El chupete en bebés y niños

Marilu Caldera·
23 Septiembre, 2020
Darle el chupete a un niño constituye más una costumbre que una necesidad. Como todo, esto tiene beneficios y perjucios para el bebé. Conoce cuáles son los más importantes a continuación.

Muchos padres y madres se preguntan si deben ofrecer a sus bebés el chupete en aquellos momentos en los que los dejan solos. La verdad es que el uso del chupete es más una costumbre que una necesidad.

La acción de mamar se desarrolla desde el vientre materno. No obstante, diversos estudios, como este llevado a cabo por profesionales de la Universidad de Chile, señalan que el reflejo de succión produce una sensación de tranquilidad y paz en el bebé.

Así pues, es gracias a la succión del pecho que se estimula la producción de leche materna, además de que regula la cantidad adecuada para cada caso en particular.

Ventajas de ofrecer el chupete a tu bebé

Para aquellas mujeres que tienen molestias en los senos y en las que la lactancia se convierte en un martirio, recurrir al biberón y al chupete suele ser una bendición.

Algunos padres se apoyan en el uso del chupete para calmar a sus hijos. En estos casos, una buena dosis de chupete puede ayudar al pequeño a relajarse y a quedarse dormido.

Si hay que hacerle al bebé algún examen médico o ponerle las vacunas, este instrumento de succión le dará distracción y consuelo, pues el reflejo de mamar le recuerda la calidez del pecho materno.

Así pues, existen múltiples investigaciones, como esta llevada a cabo por profesionales de la Universidad Privada Norbert Wiener, que relacionan el uso del chupete con una reducción del riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), aunque ello no ha sido comprobado con total rigurosidad.

Asimismo, algunos bebés tienen la necesidad de succionar de manera constante y el pecho no suele ser suficiente para ellos. En estos casos, conviene tener en cuenta el uso del chupete.

Lee también: Muerte súbita infantil

Niña bebé succionando el chupete

Desventajas del uso del chupete

Este instrumento de succión está desaconsejado en lactantes menores de 3 meses. Esto se debe a que su uso puede influir de manera negativa en la producción de leche dada la falta de succión del pecho de la mamá.

También, puede generar dependencia, en especial si se utiliza para ayudar al pequeño a conciliar el sueño o como sustituto de la ausencia materna.

Por otro lado, como señala esta información de la Asociación Española de Pediatría, el uso del chupete está relacionado con malformaciones nasales y del paladar, además de que aumenta la probabilidad de padecer otitis.

No obstante, la Asociación Española de Pediatría, en este sentido, recomienda quitar el chupete tras el primer cumpleaños del niño, pues, a partir del año de vida, el síndrome de la muerte súbita se da en casos excepcionales, por lo que ya no tendría ningún beneficio al respecto.

Asimismo, si el chupete no se retira después del año, lo más aconsejable es hacerlo a los dos años, como muy tarde, para evitar posibles problemas bucales y dentales, como alteración de la mordida o malposición, tal y como evidencia este estudio publicado en los Anales de Pediatría. No obstante, lo más recomendable siempre es consultar con un médico o el pediatra de tu hijo para que resuelta todas las dudas que te surjan al respecto.

Te recomendamos leer: Motivos para darle pecho a tu bebé

Bebé mirando hacia arriba mientras succiona el chupete

Otros aspectos que hay que tener en cuenta

Además de todo lo que acabamos de comentar, a la hora de ofrecerle el chupete a tu pequeño, debes tener en cuenta otros aspectos:

  1. Lo más recomendable es que esperes a que la producción de leche materna esté consolidada para ofrecerle el chupete a tu bebé.
  2. Comprueba que el accesorio de succión esté muy limpio para disminuir la exposición a infecciones, como muestra este artículo publicado en Anales de Pediatría.
  3. Reemplaza los chupetes, en la medida de lo posible, y busca otras alternativas para calmar al pequeño.
  4. No dejes a tu hijo todo el día con el chupete a su disposición. Ofrécele un sonajero o déjalo jugar con sus manos antes de recurrir a él.
  5. Tu bebé necesita experimentar con sus manos y su boca. Si siempre tiene esta ocupada succionando el chupete, no tendrá oportunidades para ello.
  6. Algunos niños pueden experimentar la necesidad de mamar por varios años. En estos casos, tienes que tener paciencia para que lo abandone el chupete a su ritmo.
Bebé con el chupete entre las manos

En definitiva, el uso del chupete puede ser un gran aliado para los padres a la hora de calmar a su pequeño. Sin embargo, hay que tener en cuenta todas las ventajas y desventajas que acarrea su uso.

Así pues, ¿conocías estos aspectos relacionados con el uso del chupete? Esperamos que esta información te sirva de ayuda en el momento en el que tengas que decidir si ofrecerle el chupete a tu pequeño y puedas sopesar las consecuencias de su uso. No dudes en ponerte en contacto con el pediatra para consultar cualquier duda que tengas al respecto.