Cheesecake sin azúcar, una receta muy saludable

Las recetas que te presentamos a continuación tienen dos modalidades de preparación: en la primera se requiere horno y en la segunda no. Ambas son muy fáciles de preparar y no toman demasiado tiempo.

A pesar de que la receta de cheesecake tradicional lleva diversos lácteos y cierta cantidad de azúcar, el relleno en sí no tiene por qué llevar esta sustancia siempre.

Se cree que este postre data de la época de la Antigua Grecia y que, en aquel entonces, se presentó a modo de alimento proteico para los atletas que participaban en distintas competiciones.

Al contener ingredientes de origen animal, se consideraba un alimento apto para brindar fuerza y energía. Hoy en día, tanto si somos atletas como si no, podemos disfrutar de una rica cheesecake sin azúcar.

Ahora bien, a la hora de prepararles una cubierta, lo mejor será optar por una mermelada natural sin azúcar, para no alterar el objetivo de la receta: prescindir de edulcorantes refinados. Nosotros hemos decidido emplear un toque de miel, ya que es una alternativa natural.

Cheesecake sin azúcar, una receta muy saludable

Ingredientes para la masa

  • 1 huevo mediano.
  • Miel (la cantidad necesaria).
  • 1 cucharada y media de harina leudante (15 g).

Ingredientes para el relleno

  • El zumo de 1 limón.
  • Mermelada (al gusto).
  • La ralladura de 1 limón.
  • 2 huevos medianos (120 g).
  • Miel (la cantidad necesaria).
  • 1 ⅓ tazas de queso crema bajo en grasa (300 g).

Descubre: Beneficios de disminuir el consumo de azúcar para la salud

Otros ingredientes necesarios

  • Aceite vegetal (para engrasar el molde).

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  2. Cascamos un huevo en un bol y procedemos a batirlo hasta integrar completamente la yema y la clara.
  3. A continuación, añadimos un poco de miel al huevo y procesamos con ayuda de la batidora. Una vez hayamos conseguido una mezcla homogénea, añadimos una cucharada de harina leudante y volvemos a batir todo.
  4. Aparte, engrasamos el molde refractario con un poco de aceite vegetal. No hace falta impregnar en exceso, ya que la únicafinalidad es engrasar el recipiente lo suficiente para que la masa no se pegue.
  5. Vertemos la mezcla en el molde y la llevamos al horno hasta que se absorban todos los líquidos y quede dorada y crocante. Es necesario estar pendiente de su evolución para evitar que se pase de cocción y se queme.
  6. Mientras tanto, cascamos los otros dos huevos en un bol y añadimos un poco de miel. Y, al igual que hicimos anteriormente, batimos hasta mezclar bien ambos ingredientes.
  7. Colocamos el queso crema en un bol y le añadimos tanto la ralladura como el zumo de limón. Procedemos a batir para homogeneizar la mezcla y reservamos.
  8. Extraemos el molde con la base y vertemos encima el queso crema. Esparcimos con una cuchara para que se distribuya de manera uniforme.
  9. Horneamos durante unos 15 o 20 minutos, aproximadamente.
  10. Pasado el tiempo indicado, retiramos del horno y dejaos enfriar a temperatura ambiente unos minutos antes de desmoldar (de esta manera, evitaremos que se desarme). Para hacerlo de la forma más fácil, cuando tengamos tibia la preparación, procedemos a darle vuelta con ayuda de un plato, como si fuera una tortilla.
  11. Para decorar, podemos añadir la mermelada de frutas natural de nuestra preferencia. Cabe destacar que la mermelada no debe ser ni demasiado espesa ni demasiado líquida. Y en caso de no querer añadir mermelada, se le puede colocar una capa de frutos secos pulverizados.

Te interesa saber: Cómo hacer una deliciosa y nutritiva granola casera y natural

Cheesecake sin azúcar ni horno

Ingredientes

  • 3 cucharadas de yogur griego (30 ml).
  • 2 cucharadas de queso ricotta (20 g).
  • 3 cucharadas de granola casera, para la base (30 g).
  • 3 cucharadas de mermelada de mango natural (30 g).

Preparación

  1. Seleccionamos el recipiente donde vayamos a servir nuestra cheesecake sin azúcar y procedemos a colocarle la granola en el fondo. Es necesario distribuirla de manera uniforme para que realice su función correctamente.
  2. Aparte, mezclamos el yogur y el queso ricotta con ayuda de la batidora de mano durante un par de minutos.
  3. Vertemos la mezcla de lácteos sobre la base de granola.
  4. Finalmente, añadimos por encima la mermelada y, si lo deseamos, decoramos con semillas de chía o alguna otra de nuestra preferencia. También queda muy bien si decoramos con un par de hojas de menta fresca.

El secreto

El secreto de cualquier receta de cheesecake sin azúcar reside en la forma de batir. Mientras mejor batamos los ingredientes, con mayor facilidad se incorporarán a la mezcla y, así, conseguiremos que la cheesecake tome la consistencia necesaria para poder servirse.

Y dado que hemos decidido utilizar miel en ambas recetas en lugar de cualquier tipo de azúcar, resulta aún más necesario batir apropiadamente.

Cabe destacar que, si queremos hacer estas recetas un poco más llamativas a la vista y “divertidas”, podemos agregar colorante vegetal para darles un toque de color.

El resultado quedará tan simpático que, seguramente, más de un comensal se animará a probar la cheesecake sin azúcar, e incluso dejará de echar en falta dicho ingrediente.