Cómo hacer un champú seco para regular el exceso de grasa

El champú seco es una solución de emergencia muy recomendable para cuando no podemos lavarnos el cabello, pero no debe sustituir al habitual con agua

¿Has oído hablar de los beneficios del champú seco? Es muy útil para llevar en el bolso y salvarnos en alguna necesidad puntual. Nos sirve para definir y fijar peinados, para dar volumen y también para regular el exceso de sebo o grasa. ¡Es muy práctico!

Tener champú seco en casa no quiere decir que vayamos a cambiar de hábitos de higiene y prescindir del agua, en absoluto. Es solo un recurso más dentro de nuestro kit de belleza capilar. Estamos seguros de que te va a encantar usarlo y, sobre todo, saber cómo puedes elaborar uno tú misma. ¿Tomamos nota?

Beneficios del champú seco

Planchar el cabello

El champú seco es, desde hace poco, un elemento más que llevar en el bolso junto al pintalabios o el móvil. Es realmente útil. Imagina que sales de casa con peinado perfecto, que te dispones a ir a una fiesta y que, de pronto, el ambiente húmedo empieza a encrespar tu cabello, apareciendo el molesto “frizz”.

Si eres de las que suele tener el cabello un poco grasoso, entonces este tipo de champú seco será también tu mejor aliado. No tendrás más que ir a cualquier baño y aplicártelo para reducir ese molesto brillo y apelmazamiento. ¿Quieres conocer más datos?

  • Define mejor el cabello, las ondas, los rizos…
  • Ofrece más volumen.
  • Si llevas flequillo y siempre lo notas muy grasoso, el champú seco puede ayudarte a evitarlo.
  • Si sueles planchar tu cabello habitualmente, te ayudará a mantenerlo impecable.
  • Lo normal es lavarnos el cabello un día sí un día no. El champú seco es, pues, ideal para utilizar en ese día intermedio, ya que te permite regular el exceso de sebo y te da un acabado perfecto.

¿Cómo puedo elaborar mi propio champú seco en casa?

Bicarbonato-de-sodio-como-tratamiento-de-belleza

¿Qué necesito?

  • Dos cucharadas de harina de arroz (40 gramos).
  • Dos cucharadas de almidón de maíz o maicena (40 gramos).
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio (20 gramos).
  • 5 gotas de aceite esencial de menta, limón o lavanda. El que más te guste.

¿Cómo preparo mi champú seco?

  • Es muy sencillo. Lo primero que haremos será buscar un recipiente pequeño donde poner nuestro champú seco. Intenta que sea un frasco bonito, así podrás llevarlo más cómodamente en el bolso.
  • Sólo tienes que introducir en el frasco todos los ingredientes antes mencionados: La harina de arroz, el almidón de maíz, el bicarbonato y el aceite esencial que hayas elegido.
  • Remueve bien el frasco para que todos los componentes queden bien unificados. ¿A qué es realmente fácil? ¡Y económico!

¿Cómo debo utilizar el champú seco?

champu seco

Sabemos que puede resultar sorprendente, pero incidimos de nuevo en lo mismo: El champú seco no sustituye el lavado habitual con agua, es solo un recurso de emergencia. Un truco para cuando salimos de casa y notamos que nuestro cabello, o el flequillo, empieza a lucir algo más grasoso o apelmazado. Veamos pues qué pasos debemos seguir:

  • Cuando salgas de casa, incluye este frasco de champú seco en el bolso, además de un cepillo para el cabello.
  • En el momento en que notes que tu cabello empieza a estar grasoso, acude al baño y ponte ante el espejo. Quítate las horquillas o los pasadores (si los llevas) y aplica un poco del champú seco sobre el cabello intentando que vaya sobre todo a la raíz de tu cabello. Si lo único que deseas corregir es el aspecto de tu flequillo, aplícalo en esta parte de tu melena. Muy fácil.
  • Con los dedos ve esparciendo los polvos cuidando de que queden bien impregnados en las raíces. Las zonas más críticas son siempre el flequillo y la raya de la cabeza. Haz un pequeño masaje para favorecer la absorción.
  • Ahora, haz lo mismo en las puntas de tu cabello. Gracias al champú seco lucirán más sueltas y brillantes, y aportarán más belleza a tu cabello. Para conseguirlo, aplica un poco de estos polvos en las palmas de tu mano y ve frotando las puntas.
  • ¿Qué hacemos ahora? Esperar a que el champú seco absorba el exceso de grasa o sebo. Normalmente no son más de 5 o 10 minutos. 
  • Pasado este tiempo, ya puedes empezar a cepillar tu cabello para retirar los polvos. Estos ya habrán absorbido la grasa del cabello y es momento de eliminarlos, así que cepilla con vigor. Verás que se retiran muy fácilmente y que el pelo luce más suelto, sin ningún mechón apelmazado o con exceso de grasa. Al incluir también un aceite esencial en su composición, olerá bien, pero si lo deseas, al terminar puedes aplicarte algún perfume adecuado para el cabello.
  • El champú seco es muy adecuado cuando, por ejemplo, vamos de viaje o cuando vamos al gimnasio y no queremos darnos una ducha allí y preferimos esperar para llegar a casa. Es importante señalarte también que no es adecuado usar dos veces en un mismo día el champú seco. Nos puede sacar de un apuro, pero lo ideal es que, después, nos lavemos el cabello con agua al modo de siempre. Es un recurso útil y práctico que seguro te va muy bien.

¿Te animas a preparar tu propio champú seco casero?

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar