Cefalea en racimos: el intenso dolor que detiene nuestras vidas

Valeria Sabater 16 septiembre, 2016
En caso de padecer cefalea en racimos en fundamental que aprendamos a identificar sus posibles desencadenantes para evitarlos y así reducir su incidencia

La cefalea en racimos o en brotes afecta al 1% de la población, en especial a hombres. Mientras las mujeres sufren más los episodios de migrañas, este tipo de cefalea es más común en el sexo masculino.

Es un dolor intenso e invalidante, tanto que popularmente se le conoce también como “la cefalea suicida”. Los ataques pueden durar entre 15 y 180 minutos y aparecer varias veces al día.

Estamos ante una dolencia compleja, no tan conocida como las migrañas pero igual de paralizante.

Cabe decir, eso sí, que hay diversas terapias y tratamientos para la cefalea en racimos, aunque no a todos los pacientes les sirven los mismos enfoques médicos.

Esta enfermedad se asocia a pequeñas alteraciones en el hipotálamo y a los ritmos circadianos. Dependiendo de nuestros estilos de vida, nivel de estrés y horarios que llevemos los sufriremos con mayor o menor intensidad.

Para conseguir una mejor calidad de vida, se trataría simplemente de ir probando distintos enfoques terapéuticos para encontrar aquel que más se ajuste a nuestras características personales.

No obstante, para vencer al enemigo, lo primero es saberlo todo de él. A continuación te lo explicamos.

Qué es la cefalea en racimos

La cefalea en racimos no es muy frecuente. No obstante, y a pesar de que la sufran 1 de cada 1000 personas, se la considera como una de las más dolorosas y limitantes.

  • Aparece por primera vez a edades muy tempranas: en la adolescencia o primera juventud.
  • Suele desaparecer por sí sola sobre los 60 o 70 años.
  • Se relaciona con pequeñas disfunciones en el hipotálamo.
  • En ocasiones, la ingesta de alimentos excitantes, el alcohol y el consumo de tabaco incrementan los ataques y la intensidad del dolor.

Descubre 9 alimentos que alivian el cansancio y el dolor de cabeza

¿Qué síntomas presenta?

Es un tipo de dolor que viene y va, es terriblemente intenso y puede llevarnos incluso a perder la consciencia.

  • Afecta siempre al mismo lado de la cabeza y es común que el dolor se concentre en un ojo e incluso que este se inflame.
cefalea en racimos

  • Puede aparecer secreción nasal en ese mismo lado del rostro e incluso hinchazón del párpado. Todo ello configura lo que se conoce como síntomas óculo-faciales.
  • Los médicos nos indican algo importante: puesto que el dolor se localiza en la región orbitaria, hay que descartar enfermedades del ojo o algún problema cerebral.
  • Será un resonancia magnética la que nos ayude a identificar si hay otras enfermedades y nos confirme la cefalea en racimos.
  • Además de inflamación ocular, se sufre rinorrea, congestión facial, fotofobia o fonofobia, náuseas e incluso desmayos dada la intensidad del dolor.

¿Cómo se puede tratar?

Los neurólogos nos señalan que hay que afrontar la cefalea en racimos de dos modos: aliviando los síntomas y estableciendo una prevención para que no vuelvan a aparecer.

Cómo aliviar los síntomas

  • Cuando el dolor es de gran intensidad se recomienda que el paciente vaya a urgencias para recibir oxígeno. El alivio suele ser inmediato.
  • Asimismo, los fármacos también son imprescindibles. Generalmente se usan los mismos que en las crisis de migraña.
  • Siempre nuestro médico quien nos ofrezca la medicación más adecuada. En caso de tener problemas cardíacos o circulatorios siempre pediremos consejo antes de tomar un fármaco.

Tratamientos preventivos para la cefalea en racimos

Los neurólogos suelen establecer un tratamiento preventivo a base de corticoides o incluso mediante el carbonato de litio.

No obstante, y una vez más, recordar que serán los médicos quienes elijan la mejor opción de acuerdo a nuestras características.

Dejar-de-fumar

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los fármacos no garantizarán en absoluto la desaparición de la cefalea en racimos. Puede calmarse durante un año para, más tarde, volver con la misma intensidad.

De ahí que lo más adecuado sea probar distintos enfoques y mantener unos hábitos de vida saludables.

Recuerda estos sencillos consejos:

  • Si eres fumador es momento de plantearte abandonar este hábito. Ganarás en bienestar y en salud.
  • Evita las bebidas alcohólicas.
  • Reduce en consumo de bebidas excitantes con cafeína.
  • Asimismo, cuida al máximo tu alimentación restringiendo todo lo posible las grasas saturadas, las harinas blancas, el azúcar, la sal…
  • Lleva una vida donde controles tus focos de estrés.
  • Evita el sedentarismo.
  • Mantén hábitos de vida rutinarios: come y acuéstate a la misma hora, duerme ocho horas diarias…

Descubre cómo detener las  migrañas de forma inmediata

Para concluir, a pesar de que no hay un tratamiento efectivo que haga desaparecer la cefalea en racimos, podemos reducir su incidencia si cuidamos de nuestros hábitos cotidianos.

Recuerda siempre pedir consejo a los profesionales.

 

Te puede gustar