Causas y tratamientos de los quistes cutáneos

05 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Karina Valeria Atchian
Los quistes cutáneos suelen ser inofensivos en la mayoría de los casos. Incluso, desaparecen sin necesidad de un tratamiento específico. ¿Cómo se clasifican? ¿Cuáles son sus características? Aquí lo detallamos.
 

No es infrecuente observar en la piel protuberancias o bultos, en algún momento de la vida. Muchos de estos corresponden a quistes cutáneos y, por lo general, los pacientes consultan para determinar si son anormales o si suponen algún peligro.

Lo cierto de todo es que estas formaciones suelen ser benignas en la mayoría de los casos y no acarrean complicaciones. Incluso, como lo detalla un artículo publicado en National Health Service (NHS), muchos desaparecen sin tratamiento. ¿Cuáles son su causas?

¿Qué son los quistes cutáneos?

Los quistes cutáneos son abultamientos en forma de cúpula, llenos de líquido, aire u otra materia, que se encuentran justo debajo de la piel. Hay diferentes tipos, pero a menudo son benignos o no cancerosos.

Habrá situaciones en las que resulte difícil saber a simple vista si un bulto es un quiste u otra cosa que pueda necesitar tratamiento. Es posible que se necesiten pruebas, como una tomografía computarizada, una ecografía o una biopsia histopatológica, para confirmar el diagnóstico. 

 

Por lo anterior, ante la presencia de cualquier protuberancia, es conveniente acudir al médico de cabecera para realizar los exámenes correspondientes. Una vez hecho esto, será el profesional quien determine si es necesario adoptar medidas para eliminarlo.

Como pasa con otros tipos de quistes en el cuerpo, los cutáneos varían en tamaño, desde unos pocos milímetros hasta unos cuantos centímetros. Crecen con lentitud, no duelen, pero pueden volverse sensibles y dolorosos si se infectan. De ser así, también cambia su coloración y se observa una superficie rojiza y caliente, o blanco amarillenta.

¿Qué son los quistes cutáneos? 
En la mayoría de los casos, los quistes cutáneos son benignos y mejoran sin necesidad de tratamiento.

Te puede interesar: Tumores benignos en la piel: ¿cómo se manifiestan?

Tipos de quistes cutáneos más frecuentes y tratamiento

Tal y como lo detalla una publicación en European Journal of Radiology Open, se han definido varios tipos de quistes cutáneos cuyo contenido de material fluido o semisólido hace que sobresalgan en la piel. Los mismos, a su vez, tienen varias características y posibles causas.

 

Milium o milia

Este tipo de quistes son diminutos y se presentan como pápulas blancas duras, de 1 a 2 milímetros, ubicadas por lo general en cara. Puede ocurrir a cualquier edad, incluso en recién nacidos. Su tratamiento se hace por razones estéticas, con retinoides tópicos o mediante un procedimiento quirúrgico. Son de carácter benigno.

Quistes epidermoides

A veces mal llamados quistes sebáceos, son los quistes cutáneos más comunes de observar. Se presentan en cualquier parte del cuerpo, pero se observan con más frecuencia en la cara, la base de orejas, el tronco o los genitales. 

Tienen forma de nódulos del color de la piel; además, su tamaño puede ser de varios milímetros a varios centímetros. También tienden a inflamarse, enrojecer y doler si se infectan o se rompen. Algunos de estos quistes pueden ser fluctuantes.

Para un adecuado diagnóstico es preciso un examen histológico. Aunque mejoran sin tratamiento, es posible eliminarlos con mayor rapidez a través de una inyección de corticoide local o cirugía.

 
Quistes epidermoides
Los quistes epidermoides desaparecen por sí solos en la mayoría de los casos. Sin embargo, se puede acelerar su eliminación con un tratamiento.

Quistes tricolémicos

Son nódulos subcutáneos (más profundos), firmes y de crecimiento lento. Se localizan con mayor frecuencia en el cuero cabelludo. Algunas veces, se observa antecedentes hereditarios. Se realizará examen histológico para su diagnóstico certero y, posteriormente, se tratan a través de incisión quirúrgica.

Quistes pilosos

Ocurren en niños y adultos jóvenes. Se caracterizan por una aparición repentina de pápulas foliculares pequeñas en forma de cúpula, por lo general, en el tronco. Su evolución es lenta, puede retroceder de manera espontánea. En caso de requerir tratamiento, será de tipo quirúrgico, o bien, con laser de dióxido de carbono o retinoides tópicos.

Esteatocistoma múltiple

La esteatocistoma múltiple es poco común. Se caracteriza por quistes múltiples que contienen sebo y miden desde 2 milímetros de diámetro hasta 3 centímetros o más. Pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo, pero muestran una predilección por el tórax.

 

El tratamiento suele ser difícil debido a la gran cantidad de lesiones. Las opciones incluyen tratamiento quirúrgico y terapia con láser de dióxido de carbono.

Lee también: Quistes en las rodillas: causas y tratamiento natural

¿Por qué se forman los quistes?

Cualquier persona puede desarrollar un quiste en la piel, no son contagiosos y suelen ser inofensivos. Se forman a partir de la capa cutánea más externa, llamada epidermis, o del epitelio de un folículo piloso.

Los quistes pequeños que no causan ningún problema, pueden dejarse a su evolución. Incluso, algunos desaparecen sin tratamiento. Si está infectado, hay riesgo de propagar la infección y requerirá tratamiento antibiótico. Por ello, se sugiere consultar al médico de cabecera.

En caso de tratarlos con un procedimiento quirúrgico, hay que considerar que este procedimiento puede dejar una cicatriz; además, es posible que vuelvan a crecer.

Si bien su diagnóstico diferencial se hará sobre todo por la localización, evolución y la historia del paciente, muchas veces será necesario hacer biopsia con estudio histológico, a fin de realizar un diagnóstico inequívoco. Ante la presencia de dolor, crecimiento rápido o cambio de coloración, será necesaria su evaluación.

 

  • Zito PM, Scharf R. Cyst, Epidermoid (Sebaceous Cyst) [Updated 2020 Apr 29]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499974/
  • Golstein Beth and cols, Overview of benign lesions of the skin, retrieved on 02 July 2020, Evidence-based Clinical Decision Support- UpToDate.https://www.uptodate.com/contents/overview-of-benign-lesions-of-the-skin?search=cyst&source=search_result&selectedTitle=1~150&usage_type=default&display_rank=1
  • Zuber TJ, Minimal excision technique for epidermoid (sebaceous) cysts, American Family Physician. 2002 Apr;65(7):1409-12, 1417-8, 1420.
  • Sempowski IP. Sebaceous cysts. Ten tips for easier excision. Can Fam Physician. 2006;52(3):315-317.
  • Connelly T, Eruptive milia and rapid response to topical tretinoin, Arch Dermatol. 2008 Jun;144(6):816-7.
  • Seidenari S and cols, Hereditary trichilemmal cysts: a proposal for the assessment of diagnostic clinical criteria, Clin Genet. 2013 Jul;84(1):65-9. Epub 2012 Nov 8.
  • Apollos JR, Ekatah GE, Ng GS, McFadyen AK, Whitelaw SC. Routine histological examination of epidermoid cysts; to send or not to send?. Ann Med Surg (Lond). 2016;13:24-28. Published 2016 Dec 19. doi:10.1016/j.amsu.2016.12.047
  • Sentamilselvi G, Janaki C, Murugusundram S. Trichomycoses. Int J Trichology. 2009;1(2):100-107. doi:10.4103/0974-7753.58552