Causas de la insuficiencia respiratoria

Andrea Flores 4 abril, 2018
Las causas de la insuficiencia respiratoria son muy variadas, diferenciando aquellas que dan lugar a una insuficiencia aguda de las causas que dan lugar a una insuficiencia crónica.

La insuficiencia respiratoria es una alteración que afecta a los pulmones, impidiendo realizar sus funciones normales. Así, los niveles de oxígeno (O2) en sangre disminuyen mientras que aumentan los de dióxido de carbono (CO2).

Por norma general el paciente comienza a sentirse cansado y con falta de aliento. También puede presentar una ligera sudoración y una coloración azulada en diversas zonas de la piel. Otros síntomas incluyen una presión arterial alta junto con un aumento de las pulsaciones por minuto (ppm).

Asimismo, podemos diferenciar dos tipos de insuficiencia respiratoria:

  • Aguda. El trastorno se desarrolla en un periodo corto de tiempo y de forma puntual. Los síntomas aparecen de forma espontánea y grave.
  • Crónica. En este caso, la enfermedad progresa de forma gradual y se presenta durante toda la vida del paciente.

Causas de la insuficiencia respiratoria

Los desencadenantes de este trastorno varían en función del subtipo de insuficiencia que presente el paciente:

Ver también: Primeros síntomas de insuficiencia respiratoria

Insuficiencia respiratoria aguda

asma 5

Puede aparecer si el sujeto posee alguno de los siguientes problemas:

  • Apnea del sueño. Durante esta complicación la persona deja de respirar por un periodo de tiempo variable mientras está durmiendo. Por norma general, el sobrepeso o la obesidad constituyen un factor de riesgo a tener en cuenta porque los pulmones soportan una carga de grasa añadida sobre ellos.
  • Bronquitis o inflamación de los bronquios. Los bronquios forman parte de las ramificaciones finales del aparato respiratorio y contienen a los bronquiolos y estos a los alvéolos.
  • Traumatismo o lesión que afecte de alguna manera a los pulmones o alguna región del aparato respiratorio.
  • Consumo excesivo de sustancias tóxicas como el alcohol, las drogas o el tabaco.
  • Alteraciones a nivel alveolar. Existen determinadas infecciones de origen vírico que pueden modificar la membrana de estos elementos.
  • Inhalación de líquidos y de ciertos cuerpos extraños que obstruyan los bronquios o los bronquiolos.
  • Otras enfermedades de carácter pulmonar.
  • Problemas cardiovasculares relacionadas con coágulos, embolias o insuficiencia del músculo cardíaco.

Insuficiencia respiratoria crónica

Síntomas y signos de enfisema

  • También se puede desarrollar a partir de un consumo (en gran cantidad) de tabaco. El consumo de alcohol y de otras sustancias tóxicas puede aumentar el riesgo de padecer esta patología.
  • Asimismo, el asma constituye otra causa de esta afección del aparato respiratorio.
  • La presencia de enfisema pulmonar, es decir, la destrucción de las paredes que conforman a los alvéolos.
  • Intervenciones quirúrgicas en las que se ha alterado el aparato respiratorio o se ha extirpado uno de los pulmones del paciente.
  • Alteraciones como la poliomielitis. En ella una infección de origen vírica es capaz de atacar a la médula espinal de un sujeto. Por tanto, se producen nuevos problemas a nivel del sistema nervioso. Por ejemplo, parálisis y atrofia de distintos músculos entre los que pueden encontrarse los que intervienen en el intercambio gaseoso.
  • Deformaciones que modifiquen de alguna manera las actividades del tórax o de la columna vertebral.
  • Por otra parte, puede producirse por enfermedades como la fibrosis pulmonar. En este caso, el tejido que forma a los pulmones empieza a deteriorarse y a cicatrizar. Esta modificación produce alteraciones en la normal respiración del sujeto.
  • Así, la tuberculosis, una infección originada por una clase de bacterias, puede derivar en este trastorno. Durante su desarrollo el paciente presenta diferentes síntomas como por ejemplo dificultades para respirar, cansancio, fiebre, sudoración, tos severa y expulsión de moco o sangre.

Te recomendamos leer: STERIMAR™ ¡Ayuda a respirar!

Tratamiento

Oxígeno

Finalmente, el tratamiento puede variar en función de la causa subyacente del problema en la alteración de los niveles de los gases.

Por una parte, en la insuficiencia respiratoria aguda se administra oxigenoterapia e incluso asistencia ventilatoria en los casos clínicos más graves.

Asimismo, en la insuficiencia respiratoria crónica se puede recomendar el uso de medicamentos junto con la aplicación de las técnicas médicas citadas.

También se puede llevar a cabo fisioterapia respiratoria (aumenta la expulsión de moco y sangre para liberar a los pulmones) y la traqueotomía en los casos más complicados. En ella se conecta la tráquea del paciente directamente con el medio externo para facilitar el flujo de aire en el aparato respiratorio.

Hay muchas causas de insuficiencia respiratoria, por ello el tratamiento del paciente siempre es personalizado y se pretende actuar sobre el proceso responsable de la enfermedad. De este modo, se consigue mejorar la sintomatología y la calidad de vida de manera eficaz.

Te puede gustar