Edemas: causas y remedios

Las causas que originan los edemas son muy diversas. Destacan los trastornos hormonales, como los ocurridos durante el embarazo, la menopausia o la menstruación. Así mismo, puede estar relacionado con determinadas enfermedades.

Los edemas, o tobillos o pies hinchados constituyen un problema habitual entre la población, originados, entre otras causas, por el estilo de vida actual. Este, esta basado en mantener una vida sedentaria, el desarrollo de obesidad en las personas, o el estrés.

La hinchazón indolora de los pies, o los tobillos, es un problema común, que, además, suele darse principalmente entre personas mayores.

Las causas que lo originan son muy diversas. Destacan los trastornos hormonales, como los ocurridos durante el embarazo, la menopausia o la menstruación. Así mismo, problemas de circulación venosa o enfermedades más importantes como son las cardíacas, hepáticas o renales también pueden estar relacionados.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la base del problema suele ser la mala circulación, que hace que se acumule líquido en las extremidades inferiores si se está mucho tiempo de pie o sentado. Esta acumulación anormal de líquidos en los tobillos, pies, o piernas, más la hinchazón, se conoce como edema. 

Igualmente, cabe mencionar que es especialmente habitual durante el embarazo. Esto se debe al aumento de líquido, provocado por una respuesta hormonal de nuestro organismo a las necesidades surgidas por el estado.

Es importante acudir a un experto en el caso de padecer determinados síntomas, o si el problema se agrava. De esta forma, se podrá obtener un diagnóstico acertado que permita un cuidado adecuado del organismo.

Edema o retención de líquidos

Causas por las que se originan los edemas

La hinchazón indolora puede afectar a una única pierna o ambas. En determinadas ocasiones, puede incluir incluso las pantorrillas o los muslos, aunque habitualmente afecta a pies y tobillos. Esto se debe al efecto de la gravedad, que hace que la hinchazón sea más notoria en la parte baja del cuerpo.

Las causas más comunes por las que se suele originar este problema son las siguientes:

  • La persona es de edad avanzada. Como hemos mencionado anteriormente, los mayores suelen ser los más afectados.
  • El sobrepeso suele ser una causa común.
  • Si la persona tiene venas en las piernas que no pueden bombear sangre apropiadamente de nuevo al corazón.
  • Los pacientes con coágulos en la pierna suelen presentar este problema con mayor facilidad.
dolor en los pies

Así mismo, la mayoría de mujeres suelen presentar algo de hinchazón durante el embarazo. Cuando los síntomas son muy graves, puede ser un signo de preeclampsia. Esto es, una afección seria que incluye hipertensión arterial e inflamación. Por ello es muy importante acudir regularmente a un especialista que controle los síntomas.

Cabe mencionar el hecho de que determinadas lesiones o cirugías que involucren la pierna, así como el tobillo o el pie, también pueden causar hinchazón. Del mismo modo, los edemas a veces aparecen después de operaciones relacionadas con la pelvis.

Los viajes largos en distintos medios de transporte como son los automóviles, autobuses o aviones, al igual que permanecer de pie mucho tiempo, con frecuencia llevan a la aparición de edemas en los pies y tobillos. Sobre todo en el caso de personas que son propensas, como hemos mencionado anteriormente.

Tal vez te interese: ¿Cómo aliviar el dolor de piernas en el embarazo? 5 consejos

Recomendaciones para disminuir los edemas

En primer lugar, se recomienda caminar a diario. Esto es  porque al caminar, se activa la circulación, lo cual es muy beneficioso para tratar los edemas. Así mismo, si el organismo lo permite y el especialista lo recomienda, es bueno realizar ejercicio físico moderado, como la natación o montar bicicleta.

Además, existen determinadas actividades sencillas que pueden realizarse mientras se está en casa. Por ejemplo, para activar la circulación se pueden realizar ejercicios con una pelota de tenis. Se debe colocar la pelota en el suelo y después moverla con la planta de los pies.

Pies hinchados por la retención de líquidos.

Independientemente, es importante seguir una dieta saludable, con gran aporte de alimentos frescos y baja en sal. Así mismo, si el problema es el sobrepeso, lo más recomendable en primer lugar es adelgazar.

Los baños de pies con agua caliente y sal son muy efectivos, así como los masajes con aceites esenciales o con aceite de oliva. Finalmente, al final del día, es recomendable reposar con los pies en alto, por encima del corazón, durante unos 20 minutos aproximadamente.

Por último, el calzado en muchos casos es fundamental. Se recomienda usar uno que sea holgado, de forma que no apriete en exceso los pies. También, usar medias compresivas  suele producir alivio.