Cefepima: qué es y cómo actúa

La cefepima es una cefalosporina útil frente a un gran número de infecciones bacterianas. Su uso es generalmente intrahospitalario.

La cefepima es un antibiótico β-lactámico perteneciente a la familia de las cefalosporinas de cuarta generación. Bactericida, su capacidad antimicrobiana viene determinada por la inhibición de la síntesis de la pared bacteriana, lo que ocasiona la destrucción del microorganismo.

¿Qué entendemos por antibióticos β-lactámicos?

Dentro de esta categoría se engloban dos familias de medicamentos ampliamente conocidas como son las penicilinas y las cefalosporinas.

Penicilinas

Penicilinas

A menudo asociadas a otros fármacos, las penicilinas son los antibióticos más utilizados desde su descubrimiento en 1928. Su mecanismo de acción consiste en interferir la síntesis del peptidoglicano de la pared celular bacteriana al unirse a las proteínas fijadores de penicilina (conocidas vulgarmente como PBPs).

Cefalosporinas

Las cefalosporinas son antibióticos β-lactámicos que se obtuvieron por primera vez a partir de hongos. Su mecanismo de acción es igual al de las penicilinas e inhiben la síntesis del peptidoglicano que forma la pared celular bacteriana.
Las cefalosporinas poseen una mayor actividad contra bacterias Gram negativas que las penicilinas. Esta actividad varía también dentro de la propia familia pues existen varias generaciones de cefalosporinas:
  • Cefalosporinas de primera generación. De corto espectro, su actividad queda restringida principalmente a especies de Escherichia coli y Klebsiella, entre otros. Se usan para tratar infecciones de la piel y endocarditis.
  • Cefalosporinas de segunda generación. Su espectro es un poco mayor que el de las anteriores, siendo útiles frente a Haemophilus influenzae y especies de Enterobacter, Citrobacter y Serratia.
  • Cefalosporinas de tercera y cuarta generación. En el caso de estas ya se consideran de amplio espectro y es en esta categoría en la que encontramos a la cefepima, la cual tiene actividad frente a cocos Gram positivos y bacilos Gram negativos como P. aeruginosa, K. pneumoniae y muchas enterobacterias.

La cefepima, una cefalosporina muy versátil

La cefepima, una cefalosporina muy versátil

La cefepima, descubierta en 1994, se utiliza para tratar numerosas infecciones. Es importante tener en cuenta la sensibilidad de los microorganismos, que puede variar en función del lugar en el que nos encontremos y la cepa referida.

La variación de la sensibilidad microbiana a cefepima se debe a la presencia de β-lactamasas, las cuales son uno de los mecanismos de defensa más importantes que actualmente generan las cepas bacterianas y suponen una limitación para la administración de determinados antibióticos.

Para evitar la aparición de resistencias es vital utilizar los antibióticos solamente cuando se necesitan y siempre bajo prescripción médica. Además, debe cumplirse siempre la posología recetada, no dejando el tratamiento a medias aunque ya exista una mejoría en el paciente.

La duración del tratamiento suele variar en función del paciente y su evolución. Habitualmente es de una semana a diez días, pudiendo ser necesario un tratamiento más largo en determinadas ocasiones. Algunas de las principales infecciones que se pueden tratar con la cefepima son las siguientes:

  • Sepsis.
  • Neumonías y bronquitis.
  • Meningitis.
  • Infecciones de las vías urinarias y biliares.
  • Sinusitis.
  • Infecciones abdominales. Se suele combinar la cefepima con metronidazol.

A menudo es de utilización intrahospitalaria. Su distribución en el organismo es amplia eliminándose del organismo por vía renal. Esto hace que debamos ajustar la posología en pacientes con insuficiencia renal.

Visita este artículo: Tratamiento de la insuficiencia renal crónica

Efectos adversos de la cefepima

Cómo controlar el dolor en el período menstrual

Ante la administración de cefepima pueden aparecer reacciones de hipersensibilidad, siendo posible que exista sensibilidad cruzada con las penicilinas. Además de éstas es común la aparición de los siguientes efectos adversos:

  • Nefrotoxicidad.
  • Intolerancia al alcohol.
  • Diarrea. Se debe frecuentemente a dos causas, el daño que hacen los antibióticos a la flora intestinal y a la proliferación de Clostridium difficile, microorganismo causante de la llamada colitis pseudomembranosa.
  • Leucopenia y trombopenia. Disminución en el número de glóbulos blancos y plaquetas.

Por otro lado, las cefalosporinas no parecen estar contraindicadas en el embarazo aunque sí que se acumulan en la leche materna por lo que no se recomienda su administración durante la lactancia.

Marcos Pedrosa

Farmacéutico. Leer, escribir e imaginar son mis tres pilares. Buscando constantemente aquello que me llene, promoviendo la salud y tratando siempre de mejorar.

Ver perfil
Te puede gustar