¿Cuáles son los ciclos del embarazo?

Dar vida es un proceso único que conlleva una serie de ciclos. En estos, el cuerpo de la mujer, con una inteligencia perfecta, da forma a un nuevo ser. A continuación, cada uno de estos ciclos.

Se denomina embarazo al período que transcurre desde la implantación en el útero del óvulo fecundado por el espermatozoide hasta el momento del parto. La relación sexual entre un hombre y una mujer es la manera natural en que se da un embarazo, mas no la única. A continuación, te detallamos las distintas etapas o ciclos del embarazo.

Los ciclos del embarazo

Los ciclos del embarazo comprenden los 9 meses en los cuales el embrión evoluciona hasta alcanzar su completo desarrollo. Esta evolución abarca la fase en que es tan solo un cigoto hasta convertirse en un bebé.

Primer mes 

Primer mes

La primera semana de gestación comienza en la última semana de la menstruación. En la segunda semana, un conjunto de folículos elegidos crecen, aunque solo uno es seleccionado. Durante la tercera semana, el ovocito sale del folículo y viaja por las trompas de Falopio.

Las células se van dividiendo hasta formar tres tipos distintos, que en el futuro constituirán el tejido del bebé. También, se generan las células que darán lugar a la columna vertebral. En esta etapa, el embrión tiene un tamaño tan pequeño que todavía no se puede apreciar en una ecografía.

También, la madre empieza a experimentar síntomas muy leves. Será hasta la ausencia de la próxima menstruación cuando la futura madre esté consciente del embarazo.

Te recomendamos leer: Riesgos en el embarazo a los cuarenta

Segundo mes 

Este mes es fundamental, ya que es en este cuando se forma el corazón, órgano vital para el futuro bebé. Además, se inicia la formación de la médula espinal, el cerebro, el intestino y la piel. También, empiezan a formarse los ojos, las orejas, la nariz y el labio superior de la boca.

Es un mes de mucha evolución donde el embrión empieza a adquirir forma humana. Los cambios en la madre todavía no son notables. Es posible que empiece a sentir algunos síntomas como náuseas, vómitos, cansancio.

Tercer mes 

Tercer mes

En este período el embrión pasa a llamarse feto. El futuro bebé ya tiene desarrollado todos sus órganos, los cuales madurarán y continuarán evolucionando. Se definen los genitales, pero no se puede identificar con exactitud el sexo. El feto crece hasta los 7 cm y llega a pesar entre 15-20 gr.

En este mes la madre comienza a aumentar de peso. Este incremento equivale a aproximadamente un 10% del peso total que ganará durante todo el embarazo. Al final de este mes, se reducen las náuseas y los vómitos, ya que el nivel hormonal se estabiliza disminuyendo los riesgos de aborto natural.

Cuarto mes 

El feto se cubre de lanugo, vello muy fino que recubre la piel. Se forman las cuerdas vocales y aparecen los pliegues epidérmicos en la palma de las manos y en los dedos. En este mes, los ojos del feto suelen ser grandes, aunque los mantiene cerrados. Están muy separados entre sí, pero la cara ya está bien definida.

Se puede distinguir perfectamente el cuello que separa la cabeza del resto del cuerpo. Los dientes empiezan a formarse. Con respecto al tamaño, puede medir entre 8,5-18 cm. Su peso será de unos 150-170 gr. Las funciones de sus glándulas sudoríparas y sebáceas empiezan a desarrollarse.

El intestino comienza a llenarse de una sustancia espesa secretada por el hígado denominada meconio. El vientre de la madre sigue aumentando, así como su peso corporal. En este mes, sentir al bebé es algo habitual, ya que sus movimientos son frecuentes.

Entérate de: 3 alimentos para tener un buen nivel de hemoglobina durante el embarazo

Quinto mes 

Quinto mes

El corazón del bebé comienza a latir con fuerza. También, empieza a desarrollar los sentidos logrando percibir sonidos y luces. Al término de este mes, se crea la segunda capa de los dientes. En el cerebro, se crean millones de neuronas. El bebé puede llegar a pesar 230-245 gr, logrando una medida de 22-25 cm.

En este mes, el ombligo de la madre se aplana o empieza a salirse hacia afuera. Desaparecen los síntomas de los primeros meses, pero puede que aparezcan otro tipo de molestias tales como ardores de estómago o congestión nasal.

Sexto mes 

En este mes se forman las cejas, el cabello y las pestañas, así como los músculos. Además, el bebé ya puede reconocer los sonidos claramente y responder perfectamente a los estímulos, como por ejemplo la música. El bebé pasa a medir unos 27-32 cm y pesar desde 450 gr hasta unos 750-1000 gr.

Se pueden palpar las diversas partes del cuerpo del pequeño a través de la pared abdominal. La piel del bebé empieza a volverse opaca y más resistente. El bebé puede abrir y cerrar los ojos, además de hacer gestos como sacar la lengua. Las proporciones del cuerpo empiezan a igualarse en relación a su cabeza.

Se termina el segundo trimestre y el estado de gestación ya se evidencia. La barriga de la madre es bastante grande y el peso del feto aumenta, por lo que la madre se sentirá cansada, con dolores de espalda, molestias e incomodidades en ciertas posturas.

Séptimo mes 

Séptimo mes

En este período, se desarrollan los pulmones y el esqueleto se hace más consistente. La grasa empieza a acumularse en el cuerpo, lo que le permitirá controlar la temperatura después del nacimiento. Se pigmenta el iris del ojo y la piel. El lanugo que cubre su cuerpo, desaparece.

La longitud del feto puede ser de 33-38 cm, aproximadamente, y puede llegar a pesar hasta unos 1100-1300 gr. En este mes, debido al tamaño del bebé, la madre se encuentra  limitada de algunos movimientos y siente constantemente presión en la vejiga, lo que le genera ir al baño con mayor frecuencia.

Aprende: Cómo proteger tu espalda y pelvis durante el embarazo

Octavo mes 

Continúa la disminución del lanugo y el aumento de peso y tamaño. En el transcurso de este mes, el feto alcanzará alrededor del 50% del peso total que obtendrá en todo el embarazo. Los pulmones y las neuronas olfativas están casi desarrolladas.

Empiezan los primeros hipos del bebé. La causa es que está tragando líquido amniótico, algo que al mismo tiempo provoca movimientos espasmódicos. Es posible que la madre experimente acidez o estreñimiento durante esta fase. Todos estos síntomas son muy habituales y se deben al aumento de progesterona en el cuerpo.

Noveno mes 

Noveno mes

El bebé desciende a la pelvis y la cabeza empieza a acoplarse en ella preparándose para el parto. El estómago y el intestino ya funcionan. La piel es más suave, la cual empieza a sonrojarse tornando al color definitivo que tendrá en el momento del parto.

Al finalizar este mes, el feto debe medir cerca de los 43 cm y su peso debe estar entre los 1980-2730 gr. Los movimientos son más bruscos y la madre siente como si fuesen patadas, ya que el bebé tiene muy poco espacio para moverse. El bebé es capaz de respirar y realizar los movimientos de succión y deglución al mismo tiempo. Empieza a fabricar su propia sangre.

En este mes, finaliza el proceso de embarazo y la madre suele encontrarse en un estado de gran agotamiento. Los días y las noches parecen más largas de lo normal, pero al mismo tiempo tiende a estar ansiosa por la llegada de su bebé. El control médico es importante en cada una de las etapas o ciclos del embarazo, pero en este último mes se hace fundamental.

 

Te puede gustar