¿Por qué los champús naturales nos dejan el pelo más seco?

Elena Martínez 16 marzo, 2016
Nuestro cabello tardará algún tiempo en acostumbrarse a los champús naturales y en volver a producir el sebo de manera normal, pero recuperará su ciclo normal en una o dos semanas

Tal vez te ha pasado que has decidido empezar a usar productos sin tantos ingredientes sintéticos y, al empezar a usar champús naturales, has comprobado que tu pelo está más seco.

¿Cómo puede ser, si estás usando productos más naturales y de mayor calidad?

En este artículo te explicamos por qué a veces pasa esto y cómo puedes evitarlo para que tu rutina de higiene sea natural y efectiva.

¿Qué son los champús naturales?

En primer lugar, debemos explicar qué son los champús naturales, ya que no todos los productos que se autodenominan naturales lo son en realidad.

Los champús naturales que no perjudican a nuestra salud son aquellos que no contienen los siguientes ingredientes:

  • Parabenos.
  • Parafinas, aceites minerales, polímeros (PEG) y otros derivados del petróleo.
  • Laurilsulfato sódico (SLS) o lauril éter sulfato de sodio (SLES).
  • Ftalatos.
  • Siliconas en general: polímeros (PEG), dimeticona, fenil trimeticona, ciclometicona, etc.

Conseguir champús 100% naturales es casi imposible.

No obstante, sí que podemos elegir uno que reduzca lo máximo posible los ingredientes sintéticos potencialmente tóxicos para la salud, como los que hemos citado, y que incluya una buena cantidad de ingredientes naturales (extractos, aceites, etc.) y, a ser posible, ecológicos.

Ver también: Champú casero para estimular el crecimiento del cabello y aumentar su volumen

¿Qué provocan los sintéticos en nuestro cabello?

Usa solo la cantidad necesaria de champú

Cuando decimos que tenemos el pelo sucio es, principalmente, por el sebo del cuero cabelludo. En algunos casos también es por la cantidad de productos que nos aplicamos, como sérums, productos para desenredar, espumas y geles fijadores, etc.

El problema surge cuando, al usar estos ingredientes sintéticos, provocamos los siguientes efectos en nuestro pelo:

  • Irritamos nuestro cuero cabelludo de manera progresiva.
  • No dejamos que la piel y el pelo respiren e impedimos su regeneración natural.
  • Conseguimos un efecto satisfactorio que dura solamente horas o un día, mientras que notamos cómo se nos ensucia en poco tiempo, lo cual nos obliga a lavarnos el pelo de manera más habitual.
  • Impiden la producción natural y controlada del propio sebo, lo cual crea desequilibrios de raíces grasas y puntas secas y abiertas, pelo sin luminosidad, etc.
  • Penetran a través de la piel y llegan hasta el torrente sanguíneo, y empiezan a causar desequilibrios progresivos en nuestro sistema inmune, hormonal, etc.
  • Muchos de ellos, además, son perjudiciales para el medio ambiente.

La transición a un champú natural

En general, estos productos convencionales producen una falsa sensación de limpieza, hidratación y suavidad, eliminando por completo estas virtudes naturales de nuestro pelo.

Por este motivo, cuando dejamos de usar estos productos, nuestro pelo puede parecer más seco, apagado y sin vitalidad durante el tiempo que tarda en recuperar su propia producción de sebo.

Si tenemos paciencia, en una o dos semanas de usar champús naturales deberíamos tener un pelo más hidratado, luminoso y suave, sin necesidad de usar tantos productos para dar la hidratación que el champú convencional nos quita.

En algunos casos, es posible que el pelo esté muy maltratado y necesite más tiempo y un buen corte para restablecerse. Podemos ayudar a nuestro pelo realizándonos un tratamiento reparador con una mascarilla semanal casera.

Tratamiento reparador

Tratamiento reparador

En el momento en que decidimos usar champús naturales podemos facilitar la transición y depuración de nuestro pelo y cuero cabelludo realizándonos una mascarilla natural y casera una vez a la semana.

Ingredientes

  • Una yema de huevo (dos yemas para melenas generosas o largas)
  • Tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra (48 g)
  • El jugo de medio limón
  • 15 gotas de aceite de ricino
  • 10 gotas de aceite esencial de romero

Preparación

  • Batiremos bien los ingredientes y nos lo aplicaremos por todo el cuero cabelludo realizando un suave masaje para facilitar su penetración. Lo que sobre nos lo repartiremos por todo el pelo.
  • Nos taparemos la cabeza con un plástico y dormiremos toda la noche con esta mascarilla capilar.
  • Por la mañana nos lavaremos el pelo y lo sentiremos suave, brillante y con más cuerpo. Además, potenciaremos su crecimiento.

Te recomendamos leer: Pelo suave y oscuro con aceite de romero

Acondicionador y sérum

Mientras nuestro pelo se va recuperando también podemos usar, como acondicionador y sérum para hidratar y dar brillo a nuestro pelo, el aceite de jojoba, que es muy similar a nuestro sebo natural.

Añadiremos muy poquita cantidad en nuestras manos y nos lo aplicaremos desde la mitad del pelo hasta las puntas.

Este ingrediente natural sustituirá los falsos y perjudiciales efectos de los productos sintéticos mientras nuestra cabellera va recuperando su fuerza y aspecto natural.

Te puede gustar