¿Carrera o familia? La pregunta de siempre

2 mayo, 2018
En la vida, todo se basa en elecciones. Pero muchas veces ponemos en contra dos opciones que bien podrían ser complementarias entre sí. ¿Carrera o familia? ¿Cómo se puede tomar una decisión adecuada?

Hasta hace unas décadas, las mujeres no debían elegir entre carrera o familia, ya que su ‘destino’ era el de casarse y tener hijos. Sin embargo, las cosas han cambiado mucho y en la actualidad, son muchas las que deben hacerse esa pregunta.

¿Podemos encontrar el equilibrio entre crecer como profesionales y disfrutar de la vida familiar? ¿Es posible no sacrificar una de las dos aristas? ¿Cómo las combinamos? En este artículo te lo contamos.

¿Por qué elegir carrera o familia?

Al parecer, las mujeres ‘no pueden tenerlo todo’ ya que siempre habrá algo a lo que se deje de lado o no se preste suficiente atención. Sin embargo, se trata de saber equilibrar la balanza y darle el lugar o tiempo que cada aspecto o relación se merece.

Una exitosa mujer de negocios abocada en su carrera no suele tener hijos, o bien si los tiene, los ve muy poco. Por el otro lado, si una esposa decide quedarse en casa para criar a los niños, los quehaceres domésticos no le permiten trabajar a tiempo completo.

¿Por qué debemos elegir? ¿No puede hacerse todo lo que queramos o deseamos? Al parecer, no en los tiempos actuales. El debate entre la vida familiar y (o) la carrera profesional surge desde los tiempos de la conocida ‘liberación femenina’ pero en los últimos años se ha incrementado.

Los estereotipos gobiernan nuestra vida. Se dice que una mujer para ser líder (dígase directora de una empresa o presidente de una nación) ha de mostrarse agresiva y que para ser una ama de casa ‘ejemplar’ tiene que ser dócil. ¡Pero esto no necesariamente es cierto!

Madre trabajando.

Las presiones sociales han cambiado bastante, pero siguen siendo similares a las de hace unos años. En décadas pasadas, se exigía a una mujer que se casase y tuviese hijos.

En la actualidad, deben dedicarse a sus estudios, tener un buen trabajo, casarse y tener hijos. ¡Aún más cosas que cumplir! Y por ello, se suele hacer una división entre carrera y familia, como si ambos aspectos no pudiesen complementarse.

¿Carrera o familia? La clave está en el balance

Existen diferentes técnicas que podemos tomar de las actuales ‘líderes’ para combinar la profesión con la vida familiar. Entre ellas, podemos destacar las siguientes:

1. Tener apoyo

Como primera medida, tener al lado a un verdadero compañero, es decir, a una pareja con la cual dividir las tareas del hogar y compartir la crianza de los niños. ¿Y si no se tiene esposo? Siempre se puede contar con alguien del círculo cercano, como por ejemplo la madre, la hermana o la mejor amiga.

2. Planificar

Otro consejo es tener una agenda bien organizada. Si queremos ser exitosas en nuestro trabajo y al mismo tiempo ver crecer a nuestros hijos, no podemos dejar nada librado al azar.

Levántate más temprano, trabaja cuando todos duermen y planifica al detalle los fines de semana. Ponte franjas horarias en las cuales te dedicarás solo a tu familia y conoce con anticipación las reuniones o citas con el pediatra para no faltar a ningún compromiso.

3. Buscar trabajos flexibles

Por otra parte, ¿quién dice que para ser exitosa en una carrera o profesión debemos trabajar en una oficina? En la actualidad existen muchas opciones del tipo ‘flexible’ en las cuales se puede tener un escritorio en casa, visitar clientes cuando los niños están en la escuela o hasta ir a una cafetería para una reunión o entrevista. Aprovecha la tecnología, conviértela en tu gran aliada.

Mujer trabajando.

Para evitar que la atención esté dividida, nuevamente deberás recurrir a la bendita agenda. Y avisar a todos tus familiares y amigos en qué momentos no se te puede molestar porque estás trabajando. Determinar un espacio específico para lo laboral en casa (por ejemplo una habitación) puede ser de gran ayuda también.

4. No querer siempre la excelencia

Esto no significa que debemos ser mediocres en lo que hacemos, sino en que muchas veces la búsqueda de la excelencia nos quita demasiado tiempo. Ser la madre perfecta o la ejecutiva modelo puedes dejarlo para las películas. Tú eres una mujer de carne y hueso, con sus defectos y sus virtudes.

Has de saber que la carrera femenina no debe estar representada por una línea recta ascendente, sino como una ‘Z’ de lado.

Es decir que primero se trabaja muy duro, se consigue el puesto deseado y se conquistan muchas metas. Luego se desciende un poco para dedicarse a los hijos y a la familia y después, cuando los niños crecen y no depende al 100% de su madre, se asciende otra vez.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea carrera o familia, ya que se pueden aunar las dos cosas. Quizás el ascenso no sea tan rápido como deseábamos, o tal vez no puedas asistir a algunos eventos de tus peques.

Pero sino balanceas las cosas, puede que te sientas frustrada e infeliz, pensando siempre en ‘aquello que te estás perdiendo’ y no en lo que estás logrando.

Te puede gustar