El revolucionario “casco” que puede curar la depresión mayor

Valeria Sabater 17 octubre, 2016
A través de impulsos electromagnéticos esta terapia mejora el estado de ánimo de los pacientes. Este invento revolucionario podría acabar con los casos de depresión, o mejorarlos en gran medida

El tratamiento de la depresión se ha abordado desde siempre de dos maneras muy concretas: los fármacos combinados con distintos enfoques psicoterapéuticos que, hasta el momento, han dado buenos resultados.

Sin embargo, son muchas las personas que no logran avanzar. Pacientes para los cuales las estrategias médicas existentes a día de hoy no han podido solucionar, por ejemplo, una depresión mayor.

Lo mismo ocurre con otro tipo de enfermedades mentales. El trastorno bipolar, el estrés postraumático o la esquizofrenia son cuadros clínicos muy complejos que implican, sin duda, muchos desafíos para la medicina y la psiquiatría.

Ahora bien, hace ya cuatro años que la Universidad de Carolina del Sur (Estados Unidos) propuso un nuevo enfoque para tratar diversas enfermedades mentales. Se trata de una técnica no invasiva basada en la estimulación magnética transcraneal.

Desde que en 2012 iniciara su recorrido en fase experimental hasta la actualidad se han visto ya resultados muy esperanzadores. Un avance que podría cambiar, sin duda, el enfoque para tratar la depresión.

A continuación, te hablamos en profundidad de esta terapia.

El “casco” que cura la depresión en unas pocas sesiones

Es muy posible que más de uno se sienta preocupado o alarmado. Cuando hablamos de estimulación magnética hay quien piensa de inmediato en la clásica terapia de electrochoque que empezó a aplicarse en 1930. Nada más lejos de la realidad.

Veámoslo con detalle.

Te recomendamos leer también “la amígdala, centinela de nuestro cerebro emocional”

Una terapia segura para las personas que no responden al tratamiento ordinario

Cerca de un 30% de personas diagnosticadas con depresión no responden a la terapia tradicional. La mayoría son pacientes afectados por una depresión mayor o profunda donde la tendencia suicida supone un riesgo evidente.

TMS-terapia

La terapia de estimulación magnética transcraneal no hace uso de ningún tipo de fármaco. No requiere hospitalización ni anestesia.

  • Asimismo, una de las ventajas más positivas es que con este “casco” no se desarrollan efectos secundarios sistémicos.

Es decir, no hay pérdida de memoria, no hay problemas de estómago, intestinales ni otros trastornos adversos que a menudo vienen de la mano de los tratamientos farmacológicos más fuertes.

  • Lo que hace este casco es estimular las regiones cerebrales responsables de varios tipos de enfermedades mentales, como es el caso de la depresión.
  • La terapia de estimulación magnética transcraneal ha sido aprobada por  la “Administración de Alimentos y Medicamentos” (FDA) de Estados Unidos.

No obstante, a día de hoy solo se busca aplicarlo en pacientes adultos que sufren de trastorno depresivo mayor y que, como decimos, no han experimentado mejoría con los tratamientos ordinarios.

Se espera que, en un futuro, pueda aplicarse a otros pacientes con depresión menos graves.

Lee también “parestesia o dolor en la rodilla: aspectos que debemos tener en cuenta”

Cómo funciona el casco para tratar la depresión mayor

Los psiquiatras y los neurólogos nos indican que es una terapia segura. Se trata de un dispositivo que contiene siete bobinas que envían un “impulso” electromagnético a diversos tejidos cerebrales.

Actúa en concreto en las áreas donde se desarrollan los diversos procesos psiquiátricos que requieren tratamiento.

casco-depresion

Estos impulsos electromagnéticos no se notan. Es decir, el paciente no va a percibir ninguna molestia.

En las horas posteriores a la terapia puede notar alguna náusea y dolor de cabeza, aunque desaparecen a las pocas horas.

  • Quienes han seguido esta terapia lo describen como “someterse a una resonancia magnética”.
  • El dispositivo imita los campos eléctricos del cerebro para proceder a la curación o al restablecimiento químico asociado a la depresión.
  • A su vez, estos impulsos electromagnéticos activan la formación de nuevos vasos sanguíneos capaces de segregar hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo.
  • Las sesiones son de 20 minutos cada día a lo largo de 4 o 6 semanas.
  • La persona se sienta cómodamente en una silla. Cuando acaba la sesión, el paciente puede irse a casa por su propio pie, sin ningún problema.

Limitaciones y esperanzas acerca del casco electromagnético

La terapia electromagnética transcraneal no es eficaz en el 100% de los casos. Al igual que ocurre con los tratamientos farmacológicos, no todo el mundo responde de igual modo.

Descubre también 7 estrategias que te permitirán dormir más rápido

  • No obstante, es una opción esperanzadora para cerca del 80% de personas afectadas por depresión mayor que, a día de hoy, viven en un túnel de impotencia al no poder ver mejoras con los fármacos y la terapia ordinaria.
  • Tanto los médicos como las propias familias se sienten igualmente esperanzados. Este nuevo enfoque consigue que los deseos suicidas desaparezcan.
  • Es más, muchos pacientes lo describen como si, de pronto, se desvaneciera “esa cortina de niebla” que hasta el momento había ofuscado sus vidas.

Se espera que en los próximos años se vean más mejoras, más avances para dar adecuada respuesta a todos los pacientes.

Asimismo, es interesante saber que también se está abordando su aplicación en otros problemas clínicos como pueden ser los siguientes:

  • Alzhéimer
  • Autismo
  • Trastorno bipolar
  • Dolor crónico
  • Párkinson
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Esquizofrenia
  • Rehabilitación del accidente cerebrovascular
  • Esclerosis múltiple
  • Dejar de fumar

 Estaremos pendientes de más informaciones sobre el tema.

 

Te puede gustar