Celiaquía, síntomas y dieta para controlar la enfermedad

¿Sabías que hoy en día hay multitud de productos para celíacos? La sociedad actual está muy concienciada con este trastorno, por lo que, dentro de lo que cabe, no será difícil adaptarse

La enfermedad celíaca o celiaquía es un trastorno que se caracteriza por una inflamación crónica del revestimiento del intestino delgado. La causa es la exposición al gluten, al que el paciente es intolerante se produce una reacción inmune contra la mucosa del intestino delgado, lo que produce la atrofia de las vellosidades, responsables de la absorción de los alimentos.

La enfermedad puede desarrollarse en cualquier momento, a cualquier edad, y afecta en mayor medida a las mujeres.

Síntomas de la celiaquía

Los síntomas son consecuencia de la inexistencia de las vellosidades intestinales, por lo tanto, los alimentos no se absorben correctamente.

Los síntomas intestinales son: dolor abdominal, distensión, diarrea o estreñimiento, náuseas y/o vómitos, pérdida de peso y falta de apetito.

Si no se detecta el problema, la no absorción de vitaminas, minerales y otros nutrientes puede suponer la aparición de otros síntomas como consecuencia de su déficit: cansancio, depresión, aftas bucales, propensión a los hematomas, dermatitis, dolor articular, etc.

De todas formas, ante la presencia de los síntomas intestinales, el médico suele sospechar de celiaquía y es una de las primeras enfermedades que quiere descartar mediante la realización de análisis de sangre y, en caso de ser positivos los anticuerpos anti-transglutaminasa, se realizará una biopsia del intestino, en que la ausencia de vellosidades será definitiva para el diagnóstico.

Dieta sin gluten

La enfermedad celíaca no se cura, pero los síntomas desaparecen y las vellosidades, poco a poco, se van recuperando, si se sigue una dieta libre de gluten.

El gluten está presente en trigo, centeno, cebada y, posiblemente, avena.

Los alimentos prohibidos serán el pan, harinas de trigo, centeno, cebada y avena y todos los productos preparados con alguna de ellas como pasta alimenticia, bollos, galletas, pastelería en general, chocolate, sémola de trigo, infusiones y bebidas preparadas con cereales (cerveza, malta, agua de cebada, etc.).

Se deberá tener especial cuidado y leer detenidamente la composición de cualquier alimento manufacturado, pues podemos encontrar gluten en muchos de ellos como son: patés, charcutería, quesos preparados y sucedáneos, salsas, conservas, dulces, helados, frutos secos tostados o fritos, etc. En resumen, cualquier producto elaborado es susceptible de contener gluten.

sin-gluten

Los alimentos libres de gluten son:

– Leche y derivados frescos.

– Carne, pescado y marisco frescos.

– Frutas, verduras, hortalizas y legumbres.

– Arroz, maíz, tapioca.

– Huevos.

– Miel, azúcar, sal, aceite y vinagre.

– Café y te naturales y hierbas aromáticas.

Tras unos meses siguiendo esta dieta, el paciente celíaco se recupera totalmente de los síntomas y molestias propias de la enfermedad, solo deberá tener en cuenta que debe comer sin gluten siempre.

Imagen cortesía de Digital Cat y Ángel Gonzalez Hereza