Causas frecuentes de los mareos y cómo prevenirlos

El mareo es una sensación por la cual la persona cree que va a desmayarse o perder el conocimiento. ¿Quieres saber cuáles son las causas frecuentes de los mareos y cómo poder prevenirlos?

Existen diferentes grados de mareos y están producidos por variadas causas. En la mayoría de las ocasiones, los síntomas desaparecen al poco tiempo y no suelen necesitar tratamientos. Es necesario tener cuidado cuando los mareos se producen con poca distancia entre sí, o si permanece la sensación durante más de una hora.

Hoy te explicamos algunas de las causas más frecuentes de los mareos y de qué manera podemos prevenirlos. ¡Toma nota!

Causas de los mareos: banales y graves

Dentro de los motivos por los que se producen los mareos, podemos diferenciar dos grandes grupos: los banales y los graves. El primer grupo está relacionado con la falta de sangre en el cerebro, debido a:

  • Disminución repentina de la presión arterial.
  • Deshidratación (no tener suficiente agua en el organismo) por vómitos, diarrea, fiebre, no beber líquidos por un largo período.
  • Levantarse muy rápido de la cama o de una silla (más frecuente en personas mayores).
  • Reducción de los niveles de azúcar en sangre (hipoglucemia, en pacientes con diabetes, mayormente).
  • Insolación y pasar largos períodos bajo el sol sin protección.
  • Resfriados y gripes o también alergias que no permiten consumir mucho líquido.
  • El movimiento en algún medio de transporte (barco, avión, automóvil).

El segundo grupo de causas de los mareos está compuesto por:

  • Problemas cardíacos, como puede ser un infarto.
  • Hemorragia interna.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Embolia.
  • Shock y caída brusca de la presión arterial.

En estos casos, además de estar embotado, el paciente sufre otros síntomas tales como taquicardia, dolor torácico, visión nublosa o pérdida del habla.

Ver también: https://mejorconsalud.com/como-evitar-los-mareos-en-un-viaje/

Remedios caseros para tratar los mareos

Siempre y cuando los mareos correspondan al primer grupo, existen algunos tratamientos caseros que pueden ayudar a revertir el cuadro. En el caso de deberse al segundo grupo, se debe ir al médico de inmediato.

1. Comer chocolate

En primer lugar porque tiene azúcar y puede elevar la glucosa en sangre. Por otra parte, el hecho de masticar algo dulce sirve para que el cerebro vuelva a recibir sangre. Un pedazo pequeño es suficiente.

2. Beber zumo de manzana

Zumo de manzana

Esta maravillosa fruta tiene muchas propiedades como, por ejemplo, quitarnos el mareo repentino. Si sientes que el piso se está moviendo, recuéstate y bebe media taza de zumo de manzana. También sirve para aumentar los niveles de azúcar en caso de personas diabéticas.

3. Una cucharada de menta con azúcar

Si tienes una planta de menta, corta algunas hojas y combina con azúcar. Come como si fuera una golosina. En 5 minutos, aproximadamente, ya no te sentirás más mareado.

4. Bebe un té con jengibre

infusion de jengibre

Este remedio casero está recomendado para personas que se marean cuando viajan. Solo tienes que preparar un té común y añadir media cucharadita de jengibre rallado. Una infusión será suficiente.

5. Tratamiento frío-calor

duelen las cervicales

Si el mareo está producido por un dolor o contractura en las cervicales, realiza un tratamiento de frío-calor en esa zona. Coloca primero unos cubos de hielo (siempre con un paño, o bolsa) y luego date una ducha caliente (también puedes colocar una bolsa de agua caliente en la nuca).

¿Te mareas cuando viajas? Presta atención a estos consejos

Una de las causas más frecuentes de mareos banales es el movimiento del transporte en el que nos encontramos. El 80% de los viajeros lo sufren y mucho tienen que ver en el cuadro el estrés, la ansiedad, los nervios, la falta de sueño y el jet lag.

Si te sueles marear cada vez que viajas y realmente lo pasas mal en el avión, el coche, el barco o el tren, ten en cuenta algunos consejos: Elige las zonas de menor movimiento de cada medio de transporte (la cubierta del barco, los asientos cercanos a las alas del avión, el asiento delantero del automóvil o el primer vagón del tren).

mareo

Al sentarte, inclina la cabeza hacia atrás para que apoye completamente en el asiento. Evita la lectura o cualquier actividad que requiera mantener la vista fija en un lugar como, por ejemplo, hacer crucigramas, escribir, etc.

Mantén tu eje de visión en un ángulo de 45 grados encima de la línea del horizonte. Si viajas en barco, puedes mirar las olas o cualquier objeto que esté en movimiento. Si viajas en crucero, trata de adquirir un camarote con una buena ventilación y lo más cercano posible a la cubierta, para poder salir a respirar aire fresco cuando sea necesario.

En el coche, evita la calefacción muy alta o estar demasiado abrigado, así como también los olores fuertes como el del tabaco (además, el humo del cigarrillo nos quita una buena parte del oxígeno que respiramos).

No consumas mucho alcohol o comas en demasía antes de viajar, porque eso aumenta la posibilidad de marearse. Tampoco subas a un medio de transporte con el estómago vacío, porque puede ocurrir lo mismo.

mareo3

Consume durante el trayecto pequeñas cantidades de líquidos (agua, infusiones o zumos naturales, nada de café, refrescos o bebidas alcohólicas).

Si el viaje es corto, trata de no comer nada hasta llegar a tu destino.

Descubre https://mejorconsalud.com/recetas-ideales-para-combatir-los-mareos/

Más consejos para evitar mareos

  • Evita los cambios de posición o de postura muy bruscos, ya que se desequilibran los líquidos de los canales internos del oído.
  • Si crees que vas a perder la consciencia, túmbate en el suelo para evitar el golpe en la caída.
  • Ten siempre un caramelo en el bolso o bolsillo para comer en cualquier momento que te baje el azúcar en sangre.
  • Siéntate en una silla y levanta las piernas mientras respiras lento y pausado

Esperamos que esta entrada te haya resultado útil. No olvides que lo más importante es acudir a un especialista en el caso de que los mareos fueran constantes.

  • Rogério dos Santos Alves; Alex Soares de Souza, et all. (2014). Mareos y Vértigo. Igarss 2014. https://doi.org/10.1007/s13398-014-0173-7.2.

  • Melian, C. (2016). Trastornos del equilibrio en el adulto mayor. Revista FASO Año 23. https://doi.org/10.1016/S1280-4703(07)70486-3.

  • Medline PLus. (2018). Mareo (Cinetosis).