularizado.

Puede que no te extrañe saber que fueron precisamente los indios Sioux los primeros en comercializarlos en mercados locales para el turismo. Para ellos, los carrillones de viento eran objetos mágicos que colocar alrededor de sus asentamientos para proteger al poblado de las malas energías. Cuando el viento los agitaba, el sonido producido por ese conjunto de piedras, metales y huesos, actuaba como barrera para alejar a los espíritus malvados.

Tradición y magia que no eran exclusivos del pueblo indígena americano. En Oriente, los llamados “móviles de viento” también disponen de una larga historia asociada a la protección del hogar. Es interesante saber, por ejemplo que, en China, hay auténticos lutieres de estos objetos. Es decir, personas especializadas en encontrar los mejores materiales para que el viento emita, al entrar en contacto con ellos, los más armónicos y relajantes sonidos. Un arte, una forma de vida enfocada a la creación de estos originales objetos que son más que simples “ornamentos”.

Los carillones más apreciados son los que disponen de doce tubos de metal con una cúpula de madera. Según explican estos lutieres orientales, los sonidos son semejantes a los de un arpa. Muy relajantes y armónicos.

Descubre: 7 tips para mejorar la armonía en casa

Los carrillones de viento y la corriente “Feng Shui”

Dentro de la corriente Feng Shui, los carrillones o móviles de viento son unos objetos capaces de armonizar y eliminar las energías negativas del hogar. En este caso resulta muy útil colocarlos en nuestras habitaciones, tal y como solemos hacer con los bonitos “atrapasueños”.

No hace falta que la brisa del viento los agite para traernos la buena suerte. 

En estos casos y según esta teoría, el hogar ya tiene en su interior sus propias “energías” y sus propios “vientos”. Así pues, no tienes más que colgarlos en tu salón, o en la habitación de los niños, para permitir que ellos mismos nos aporten esas buenas vibraciones, ese ambiente positivo.

Más curiosidades: Principios de la decoración japonesa para usar en tu hogar

Son, sin lugar a dudas, enfoques curiosos. No hace falta que los creamos o no. La verdad es que, dejando a un lado el tema “de las energías”, los carrillones de viento nos relajan. Su sonido suave actúa como un tranquilizador natural que viene muy bien escuchar de vez en cuando.

Al abrir una ventana y dejar que la brisa de la mañana agite sus pequeños colgantes, nos permitimos, durante unos segundos, entrar en contacto de nuevo con la naturaleza.

Los carrillones de viento son populares en varias culturas.

¿Y tú? ¿También tienes tu propio carrillón de viento? Recuerda que siempre puedes hacer uno tú misma con cristales, metales y cuerdas. ¡Es realmente fácil!