Chiffon de limón con ganache de chocolate blanco

A la hora de preparar el ganache es muy importante que, una vez mezclemos la nata y el chocolate, removamos constantemente y que no dejemos que llegue a hervir

El chiffon de limón es un bizcocho sencillamente exquisito que sienta bien a cualquier momento del día. Este esponjoso chiffón, se usa como base de muchos pasteles decorados, por ejemplo, puedes anexarle un ganache de chocolate blanco para que tengas una receta lista para descrestar y deleitar a tus sentidos y los de tu familia. Esta preparación queda bien con una gran variedad de acompañantes, por ejemplo, helado, leche, chocolate (caliente o frío) o  té.

Para preparar esta deliciosa receta, deberán tener presente que tiene dos fases, una para hacer el chiffon y otra para elaborar el ganache. Además que tomará un tiempo aproximado de hora y media a dos horas, así que lo mejor es que lo elabores un día que no tengas prisa.

Ingredientes para el chiffon de limón

  • 2 tazas harina
  • 1 1/2 taza de azúcar
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1/2 taza aceite girasol
  • 5 yemas
  • 5 claras
  • 1/2 taza agua fría
  • 1/2 taza zumo de limón
  • Cáscara de 1 limón
  • Una pizca de sal

Ingredientes para el ganache de chocolate blanco

Preparación

limón

Para el chiffon de limón

Hacer un chiffon es relativamente sencillo si cuentas con las herramientas apropiadas. Los primero que debes hacer es poner a precalentar el horno a 160°.

Una vez esté puesto el horno a precalentar, toma la harina y pásala por un tamiz o por un colador para hacer que desaparezcan todos los grumos. Toma un recipiente hondo y coloca la harina tamizada, adiciónale el azúcar, el polvo para hornear y la sal. Revuelve estos ingredientes hasta que esté todo bien mezclado.

Ahora hazle un hueco en el centro e incorpora el aceite, las yemas de los huevos, agua, el zumo de limón y, si te gusta añadirle un poco de acidez, la cáscara rallada. Empieza batiendo la mezcla suavemente, para evitar que el polvo se levante y ve incrementando la velocidad en la medida en que la mezcla se va unificando. Sigue batiendo hasta que obtengas un resultado homogéneo, suave y sin grumos.

Cuando tengas una mezcla idónea déjala reposar mientras llevas las claras a un punto de nieve. Una vez las tengas en este punto, incorpóralas suavemente con una espátula.

Vierte la mezcla en un molde para hornear enharinado. Mete el moldeen el horno por unos 50 minutos. Una vez pase este tiempo aumenta el calor del horno a 180° y déjalo entre unos 15 ó 20 minutos.

Ahora desmolda con cuidado en un plato y déjalo enfriar mientras preparas el ganache.

Para el ganache de chocolate blanco

chocolate

Esta preparación es muy sencilla. Parte en trozos la tableta de chocolate, no será necesario que queden muy pequeñas, sólo sigue las líneas guía y así tendrás trozos iguales. Introduce el chocolate y la nata en un recipiente y ponlo a calentar al baño maría. Es muy importante que no dejes que la mezcla hierva y no pares de remover para conseguir una incorporación completa.

Si lo deseas puedes agregar a la mezcla cremas de licor o ralladura de algún cítrico. Una vez termines de mezclar tu ganache, llévalo a la nevera, protegiendo el recipiente con un papel film por media hora.

Cubre el chiffon ayudándote con una espátula tratando de hacer un bonito decorado. Puedes ponerle encima ralladura de limón, déjalo reposar 10 minutos y prepárate para disfrutarlo.

Consejos adicionales 

  • Llevar las claras a punto de nieve se logra batiendo las claras en un recipiente hondo, primero a baja velocidad, incrementándola graduablemente en la medida en que las claras empiezan a espumar. Recuerda que no debes reducir la velocidad ni dejar de batir hasta que alcances el punto óptimo de la mezcla, esto es cuando volteas el recipiente y la mezcla permanece en su lugar.
  • Subir el calor del horno ayudará a reducir los niveles de humedad y te dará un bizcocho perfecto.
  • El tiempo que debe permanecer el ganache en la nevera dependerá del fin que le vayas a dar, el tiempo de duración puede variar de 20 minutos a 2 horas dependiendo de qué tan húmedo y moldeable necesitas que esté.