Cómo hacer un champú seco para regular el exceso de grasa

El champú seco es una solución de emergencia muy recomendable para cuando no podemos lavarnos el cabello, pero no debe sustituir al habitual lavado con agua

¿Has oído hablar de los beneficios del champú seco? Desde hace poco, es un elemento más que llevar en el bolso junto al pintalabios o el móvil. Es muy útil para salvarnos en alguna necesidad puntual: define y fija peinados, da volumen y regula el exceso de sebo o grasa en el cabello. ¡Es muy práctico!

Sin embargo, esto no quiere decir que puede sustituir el lavado del cabello. El champú seco es una solución de emergencia y un recurso más en  nuestro kit de belleza capilar ¿Te interesa? Pues no dejes de leernos y te explicaré Cómo hacer un champú seco para regular el exceso de grasa.

Beneficios del champú seco

Planchar el cabello

El champú seco es un cosmético capilar que te permite mantener el aspecto mate del pelo limpio, pero seamos claros, no tiene acción limpiadora. Su uso tiene que ver con la necesidad de buscar opciones en esta vida dinámica que vivimos hoy. Ante una reunión improvisada o cualquier otra situación de emergencia, sin tiempo de volver a casa y eliminar el sudor del día mediante un lavado responsable, tu mejor aliado será el champú seco.

Está compuesto por polvos que absorben la grasa del cabello y es un método que proviene del tiempo de aquellas enormes pelucas empolvadas de la corte aristocrática. Sin embargo, no debes abusar, pues a largo plazo la suciedad puede afectar el crecimiento del cabello.

Y ahora…¿te gustaría hacer tu propio champú seco en casa? ¿Quisieras evitar el precio de las grandes tiendas? Pues apréstate que aquí te traemos.

¿Cómo hacer un champú seco para regular el exceso de grasa?

La combinación de productos naturales astringentes te permitirá crear un champú seco maravilloso.

¿Qué necesito?

Bicarbonato-de-sodio-como-tratamiento-de-belleza

  • Dos cucharadas de harina de arroz (40 gramos).
  • Dos cucharadas de almidón de maíz o maicena (40 gramos).
  • Una cucharada de bicarbonato de sodio (20 gramos).
  • 5 gotas de aceite esencial de menta, limón o lavanda.

¿Cómo preparo mi champú seco?

  • Lo primero será buscar un recipiente pequeño donde poner nuestro champú seco. Intenta que sea un frasco cómodo de manejar y llevar contigo a todas partes.
  • Luego introduce en el frasco todos los ingredientes. En el caso de los aceites esenciales proporcionan no solo aroma sino también propiedades únicas a tu champú seco: La menta actúa sobre las vías respiratorias, el limón da  brillo y suavidad al cabello y la lavanda  tiene propiedades circulatorias y astringentes.
  • Tapa el recipiente y remuévelo hasta que todos los componentes queden bien mezclados.

¿Cómo utilizarlo?

champu seco

  • En el momento en que notes que tu cabello tiene un aspecto grasoso, acude al baño y ponte ante el espejo. Retira las horquillas o los pasadores (si los llevas) y aplica un poco del champú seco intentando que vaya sobre todo a la raíz del pelo. Aplícalo solamente sobre la zona que desees corregir, por ejemplo el flequillo.
  • Luego esparce con los dedos  el champú seco hasta que queden bien impregnadas en las raíces. Favorece  la absorción con un pequeño masaje.
  • Entonces llegó el momento de tratar las puntas de tu cabello. Toma un poco de champú en las palmas de tus manos y frota las puntas con suavidad. Gracias al champú seco lucirán más sueltas y brillantes.
  • Aguarda 5 o 10 minutos hasta que el champú seco absorba el exceso de grasa y comienza a cepillarte enérgicamente para eliminar los polvos. Verás cómo se retiran muy fácilmente y que el pelo luce más hermoso y huele bien.
  • Recuerda: No es adecuado usarlo dos veces en un mismo día.

Espero que este artículo te haya sido útil. ¿Te animas a preparar tu propio champú seco casero?