Cheesecake de tiramisú

Aunque en las recetas tradicionales se utiliza amaretto para darle sabor al tiramisú, también podemos sustituir este licor por el de avellanas, o incluso prepararlo sin licor

La tarta de queso es una de las más extendidas en el mundo de la repostería, ya que es muy fácil de hacer, no lleva horno y está muy rica. Puede decorarse con mermelada de frutas del bosque (juntas o por separado) o con caramelo. Hoy te enseñamos a preparar cheesecake de tiramisú.

Opción 1: Cheesecake de tiramisú

Ingredientes:

Para la base:

  • 180 g galletas Digestive
  • 80 g mantequilla derretida
  • 6-7 melindros
  • Cacao en polvo

Para la mezcla de queso:

  • 100 ml agua
  • 30 ml amaretto
  • 8 g café soluble
  • 80 g azúcar
  • 8 hojas de gelatina neutra
  • 750 g mascarpone

Para la nata montada:

  • 400 ml nata para montar
  • 50 g azúcar

Para el vaporizador:

  • Agua
  • 1 cucharadita de café soluble
  • 2 cucharaditas de azúcar

Procedimiento:

tiramisu ricota

  • Introducir las hojas de gelatina en agua fría y dejar hidratar durante unos 5 minutos.
  • En un cazo echar el agua, el amaretto, el café soluble y el azúcar. Remover y llevar a ebullición para reducir el alcohol del amaretto.
  • Cuando rompa a hervir, escurrir las hojas de gelatina e incorporarlas removiendo durante 1 minuto o hasta que la gelatina esté totalmente disuelta.
  • Reservar y dejar entibiar.
  • Preparar el café y añadir azúcar al gusto. Echar en un vaporizador.
  • Triturar las galletas. Añadir la mantequilla ablandada y mezclarla bien. Forrar un molde con papel de hornear o engrasado y cubrirlo con la mezcla de galleta y mantequilla.
  • Echar el queso mascarpone en la batidora. Batir con la mezcla de gelatina. Mezclar bien hasta que se integren los ingredientes.
  • Montar la nata. Batir con la batidora hasta que empiece a espesar. Añadir el azúcar y batir sin que llegue a subir del todo. Incorporar la nata al resto de ingredientes con ayuda de una espátula y realizando movimientos envolventes.
  • Llenar el molde con la mezcla de queso y nata hasta la mitad aproximadamente. Alisar.
  • Vaporizar los melindros con el café y cubrir con ellos toda la superficie del queso. Si hace falta, recortarlos hasta que cubran toda la superficie.
  • Cubrir con el resto de la mezcla y alisar con una espátula. Introducir en la nevera un mínimo de 6 horas.
  • Desmoldarla y decorarla con cacao en polvo.

Opción 2: Cheesecake de tiramisú

Ingredientes:

  • 800 g queso Philadelphia
  • 4 huevos
  • 180 g azúcar
  • 1 pizca de vainilla
  • Aroma de tiramisú
  • 1 paquete de bizcochos savoyardos
  • 200 ml café
  • 50 ml licor de avellanas
  • 1 cucharadita de pasta de café
  • 1 cucharadita de cacao
  • 250 g mascarpone
  • 250 ml nata para montar
  • 65 g azúcar glas

Procedimiento:

tiramisu naranja

  • Precalentar el horno a 200ºC.
  • Mezclar el café con el cacao, la pasta de café y el licor de avellanas.
  • Colocar todos los bizcochos de forma que cubran la base del molde y bañarlos con la mezcla de café. Meterlos en la nevera mientras se prepara la crema.
  • Batir con unas varillas los huevos con el queso Philadelphia, el azúcar, la vainilla y 4-5 gotitas de aroma de tiramisú. Cuando la mezcla esté homogénea, verter sobre las galletas.
  • Preparar una bandeja para el baño María y colocar el molde dentro. Llenar la bandeja de agua hasta que cubra dos dedos del molde, tapar con papel de aluminio y hornear durante una hora aproximadamente a 180ºC.
  • Sacar la tarta cuando el centro esté cremoso todavía, se terminará de hacer al sacarla del horno y así se evitan las grietas.
  • Dejar reposar la tarta unas 3 horas.
  • Cuando esté totalmente fría, preparar la cobertura. Para ello, batir la nata con el azúcar y el mascarpone de manera que quede integrado pero no se llegue a montar.
  • Meter la cobertura en una manga pastelera con la boquilla lisa y cubrir con ella la tarta. Espolvorear con cacao y servir.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar