Castaño de Indias, aliado contra las varices

Debemos evitar el consumo en crudo de las flores, corteza u hojas del castaño de Indias, ya que son venenosas. Se recomienda consumir los preparados de laboratorio.

El castaño de Indias se alza en los últimos años como una de las mejores ayudas para paliar el efecto de las varices y tratar el síndrome de las piernas cansadas. Y es que el problema de la insuficiencia venosa crónica afecta a gran parte de la población, es molesto, dificulta nuestra vida diaria y tiene un componente antiestético que siempre ha hecho de las varices una de las afecciones más incómodas y de más complejo tratamiento.

Afortunadamente existen ya muchos estudios que avalan la efectividad del Castaño de Indias como regulador venoconstritor y antiedemas, de ahí que se estén utilizando los componentes de sus semillas para tratar todas estas enfermedades asociadas, consiguiendo buenos resultados en los pacientes que han estado bajo observación y supervisión médica. Te lo enseñamos.

¿Qué es el Castaño de Indias?

El castaño de Indias es un árbol que tiene su origen en Asia, pero puede encontrarse en todo el mundo, de hecho estamos acostumbrados a verlos majestuosamente en nuestros parques.
Es sorprendente comprobar las grandes propiedades medicinales que tiene cada una de sus partes:

  • Sus hojas: son muy efectivas para tratar eczemas, dolores menstruales, hinchazón de tejidos blandos originados por fracturas o torceduras, e incluso el dolor en las articulaciones.
  • Su corteza es muy utilizada para tratar la malaria y la disentería, e incluso se están haciendo estudios para ver sus efectos en personas afectadas por lupus y úlceras de piel.
  • Sus semillas, es precisamente en este elemento del Castaño de Indias donde más investigaciones y estudios se han realizado. Existen miles de publicaciones científicas que avalan que su principal componente, la “escina”, reduce de manera significativa la inflamación y el dolor de las piernas, es un excelente medicamento “venótico” que favorece la circulación y previene la retención de líquidos. De hecho, la “Base europea de datos de medicamentos naturales” lo califica como “efectivo”, también el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (España), avala sus propiedades venoconstrictoras.

¿Cómo funciona el Castaño de Indias?

El Castaño de Indias contiene un componente en sus semillas, la “escina” que favorece que la sangre fluya con normalidad, consiguiendo también que no se produzcan edemas al promover la pérdida de líquidos mediante la orina. Es especialmente adecuada por tanto cuando sentimos ese conocido hinchazón en las venas de las piernas, la pesadez a la altura de las rodillas, o los inevitables calambres o rampas que tanto dolor nos causan.

La acción del Castaño de Indias actúa también potenciando la resistencia capilar, resolviendo edemas y reduciendo la inflamación, es muy adecuado también cuando tenemos esas típicas arañitas venosas en las piernas, o las temibles úlceras e incluso también se han investigado sus propiedades para aliviar el problema de las hemorroides.

¿Cómo tomar Castaño de Indias?

Castañas de Indias

Podemos encontrar el Castaño de Indias en tiendas naturales o herboristerías en forma de cápsulas, se trata de un extracto estandarizado de las propias semillas que se comercializa habitualmente en forma de pastillas, también en cremas, e incluso pomadas. La dosificación más adecuada son 400 mg diarios, que equivaldrían a dos cápsulas al día, a tomar antes del desayuno y antes de la cena, de ese modo por ejemplo podemos paliar los calambres musculares nocturnos.

¿Hay algún inconveniente si tomo Castaño de Indias?

Debemos advertirte algo importante: jamás tomes sus hojas, flores o cortezas en forma cruda, ya que son venenosas. Lo indicado es consumir los preparados medicinales que se realizan en laboratorio, donde aíslan todos sus componentes y sintetizan aquellos que nos son beneficiosos. También se ha de limitar el consumo de las cápsulas de Castaño de Indias en las siguientes personas:

Embarazadas, personas con diabetes (ya que puede disminuir el azúcar en sangre) y pacientes con problemas hepáticos, ya que existe un componente que puede no ser beneficioso para esta población.

Así pues, solo concluir diciendo que este árbol de origen asiático y tan común en nuestras vidas, encierra en la savia de sus cortezas, hojas y semillas, un beneficioso aliado para nuestra circulación, un tesoro natural que puede ayudar a muchas personas.

Categorías: CuriosidadesRemedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar