Cefaleas asociadas al estómago, causas y remedios

Valeria Sabater 24 noviembre, 2014
Cuando el dolor de cabeza está asociado al estómago se traduce en náuseas y pérdida de apetito. Solo tenemos ganas de descansar.

El dolor de cabeza está asociado a muchos factores: estrés, síndrome premenstrual, mala nutrición… Pero hay casos en que estas cefaleas tienen que ver con la salud de algunos de nuestros órganos, siendo el estómago uno de ellos. Te explicamos las causas y los remedios a seguir.

Relación entre el estómago y nuestras cefaleas

Seguro que has tenido algún día de esos en que a medio día o llegada la tarde, notas un dolor de cabeza muy molesto, como si tuvieras un casco muy apretado en la cabeza, ahí donde sientes malestar estomacal, mareos e incluso una extraña sequedad de boca. Son esos días en que incluso, podemos sufrir náuseas. Bien, en primer lugar hemos de saber diferenciar una migraña de una cefalea.

  • La migraña suele tener orígenes genéticos y está a su vez relacionado con determinados alimentos que pueden actuar como detonantes, normalmente se centra en un lado de la cabeza, nos molesta la luz y podemos sufrir mareos y vómitos. Suele durar varios días y encontramos alivio si estamos en un lugar a oscuras y en tranquilidad.
  • Las cefaleas, por su parte, afectan a ambos lados de la cabeza y en la nuca. Pueden tener su origen en la tensión y el estrés y también en padecer algún problema en el hígado, los riñones o el estómago. Es por ello que en este artículo queremos centrarnos principalmente en las cefaleas asociadas al estómago. La principal causa por la que este órgano nos puede ocasionar un dolor de cabeza es por un dato que hemos de tener en cuenta: se suele asociar al estómago como un segundo cerebro de nuestro cuerpo. Tiene que ver con nuestra vida emocional y con nuestra alimentación. Ten en cuenta que si durante un día te alimentas mal, o consumes demasiados alimentos ácidos podemos enfermarlo, inflamarlo y todo ello provocará que esa debilidad y ese desequilibrio acabe afectando, a su vez, a nuestros nervios craneales originando un elevado dolor. De igual manera, una mala alimentación en un día puntual se traduce en escasez de nutrientes, y de ahí el dolor de cabeza.

Síntomas de una cefalea asociada al estómago

Estomago

  • Este tipo de cefalea puede aparecer sobre todo a media mañana o por la tarde.
  • Se suele notar un cansancio bastante agudizado, incluso con dolor de espalda.
  • Se suelen notar náuseas y un dolor en el estómago característico. Perdemos el hambre y sólo tenemos ganas de descansar.
  • El dolor de cabeza se centra en ambas sienes y en la nuca. Es como llevar “un casco invisible” muy ajustado en la cabeza.
  • Está asociado sobre todo en esos días en que nos alimentamos mal y pasamos una jornada con muchas prisas y estrés.

Pautas para prevenir cefaleas asociadas al estómago

licuado_manzana_verde

1. Desayuno: licuado de avena, nueces y manzana

Una forma sencilla de empezar el día con buenos nutrientes, energía y con un remedio que va cuidar perfectamente de tu salud estomacal. Con esta sana bebida a base de avena y manzana vas a conseguir no sólo obtener ricos minerales y vitaminas, sino que además lograrás depurar, desinflamar, proteger, limpiar tu sangre, reducir el colesterol, saciarte adecuadamente hasta la hora del almuerzo y cuidar de tu corazón y cerebro. No olvides incluir unas tres nueces, y la manzana, mejor que sea verde, ya que son las más saludables. Un desayuno estupendo que no te puede faltar.

2. Los beneficios de una banana al día

¿Te entra hambre a medio día? Lo mejor es una banana. Uno de los mejores remedios para proteger el estómago, prevenir úlceras y cuidar de las mucosas estomacales e intestinales. Además de disponer de importantes nutrientes capaces de darnos grandes energías para nuestras mañanas, pero para que estos beneficios sean especialmente buenos para nuestro estómago recuerda que lo mejor es que sean bananas -no plátanos- y mejor que estén más bien verdes.

3. Dietas para almuerzos y cenas

Ideales las verduras hervidas, ahí donde no falten las zanahorias, los calabacines, las alcahofas… muy adecuado también el arroz hervido con un poquito de aceite de oliva. Este tipo de comidas cuidarán de tu estómago y sería ideal que siguieras estas dietas siempre que tengas por delante una jornada complicada, donde notes que tengas mucho estrés y ansiedad. Lo esencial es que comas cosas que no puedan hacerte daño, que te protejan y que cuiden de tu estómago impidiendo que éste actúe como detonante de la cefalea.

4. Los beneficios de la bebida de arroz

Ideal como tentempié de media tarde. Si llegas a casa cansada y con dolor de estómago, sin ganas de tomar nada, lo último que tienes que hacer es tomarte un analgésico con el estómago vacío. Puede sentarte mal, puedes correr el riesgo de tener una náusea y devolver. Así que lo mejor es nutrir tu cuerpo un poco, y nada mejor que con vaso templado (ni frío ni caliente) de la bebida de arroz. Es ideal.

5. Cuidado con los analgésicos ¿Empezamos con una infusión de jengibre?

Si llegas a casa con cefalea y te duele estómago, hazte una deliciosa infusión de jengibre. Como te hemos dicho antes, si recurrimos de inmediato al analgésico, en esta clase de cefaleas siempre es mejor empezar con los remedios naturales. Lo primero que deberemos hacer es proteger el estómago, desinflamar y aliviar. Después nutrirnos y por último relajarnos. Con estas tres pautas es posible que al cabo de una hora este dolor de cabeza desaparezca. Si no es así y ves que es recurrente, deberemos acudir al médico. Pero como decimos, al llegar a casa sería adecuado o bien toma ese vaso de agua de arroz o una infusión de jengibre. Sabes que esta planta medicinal tiene casi las mismas acciones que un calmante, alivia el dolor y protege el estómago.

6. Pautas alimenticias y emocionales

Como te hemos comentado antes, estas cefaleas tienen como disparadores una mala alimentación y un día de mucho estrés. Así pues, evita nutrirte de forma errónea, con harinas refinadas, dulces, bollerías, comidas industriales altas en grasas… Recuerda mantenerte hidratada, y mantener un equilibrio alimenticio en esos días que, por las razones que sean, te ves obligada a ir más rápido y a tener más estrés. Eleva tu consumo de fruta y, sobre todo, gestiona adecuadamente tus emociones.

Te puede gustar