Chasquear los dedos puede causar desgaste en las articulaciones

Daniela Echeverri Castro · 11 abril, 2020
Chasquear o crujirse los dedos o nudillos es una práctica que muchas personas llevan a cabo en su día a día. Sin embargo, ¿es cierto que puede ser perjudicial para las articulaciones? En este artículo hablamos sobre ello.

Crujir o chasquear los dedos es un hábito muy común que suele generar sensación de placer entre algunas personas que realizan esta práctica. Sin embargo, eso puede provocar un desgaste en las articulaciones al incrementar el derrame del fluído sinovial que las proteje.

Sus consecuencias se vienen advertido desde hace algunos años, aunque no hay un consenso sobre sus consecuencias. Sin embargo, en esta investigación publicada en el The Journal of the American Board of Family Medicine se determinó que crujirse los nudillos no parece ser un factor de riesgo para la osteoartritis.

¿Por qué es perjudicial chasquear los dedos?

El sonido que podemos escuchar tras «chasquear» los dedos se produce por las burbujas que tenemos en el líquido sinovial que recubre las articulaciones. En este sentido, la principal función del fluido sinovial es lubricar los huesos para que no se desgasten con el roce mutuo.

Para que los nudillos produzcan ese sonido particular, hay que forzarlos hasta una posición en la que los huesos queden separados al máximo. Tras lograrlo, incrementa el volumen de la cápsula sinovial y, como consecuencia, reduce la presión en su interior.

Es entonces cuando las pequeñas burbujas estallan y crean ese crujido tan agradable para muchos y tan incómodo para otros. El problema no es que las burbujas estallen, sino que se genera un desgaste innecesario que puede ser irreversible.

Nudillos

Los expertos del Colegio Profesional de Fisioterapeutas advierten que, en ocasiones, ellos mismos provocan esos chasquidos durante las revisiones o terapias. Sin embargo, procuran hacerlo en condiciones controladas para que no generen impactos negativos en la salud.

Asimismo, recomiendan consultar cuanto antes si los crujidos en las articulaciones se dan de forma diaria o muy habitual, porque pueden ser una señal clara de un desequilibrio óseo o muscular.

Ver también: Consejos para cuidar tu salud articular

Por el momento, como ya se ha señalado, no hay pruebas contundentes para asegurar que este hábito provoca trastornos crónicos como la artritis o la artrosis.

Algunas personas, sin embargo, sí dicen que hay relación con las lesiones en los tejidos blandos y la disminución en la fuerza para sostener determinados elementos, pero este artículo del Harvard Health señala que este hábito de crujir los nudillos no se puede relacionar con la artritis ni con otro tipo de problema articular.

Sin embargo, los fisioterapeutas aconsejan no hacerlo de forma constante y procurar adoptar medidas para reforzar el cuidado articular.

Chasquear los dedos: ¿cómo cuidar la salud de las articulaciones?

El Colegio de Fisioterapeutas de Madrid aconseja seguir las siguientes recomendaciones.

Mejorar la alimentación

Mejorar la alimentación

Para fortalecer los huesos, las articulaciones y los músculos es recomendable incluir en la dieta diaria alguna fuente de calcio, proteínas y vitaminas A, C y D.

En este estudio publicado en la Revista de Osteoporosis y Metabolismo Mineral se evidencia que el calcio es esencial para evitar fracturas óseas y la osteoporosis, y que la vitamina D es primordial para la absorción del calcio y su buena distribución en los huesos y en la sangre.

  • Los lácteos son una de las mayores fuentes de calcio, pero también el brócoli, la col y algunos tipos de pescados.
  • Las proteínas deben provenir de alimentos de alta calidad, tales como las carnes magras, los frutos secos o el huevo.
  • Las vitaminas y los minerales esenciales se pueden absorber de las frutas, las verduras y los cereales integrales.

Te recomendamos leer: Alimentación para cuidar las articulaciones: todo lo que debes saber

Hacer ejercicio

La actividad física es una de las mejores formas de mantener las articulaciones saludables. El ejercicio permite fortalecerlas y evitar su deterioro a largo plazo.

Su intensidad debe ser controlada por un profesional, pues no todos pueden someterse a entrenamientos de mucha exigencia. Al ganar tono muscular, se ayuda a prevenir la rigidez, el dolor y otros síntomas derivados de la tensión.

Evitar el sobrepeso

Errores al perder peso

Las personas con sobrepeso y obesidad están en la cima del riesgo de sufrir enfermedades articulares. Esto se debe a que el exceso de peso acelera el desgaste del cartílago y los huesos, como señala esta publicación de la Revista de Endocrinología y Nutrición.

Cabe recordar que no es conveniente cargar objetos por encima de las propias posibilidades, y se debe mantener una buena postura.

¿Chasquear los dedos realmente acarrea problemas articulares?

Como se ha venido señalando a lo largo de todo el artículo, no hay evidencias científicas que demuestren que chasquear o crujirse los dedos esté relacionado con los problemas articulares. No obstante, tal y como recomiendan los fisioterapeutas, es recomendable no hacerlo y llevar una vida saludable para ayudar a fortalecer huesos, articulaciones y músculos.