Chequeos médicos en las mujeres: ¿Cuáles y cada cuánto deben realizarse?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 28 enero, 2019
Carolina Betancourth · 21 agosto, 2015 · Última actualización: 28 enero, 2019 28 enero, 2019
Si tenemos antecedentes de cáncer en nuestra familia conviene que empecemos las revisiones ginecológicas a partir de los 35 años, para conseguir un diagnóstico precoz y minimizar riesgos

Como mujeres, estamos en riesgo de desarrollar diferentes enfermedades. Por eso, debemos añadir a nuestros buenos hábitos ciertos chequeos médicos. Estos nos permitarán verificar que todo está bien o detectar a tiempo alguna anomalía.

Y es que a la mayoría de mujeres les encanta consentirse y asegurarse de estar muy bien en cuanto a salud y belleza. Un organismo saludable se ve reflejado en lo físico y tiene mucho que ver con la imagen que le transmitimos a los demás.

¿Qué chequeos médicos debo realizar y cada cuánto?

Gran parte de los problemas de salud femeninos solo se pueden detectar mediante un examen médico especializado, ya sea porque son asintomáticos o porque los síntomas son comunes a diferentes enfermedades.

En este sentido, los chequeos médicos regulares son muy importantes ya que, a través de ellos, podemos estar seguras de nuestra salud.

Además, así tendremos la posibilidad de actuar a tiempo ante cualquier dificultad, pues cabe recordar que en la mayoría de las enfermedades el tiempo actúa en contra.

¿Ya sabes cuáles son los chequeos médicos que te debes realizar? Te los contamos a continuación:

Autoexamen de seno

senos

Desde que la mujer inicia su pubertad y hasta la vejez, se recomienda realizarse una exploración de senos cada mes. El fin es determinar que todo está normal o si hay algún tipo de alteración.

Para hacerlo te debes parar frente a un espejo y allí empezar a observar que el contorno de los pechos sea regular y no presente ningún tipo de secreción extraña.

Luego, acostada boca arriba, o también de pie, con un brazo por encima de la cabeza, debes explorar las mamas, las axilas y la base del cuello para palpar si el tejido mamario está normal o presenta algún abultamiento.

No olvides leer: Consejos para prevenir y detectar a tiempo quistes en los senos

Mamografía

El cáncer de mama es uno de los que más afectan a la mujer. Este está desencadenado por varios factores de riesgo.

La edad es uno de ellos. Por eso, toda mujer a partir de los 40 debería realizarse una mamografía anual y conservar las placas para los estudios comparativos.

También es muy importante tener en cuenta los antecedentes familiares ya que, en caso de tener alguno, el riesgo es más alto. Las mamografías deberían entonces iniciarse, como mínimo, a los 35 años.

Papanicolau (PAP) o citología vaginal

Papanicolau (PAP)

Es una prueba que se realiza con el fin de detectar posibles células cancerígenas en el cuello uterino. Para ello se toma una muestra por raspado de la abertura del cuello y posteriormente se examina en un microscopio.

Además, este tipo de chequeo, también permite detectar el virus del papiloma humano. Asimismo, puede servir para determinar la presencia de alguna infección, inflamación o células anormales.

Se recomienda realizarlo cada año, a partir de los 21, o antes, en caso de tener una vida sexual activa. Por otro lado, si tenemos antecedentes familiares o presentamos factores de riesgo, deberíamos hacerlo cada seis meses.

Densitometría ósea

Densitometría ósea

Al llegar a la etapa de la menopausia la mujer disminuye la producción de estrógenos. Como consecuencia, aumenta el riesgo de perder masa ósea.

La densitometría ósea o absorciometría radiológica de doble haz es una prueba diseñada para detectar a tiempo esos posibles cambios. Esto nos permitirá tomar medidas que prevengan el desarrollo de problemas crónicos como la osteoporosis.

Esta prueba radiológica mide la masa ósea con el uso de rayos X. No obstante, los especialistas aseguran que no hay contraindicaciones para la paciente, ya que la radiación utilizada es mínima.

A partir de los 50 años o desde el inicio de la menopausia este examen se debe realizar, como mínimo, cada año.

Exámenes cardiovasculares

Los datos revelados por la Asociación Americana del Corazón aseguran que en la actualidad la mujer está en un alto riesgo de padecer un ataque cardíaco u otros problemas coronarios casi a la par con los hombres.

Por esta razón es muy importante realizarse un examen de colesterol regular a partir de los 30 años. Por otro lado, también sería aconsejable hacer uno de presión arterial desde la niñez.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo cuidar de tu corazón si eres mujer

Examen de colon y de recto

El cáncer colorrectal forma parte del grupo de cánceres que afectan a la mujer con más frecuencia y, como cualquier otro, su detección a tiempo desempeña un papel determinante.

El Programa Nacional de Prevención y Detección del Cáncer Colorrectal recomienda realizarse una prueba de forma periódica, en especial a partir de los 50 años.

Si eres mujer y no realizas ninguno de estos chequeos con bastante regularidad, te recomendamos que empieces a hacerlo. La detección temprana es clave en la lucha contra cualquier enfermedad.