Cheesecake tortuga

Belén Gisbert 20 mayo, 2015
Es importante dejar reposar el pastel unas horas en la nevera antes de consumirlo, por lo que podemos empezar a prepararlo la noche anterior y terminarlo por la mañana

Esta receta es original y tentadora, óptima elección para levantar tu reputación como repostero o como anfitrión de tardes inolvidables… Aunque te pueda parecer complicada, la cheesecake tortuga o tarta de queso tortuga es  muy fácil de hacer y tiene ese toque dulce de una simple tarta de queso horneada.

Todos lo invitados a tu celebración, cumpleaños o simple merienda, recordarán de lo increíblemente tentadora y lo absolutamente deliciosa que fue tu cheesecake tortuga: recordarán ese pastel de queso cremoso y suave al horno, la base de galleta de chocolate Oreo, la capa de caramelo hecho en casa deliciosa, las líneas decorativas de chocolate negro, salsa y nueces…y aún más caramelo.

En serio, ¿quién podría resistir esto? ¿Quién podría olvidarse de este increíble postre?

El único problema que hay con esta cheesecake tortuga es que tus amigos y familiares siempre te pedirán que hagas este plato siempre.

Si está buscando recetas de tarta de queso diferentes, toma nota de una receta estrella: la cheesecake tortuga. 

¡No es una tortuga!

Pan-de-aguacate-y-chocolate

Pero vamos a aclararnos: la cheesecake tortuga no es una tarta infantil en forma de una simpática tortuguita, no.

La tarta de queso tortuga comienza con una corteza de galleta Oreo que está cubierta de salsa de caramelo, y luego una capa de pastel de queso cremoso. Una vez enfriado, se espolvorea con nueces tostadas y rociados caramelo y chocolate por la parte superior con líneas entrelazadas.

Precisamente la capa de superior rociada en forma de líneas entrelazadas, es lo que hace que esta tarta parezca el caparazón de una tortuga y de ahí su nombre.

Cheesecake tortuga con caramelo, chocolate y nueces pacanas

Para 16-24 porciones

Ingredientes

  • 12 galletas Oreo de chocolate, aproximadamente 1 taza finamente molidas
  • 3 cucharadas de mantequilla derretida
  • 3 paquetes de queso crema
  • ¾ taza de azúcar
  • 1 cucharada de vainilla
  • 3 huevos
  • ¼ de taza de chocolate negro o chispas de chocolate semi dulce derretido
  • ¼ taza de nueces picadas, tostadas si se desea

Para la salsa de caramelo

  • 1 taza de azúcar
  • ¼ de agua
  • ½ taza de mantequilla
  • ½ taza de crema de leche
  • 1 cucharadita de vainilla
  • Una pizca de sal

Preparación

Precalienta el horno a 160 grados centígrados.

Preparar la base

Triturar las galletas Oreo en una bolsa. Puedes utilizar un rodillo o un mazo y mortero para aplastarlas. O bien puedes triturarlas rápidamente en un procesador de alimentos. Debe quedar como una fina harina. Combina las galletas Oreo trituradas con la mantequilla derretida y presiona la mezcla en el fondo de un molde redondo desmoldable.

tortitas oreo

Hacemos el caramelo poniendo los ingredientes (agua, azúcar, vainilla, mantequilla, leche y sal) en un cazo, llevar a ebullición a fuego fuerte, bajar el fuego y dejar que hierva unos minutos, siempre removiendo constantemente. Cuando quede una mezcla pegajosa y oscura, retiramos en un bol y reservamos.

Vierte 1/2 taza de la salsa de caramelo sobre este molde y extiende ligeramente con una espátula hasta crear una corteza. Enfría en la nevera esta corteza durante 10 minutos.

Preparar la crema

Batir el queso crema, el azúcar y la vainilla hasta que quede suave. Añadir los huevos, uno cada vez, batiendo a velocidad baja hasta que se mezcle.

Vierte esta mezcla sobre la corteza enfriada en la nevera.

Coloca el molde sobre una bandeja grande para hornear antes de colocarlo en el horno. Si pones en la bandeja de horno papel mantequilla, limpiar luego será más fácil. El caramelo en la corteza goteará a través de la bandeja.

Hornear de 65 a 70 minutos, hasta que el centro sea casi firme.

Pasa un cuchillo alrededor de los bordes del molde mientras todavía está caliente. Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego poner en la nevera 4 horas o toda la noche antes de desmoldarlo.

Una vez retirado el  cheesecake tortuga del molde, espolvorear las nueces en la parte superior de la tarta de queso y luego rociar con el caramelo restante y el chocolate derretido, haciendo finas líneas perpendiculares en toda la parte superior de la tarta, a modo de rejilla.

Vuelve a meter la cheesecake tortuga en la nevera hasta el momento de servir.

¡Buen provecho!

Te puede gustar