Causas y remedios para el dolor de rodillas

Para reducir antes la hinchazón y calmar el dolor de rodillas podemos combinar los tratamientos tópicos con infusiones antiinflamatorias para que se complementen y acelerar el proceso de recuperación.

El sobrepeso, la falta de ejercicio o los esfuerzos pueden provocar dolor de rodillas. Esta compleja articulación donde se unen la rótula, el fémur y el peroné es proclive a muchos problemas.

En el siguiente artículo te contaremos cuáles son las causas y algunos remedios naturales para prevenir o tratar el dolor de rodillas

Aceite, sal y dolor de rodillas.

¿Por qué duelen las rodillas?

Los huesos de la rodilla están unidos por ligamentos y tendones. Además esta articulación cuenta con dos “colchones” llamados meniscos cuyo objetivo es proteger y reducir la fricción durante los movimientos de flexión y estiramiento.

Cabe destacar que la rodilla soporta mucho peso y mucha presión de nuestro cuerpo, ya que nos ayuda en diversas actividades cotidianas.

El dolor de rodillas puede estar causado por diversos factores. Entre ellos podemos mencionar:

Desinflamar el cuerpo

Remedios naturales para el dolor de rodillas

Una vez que conozcas la causa de tu dolor de rodillas, puedes realizar diversos ejercicios para disminuir las molestas y complementarlo con recetas caseras.

Sin embargo, es conveniente consultar al médico para que te recomiende algún otro tratamiento que considere oportuno.

A continuación, recomendamos una serie remedios que pueden contribuir a mitigar el dolor.

Aceite de oliva

Este producto, contiene químicos naturales que lo convierten en un gran antiinflamatorio capaz de tratar el dolor de rodillas. Además, estimula la circulción sanguínea y mejora las molestias casi al instante.

Preparación

  • Calentar un poco el aceite en un cazo y aplicar en la zona afectada con masajes circulares.
  • Te recomendamos que lo repitas dos veces al día.

Sales de Epsom

Estas sales contienen sulfato de magnesio y, además de aliviar el dolor de rodillas, pueden ser útiles para tratar de disminuir otro tipo de dolores.

Ingredientes

  • ½ taza de Sales de Epsom (125 g).
  • 2,5 litros de agua tibia.

Preparación

  • Pon el agua tibia en un recipiente grande y agrega las sales.
  • Después, remueve para que se disuelvan bien e introduce la rodilla en el líquido (si no te es posible, deberás llenar la tina).
  • Deja la rodilla en a tina durante al menos 20 minutos y repite el procedimiento hasta 4 veces al día con agua limpia y más sales.

Cúrcuma y jengibre

Ambas especias son antiinflamatorios naturales. Te ayudarán cuando te duelen las rodillas, pero también cualquier músculo o tendón.

En el caso de la cúrcuma, puede ayudar a reducir las enzimas que provocan hinchazón. El jengibre es usado por sus múltiples propiedades.

Ingredientes

  • 300 ml de agua.
  • ½ cucharada de jengibre en polvo o rallado (5 g).
  • ½ cucharada de cúrcuma molida (5 g).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Pon a hervir agua y, cuando rompa en ebullición, añade el jengibre y la cúrcuma.
  • Después reduce el fuego al mínimo y deja la mezcla reposar 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, cuela y añade la miel. Se recomienda beber antes de que se enfríe. Se puede tomar dos veces al día.
Cúrcuma y jengibre

Hierbas antiinflamatorias

Algunas plantas tienen la capacidad de deshinchar la zona y son una opción natural más que interesante para calmar el dolor de rodillas. Las más eficaces son: la manzanilla, la uña de gato, la albahaca y la garra del diablo.

Ingredientes

  • ¼ taza de la hierba elegida (62 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calienta el agua con la hierba que prefieras entre las mencionadas anteriormente
  • Cuando llegue a ebullición, deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Después, filtra y endulza el remedio con miel a tu gusto. ¡Bébelo caliente antes de que se entibie!

Mezcla de aceites

Entre los mejores aceites esenciales para el dolor de rodillas encontramos el eucalipto y la menta. Sus propiedades analgésicas alivian y dan una sensación refrescante que puede ayudar a reducir el malestar en cuestión.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo hacer aceites caseros para masajes

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de menta (15 g)
  • 1 cucharada de aceite de eucalipto (15 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (puede ser de almendras o de semillas de uva) (32 g)

Preparación

  • En un recipiente de vidrio con tapa hermética, mezcla los aceites de menta y de eucalipto.
  • Después añade el aceite de oliva (o el elegido), tapa y agita bien.
  • Cuando esté terminado es importante que lo guardes en un lugar oscuro y fresco para que no se estropee.
  • Utiliza un par de gotas de este remedio cada vez que te duela alguna articulación, notarás su eficaz resultado.