Chocolate amargo: recetas y sus propiedades para la salud.

Para beneficiarnos de todas sus propiedades es muy importante que consumamos el chocolate lo más puro posible, ya que si le añadimos leche perderá sus virtudes antioxidantes

El chocolate amargo cuenta con innumerables estudios donde se abalan sus múltiples beneficios nutricionales.

Los aztecas lo utilizaban ya en su estado puro para remediar dolencias del estómago y el intestino, así como aliviar la fiebre, de ahí que se le conociera como “el alimento de los dioses”.

El chocolate amargo cuenta con principios afrodisíacos e incluso antidepresivos, estimula nuestra producción de endorfinas y también de serotonina, indispensables para atenuar los efectos del SFC.

Este tipo de chocolate es aquel donde se restringe el azúcar añadido y en el cual obtenemos un producto natural 100%.

Es altamente saludable y nos aporta una serie de calorías muy adecuadas, cuidando además de nuestro corazón. Todo ello lo hace además apto para que lo puedan consumir los diabéticos.

Beneficios nutricionales del chocolate amargo

Recordemos que cuando hablamos de chocolate amargo estamos haciendo referencia al puro, al que tiene 90% de cacao en su composición.

  • Minerales: contiene fósforo, magnesio y potasio.
  • Teobromina y cafeína: estos dos elementos aportan estimulantes al sistema nervioso, similares al café o al té.
  • Ácido graso esteárico: gracias a ellos, reducimos el colesterol en sangre y ayudamos a que nuestro hígado se limpie naturalmente liberando este lípido.
  • Triptófano: Favorece la liberación de serotonina, que mejora nuestro estado de ánimo.
  • Anandamida: nos ofrece relajación y sensación de bienestar.
  • Feniletamina: Pequeños euforizantes y estimulantes.
  • Epicatequina: antioxidante por excelencia, nos ayuda a reducir enfermedades cardiovasculares y a paliar el riesgo de arteriosclerosisPero atención, si se añade leche al chocolate negro perdemos su virtud oxidativa
  • Fibra: el cacao puro tiene un alto contenido en fibra que nos ayuda a favorecer el tránsito intestinal.

Estudios sobre los beneficios del chocolate amargo

  • Para el corazón: Carl Keen, profesor de la Universidad de Nutrición de California: una onza de chocolate amargo, nos aporta tantos flavonoides como dos vasos de vino tinto, regulando nuestra presión arterial y previniendo enfermedades coronarias.
  • Antidepresivo: Los investigadores de la Escuela de medicina Hull de York, demostraron que tomar un poco de chocolate amargo cada día combate el síndrome de la fatiga crónica.
  • Mejoras musculares y cardíacas: Universidad de Wayne State, Detroit. Sus científicos demostraron que el consumo de chocolate amargo incrementa el metabolismo de los músculos cardíacos y los músculos esqueléticos, gracias a la epicatequina.

Recetas con chocolate amargo

Melocotones con chocolate amargo.

Ingredientes

  • 4 melocotones grandes y maduros.
  • 2 naranjas.
  • 50 gramos de almendras molidas.
  • 250 gramos de chocolate amargo troceado

Preparación

  • Precalentamos el horno a 180 grados, para después, empezar a pelar los melocotones, cortándolos por la mitad y quitándoles el hueso central.
  • Cogemos los melocotones: 2 de ellos los cortamos a laminitas o en rodajas. Los otros dos los usaremos para conseguir una especie de crema.
  • Después, cogemos las dos naranjas, las exprimimos para conseguir el zumo y lo mezclamos con esos trocitos pequeños de melocotón, añadiéndole un poco de las ralladuras de la piel de naranja.
  • Derretimos el chocolate amargo en el microondas o al baño maría.
  • Mezclamos la pulpa de melocotón, el zumo de naranja, la almendra molida y el chocolate amargo hasta  que quede una mezcla uniforme. Si queda amarga puedes añadirle más azucar
  • En un plato tendremos preparadas ya las láminas de melocotón cortadas con anterioridad, ahora volcaremos encima la mezcla anterior.

Barritas de frutos secos con chocolate amargo.

Ingredientes

  • 225 gramos de avena
  • 25 gramos de coco seco.
  • 100 gramos de mantequilla
  • 10 cucharadas soperas de zumo de naranja
  • 100 gramos de nueces.
  • 50 gramos de almendras laminadas.
  • 90 gramos de chocolate amargo.

Preparación.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Fundimos la mantequilla al baño maría y le añadimos las cucharadas de zumo de naranja, o en su equivalencia, un vaso pequeño. Lo removemos a fuego lento para que quede un líquido ligeramente espeso.

Sin bajar el fuego, añadimos la avena y el coco. Cuando lleve unos diez minutos retira esta mezcla y llévala a un molde cuadrado previamente engrasado con mantequilla. Prensamos bien la mezcla en el molde.

Añadimos los frutos secos, apretando bien, presando, después añadimos los trocitos de chocolate negro.

Horneamos hasta que nosotros/as veamos que toma un color dorado pálido. No será más de 10 o 15 minutos.

Cuando los saquemos y esté aún caliente, marcamos con un cuchillo cuadraditos para facilitar el corte cuando se enfríe. Es sabroso y muy energético.

  • A. Valenzuela. El chocolate, un placer saludable. Revista chilena de nutrición. 2007
  • Sociedad Nacional de Industrias. Industria del cacao, chocolate y otros derivados: Reporte Sectorial. Instituto de Estuidos Económicos y sociales. 2016
  • L. Cuellar, L. Ovalles. Chocolate: más que un dulce. Convicciones. 2017