El chupete en bebés y niños

Dar el chupete a nuestro hijo constituye más una costrubre que una necesidad. Como todo, ello tiene sus beneficios y sus perjucios para el bebé o niño. Conoce cuáles son los más importantes.

Muchas madres se preguntan si deben ofrecer a sus bebés un chupete en aquellos momentos en que los dejan solos. La verdad es que el uso del chupete es más una costumbre que una necesidad.

La acción de mamar se desarrolla desde el vientre materno. Está comprobado que el reflejo de succión produce una sensación de tranquilidad y paz en el bebé. Es gracias a la succión del pecho que se estimula la producción de leche materna, además de que regula la cantidad adecuada para cada caso en particular.

Ventajas de ofrecer el chupete a tu bebé

Ventajas de ofrecer el chupete a tu bebé

Para aquellas mujeres que tienen grietas o molestias en los senos y que la lactancia se convierte en un martirio, recurrir al biberón y al chupete suele ser una bendición.

Algunos padres se apoyan en en el uso del chupete para calmar a sus hijos, sobre todo los padres primerizos que no consiguen canalizar el llanto del bebé. En esas ocasiones, cuando el niño no logra conciliar el sueño, una buena dosis de chupete puede ayudarle a relajarse y a quedarse dormido.

Si requieres hacerle algún examen médico o colocarle las vacunas, este instrumento de succión le dará distracción y consuelo, pues el reflejo de mamar le recuerda la calidez de tu pecho.

Existen investigaciones que relacionan el uso del chupete con una reducción del riesgo de padecer el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), aunque ello no ha sido comprobado con total rigurosidad.

Si debes viajar en avión con tu hijo, llevarle un chupete servirá para que el bebé regule los cambios de presión del aire, ya que no siempre pueden hacerlo voluntariamente como lo hacemos los adultos.

Algunos bebés tienen la necesidad de succionar de manera constante y el pecho no les suele ser suficiente. Pueden sentirse llenos y rechazar el pecho, pero insisten en chuparse las manos o nuestros dedos. En estos casos conviene considerar el uso del chupete.

Ver también: ¿Qué hacer si tu bebé tiene rozaduras en la zona del pañal?

Desventajas del uso del chupete

Desventajas del uso del chupete

Este instrumento de succión está desaconsejado en lactantes menores de 3 meses. Su uso antes de esta edad puede influir de manera negativa en la producción de leche debido a la falta de succión de tu pecho.

También, puede generar dependencia en tu hijo especialmente si lo usas para ayudarlo a conciliar el sueño o como sustituto de la ausencia materna. El uso del chupete está relacionado con malformaciones nasales y del paladar, además de que aumenta la probabilidad de padecer otitis.

Si el bebé no abandona el hábito del chupete cerca de los 6 meses, puede llegar a sufrir deformaciones dentales.

Te recomendamos leer: Motivos para darle pecho a tu bebé

Aspectos a considerar

Aspectos

Si estás decidida a ofrecer el chupete a tu hijo, es recomendable que esperes a que la producción de leche materna esté consolidada. Comprueba que el accesorio de succión esté muy limpio antes de ofrecérselo a tu bebé, disminuyendo así la exposición a infecciones.

Reemplaza los chupetes con frecuencia. Verifica que no esté deteriorado o roto, tu bebé podría asfixiarse con pequeños fragmentos del mismo. Busca otras alternativas antes de ofrecerle el chupete a tu hijo. En ocasiones, cargarlo un rato o cantarle una canción puede calmarle.

No lo dejes todo el día con el chupete a su disposición. Ofrécele un sonajero o déjalo jugar con sus manos antes de recurrir a este. Es indispensable considerar el bienestar emocional de tu hijo. El uso del chupete debe administrarse como apoyo al contacto físico, pero no para sustituirlo.

Trasmítele tu amor con todo tu cuerpo acariciándolo y mirándolo a los ojos, tal como lo haces cuando le das pecho. No utilices el chupete para callarlo o para que “se quede quieto”, tu bebé necesita experimentar con sus manos y su boca, hacer gorgoritos, “hablar” y hasta cantar. Si siempre tiene la boca ocupada succionando, no tendrá oportunidad de experimentar con su voz.

Algunos niños pueden experimentar la necesidad de mamar por varios años, sobre todo si se les ha dado chupete como sustituto del consuelo personal. En estos casos, debes tener paciencia para que lo abandone a su ritmo pues él no decidió usarlo, nosotros se lo ofrecimos.

Nuestro deber es defenderle y hacer que se respete su proceso de manera progresiva, según sus necesidades y circunstancias personales.

Categorías: Maternidad Etiquetas:
Te puede gustar