Causas del mal aliento

Edith Sánchez·
13 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
12 Noviembre, 2019
A menudo el mal aliento tiene que ver con una higiene oral inadecuada. Te presentamos algunas claves importantes para remediar este problema que tanto puede afectarte a ti y a los que te rodean...

Pocas situaciones resultan más incómodas y chocantes que percibir en uno mismo el mal aliento. Y ni hablar si tenemos cerca a alguien con este problema… En cualquiera de los casos, la halitosis puede afectar seriamente las relaciones interpersonales y la autoconfianza de una persona. Por eso, te proponemos conocer cuáles son las causas del mal aliento y cómo solucionarlo.

Los desencadenantes de este problema son, por lo general, de origen bucal. Un estudio publicado por Medifam establece que el 90 % de los casos de halitosis nacen en la cavidad bucal. A su vez, en muchos de esos casos el problema tiene que ver con la acumulación de placa bacteriana en la lengua.

Los demás casos están relacionados con las caries, los problemas periodontales, el tabaquismo, los alimentos consumidos y otras afecciones de la boca, nariz o garganta, según una publicación de Mayo Clinic.

En este último caso, hay enfermedades sistémicas que provocan halitosis. Por lo general, se trata de problemas respiratorios, digestivos, hepáticos y renales. A veces también influye el uso de ciertos medicamentos o algunos estados orgánicos.

Lo cierto es que la halitosis no siempre es detectada por quien la padece, pero suelen notarla los que se acercan a esa persona. No es un problema de salud como tal, pero sí causa inconvenientes sociales.

Por esa razón, es importante detectar las causas del mal aliento para darle un tratamiento adecuado a la situación. Veamos esto con mayor detalle.

Las causas del mal aliento

mal aliento

Antes de examinar puntualmente las causas del mal aliento, se debe señalar que la ciencia ha establecido una premisa. Como expresa una publicación del British Medical Journal de 2006, la halitosis se genera principalmente por la presencia de bacterias.

En la boca hay bacterias que se instalan en las zonas con poco oxígeno, como detrás de la lengua. Tales bacterias se alimentan de los restos de alimentos que quedan en la cavidad bucal, así como de las células muertas y de algunos elementos de la saliva.

En su actividad, estos microorganismos generan gases que son exhalados en el aliento. Todos estos son compuestos sulfúricos volátiles (CSV), que tienen olores agresivos.

Según la Asociación Dental Americana, la principal medida para deshacerse de esos olores es mantener una higiene oral adecuada, lo que abarca un lavado de dientes que incluya la lengua y los rincones más escondidos de la boca. Dicho esto, pasemos a ver las principales causas del mal aliento.

Dientes sucios y encías infectadas

La mayoría de la gente se cepilla los dientes muy superficialmente. Es importante aprender a realizar una higiene oral adecuada, que incluya la lengua y las zonas más apartadas de la boca.

No es necesario cepillarse con energía, sino con cuidado y frecuentemente. Las encías infectadas aparecen cuando no se emplea hilo dental durante el cepillado. Es necesario utilizar ese elemento para quitar los restos de comida que pasan desapercibidos. También es conveniente visitar al odontólogo al menos dos veces al año.

Lengua saburral

La lengua saburral es aquella que aparece cubierta por una capa de color blancuzco o amarillento. Una tesis presentada en la Universidad de las Américas detalla que se debe a que hay una acumulación de bacterias o de restos alimenticios como consecuencia de una limpieza bucal inadecuada. A veces, también es síntoma de enfermedades gastrointestinales.

Para prevenir este y otros problemas, la lengua debe limpiarse suavemente, con un cepillo de cerdas blandas, tratando de abarcar toda su superficie. Es bueno limpiarla en todo su contorno, aunque no es aconsejable ir muy atrás, ya que esto puede provocar arcadas.

Sequedad en la boca

causas del mal aliento

Es necesario que haya saliva en la boca para limpiar las bacterias que hay en los dientes, las encías y la lengua. Sin embargo, hay algunas circunstancias que llevan a que la boca se reseque; entonces, proliferan las bacterias y, con ellas, la halitosis.

Hay sequedad en la boca cuando no ingerimos alimentos regularmente y tenemos el estómago vacío. Por eso, lo más adecuado es no pasar mucho tiempo sin comer y tomar meriendas entre las comidas.

Así mismo, el estrés y la ansiedad pueden causar una reducción en la producción de saliva, según un estudio reciente publicado en una revista especializada en odontología.

Lee también: 4 consejos para evitar la sequedad en tu boca

Uso excesivo de enjuagues bucales

Existe un mito generalizado según el cual el uso frecuente de enjuagues bucales puede evitar el mal aliento, pero no es verdad. Si bien es cierto que el enjuague genera un buen aroma en la boca de forma inmediata, usarlo en exceso podría irritar la cavidad bucal. Lo más recomendable es enjuagarse con moderación.

Si se quiere tener una sensación de frescura, quizás sea mejor enjuagarse con un vaso de agua que lleve unas gotitas de menta. Los enjuagues con aceites esenciales también son efectivos, de acuerdo con un estudio que publicó la Revista Odontológica Mexicana.

Quizá te interese: 3 enjuagues naturales para aliviar el mal aliento

Otras causas del mal aliento que debes evitar

Como señalamos con anterioridad, hay varios otros factores que pueden ser causa del mal aliento. Por ejemplo, el tabaquismo es uno de ellos, y hay estudios que lo confirman. Un ejemplo es el que publicó Open Access Macedonian Journal of Medical Sciences.

Por otra parte, el uso de medicamentos y las infecciones de boca, nariz o garganta también pueden ser desencadenantes. En cualquiera de los casos mencionados, lo más recomendable es consultar con el médico para encontrar el origen del problema. De esta manera, se podrá indicar el tratamiento más conveniente.

  • Porter S R, Scully C. Oral malodour (halitosis) BMJ 2006; 333 :632 https://www.bmj.com/content/333/7569/632.short
  • Gholami, N., Hosseini Sabzvari, B., Razzaghi, A., & Salah, S. (2017). Effect of stress, anxiety and depression on unstimulated salivary flow rate and xerostomia. Journal of dental research, dental clinics, dental prospects, 11(4), 247–252. https://doi.org/10.15171/joddd.2017.043
  • García Román, Vanessa. 2017. Presencia de lengua saburral después de una profilaxis dental en pacientes de la Clínica de la Universidad de las Américas. Universidad de las Américas. http://dspace.udla.edu.ec/jspui/bitstream/33000/7211/1/UDLA-TOD-2017-62.pdf
  • Nazir, M. A., Al-Ansari, A., Abbasi, N., & Almas, K. (2019). Global Prevalence of Tobacco Use in Adolescents and Its Adverse Oral Health Consequences. Open access Macedonian journal of medical sciences, 7(21), 3659–3666. https://doi.org/10.3889/oamjms.2019.542
  • Jacinto ALF, Hernández GJC, Jiménez FMD, et al. Determinación a corto plazo de la efectividad y sustentabilidad de tres enjuagues bucales comerciales ante la halitosis. Rev Odont Mex. 2011;15(4):219-223.
  • Halitosis. Asociación Dental Americana. https://www.mouthhealthy.org/es-MX/az-topics/h/Halitosis
  • Mal aliento. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/bad-breath/symptoms-causes/syc-20350922