Causas y remedios para los problemas de la piel

Elena Martínez 22 diciembre, 2014

Hay pocas personas que tengan una piel perfecta. Lo más habitual es que unas u otras sufran eczemas, psoriasis, acné, manchas, espinillas, piel delicada, sequedad, etc.

En este artículo te explicamos cuáles son los motivos más habituales que causan los problemas de piel, así como los remedios caseros, sencillos y naturales para combatirlas de manera eficaz y sin efectos secundarios.

Causas habituales

Hay múltiples causas que originan todo tipo de problemas de piel. Te las enumeramos para que puedas descubrir cuál es la tuya:

  • Consumo excesivo de azúcares, grasas perjudiciales (fritos, embutidos, etc.) y harinas refinadas
  • Falta de consumo de frutas y verduras crudas, aceites vegetales de calidad y alimentos integrales
  • Intolerancia a los alimentos con gluten o lactosa
  • Sistema digestivo débil y/o estreñimiento
  • Beber poca agua
  • Desarreglos hormonales
  • Climas extremos
  • Contaminación
  • Cuestiones genéticas

Avena para pieles delicadas

Quienes tienen pieles delicadas que se enrojecen o se irritan con facilidad deben llevar unos cuidados más estrictos. Evitar jabones y productos convencionales que alteren el pH natural del a piel y protegerla de los climas extremos (sol, sequedad, etc.).

Un buen remedio para tratar este tipo de pieles consiste en usar la avena, un cereal rico en vitaminas y minerales que aportará suavidad y protección a nuestra piel.

Herviremos dos cucharadas soperas de copos de avena en un vaso de agua durante 10 minutos. Dejaremos reposar y lo batiremos hasta conseguir una crema, la cual aplicaremos en nuestra cara a modo de mascarilla. La dejaremos actuar 15 minutos y nos lavaremos bien la cara.
avena MGFLady Disdain

Agua de mar para los eczemas

Las pieles con eczemas, incluyendo la psoriasis, pueden encontrar una gran mejora en el uso del agua de mar como tónico. Mezclaremos una parte de agua de mar con dos de agua natural e introduciremos la mezcla en un envase con espray, el cual pulverizaremos directamente sobre nuestra piel.

El agua de mar desinfecta y regula el pH natural de nuestra piel, además de aportarle una gran cantidad de minerales. No lo recomendamos en pieles muy secas.

Aceites para la sequedad

La sequedad de la piel, tanto del cutis como del cuerpo entero, se combate mediante los aceites vegetales de primera presión en frío, los cuales deberemos consumir y aplicar directamente cada día.

Recomendamos especialmente el aceite de lino, el aceite de oliva, el aceite de coco, el aceite de rosa mosqueta o el aceite de jojoba. Podemos probarlos e irlos combinando, para descubrir cuál es el más adecuado para nuestra piel.

Exfoliaciones contra las impurezas

Las impurezas (acné, forúnculos, espinillas) son el medio que tiene nuestra piel para expulsar sustancias tóxicas, por lo que según como lo veamos son una respuesta positiva y saludable de nuestro cuerpo. Por lo tanto, en vez de bloquearlas con cremas químicas o antibióticos lo que haremos será ayudar a eliminarlas mediante las exfoliaciones, las cuales podemos realizar una vez por semana.

Usaremos preferiblemente alimentos naturales como el bicarbonato de sodio, la sal o el azúcar. En este artículo explicamos cómo hacerlo paso a paso.

También podemos realizar mascarillas de arcilla una vez a la semana.
peeling debcil

Maca para regular las hormonas

Si la causa de nuestros problemas de piel es posiblemente un desarreglo hormonal, los cuales son muy habituales en la adolescencia o en la menopausia, recomendamos un tratamiento interno a base de maca, una raíz andina que nos ayuda a regular las hormonas naturalmente, influyendo además directamente en nuestra piel.

Tomaremos un tercio de cucharadita de maca en polvo cada mañana, mezclada con agua, zumo o leche, teniendo en cuenta que también aporta mucha energía y vitalidad, por lo que las personas demasiado nerviosas o estresadas deberán controlar la dosis que toman para que no las altere demasiado.

Limón y fresa para las manchas

Finalmente, las manchas en la piel, que suelen aparecen por desarreglos internos o por un exceso de exposición al sol, las podremos tratar naturalmente si nos aplicamos diariamente un poco de limón o bien fresas frescas machacadas. Los dos alimentos funcionan eficazmente pero deberemos ser constantes y no esperar resultados inmediatos.

Para que sea más práctico podemos mezclar los dos ingredientes y congelarlos en una cubitera, para ir sacándolos a trocitos y usarlos diariamente.
Imágenes por cortesía de MGFLady Disdain, debcil y WildBeauty

Te puede gustar