Cinco alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta

Okairy Zuñiga · 3 enero, 2014
No debemos olvidar que las bebidas carbonatadas dificultan la absorción de calcio por parte de los huesos, por lo que pueden favorecer la aparición de problemas óseos

Existen ciertos alimentos que conviene eliminar de nuestra dieta para llevar una alimentación sana. O, al menos, se debe moderar y controlar su consumo, muy especialmente cuando se tiene algún problema de salud.

Son alimentos que pueden resultar muy ricos, e incluso a veces necesarios. Sin embargo, en determinadas circunstancias, un consumo excesivo puede conllevar un mayor riesgo de padecer hipertensión, diabetes o problemas renales, entre otros.

1. Leche entera

Puede resultar raro escuchar que la leche entera sea uno de los alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta, sobre todo porque desde siempre ha sido un alimento básico. Sin embargo, este tipo de leche contiene una buena cantidad de grasas saturadas que pueden elevar los niveles de colesterol malo.

Además, tiene altas cantidades de calorías y grasa. Para sustituir la leche entera puedes probar la leche desnatada. Esta opción reduce la grasa sin que se vea afectada tu ingesta de vitamina D, calcio y potasio.

Lee también: ¿Cuál es la mejor leche que podemos consumir?

2. Refrescos o sodas

Refrescos, alimentos que hay que eliminar de nuestra dieta

Los refrescos o sodas son otros de los alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta. Su único contenido son calorías provenientes de la fructosa del sirope de maíz.

Diversos estudios han demostrado que las calorías vacías de los refrescos son uno de los principales factores que han desencadenado la epidemia de obesidad a nivel mundial.

Por si esto fuese poco, los refrescos contienen químicos que dañan los huesos y dientes. Provocan caries, facilitan la aparición de osteoporosis, aumentan los niveles de glucosa en sangre y provocan sed.

La mejor bebida que puedes consumir es el agua natural, a la que le puedes agregar fruta natural. Si extrañas la sensación de burbujas del refresco, puedes optar por agua con gas.

3. Margarina y mantequilla, alimentos que debemos eliminar de la dieta

Las margarinas y mantequillas que compramos comúnmente suelen estar cargadas de grasas trans. Por ello son alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta o restringir mucho.

Los problemas de salud en quienes consumen mantequilla o margarina son altos niveles de colesterol malo y bajos niveles de colesterol bueno. También pueden aumentar los triglicéridos y causar problemas de coagulación.

Como alternativa podemos usar productos similares bajos en calorías y libres de grasas trans. Si estos cambios implican un gran problema económico, se puede optar por usar aceites vegetales o en aerosol.

Lee también: 9 datos que tal vez no conocías sobre la mantequilla

4. Pan

En este caso, hay que referirse a los panes que tienen como base las harinas refinadas. Esto incluye a los panes normales, de dulce o de otros sabores (ajo, cebolla, etc.). El problema es que están hechos con la harina libre de la fibra y nutrientes que nos aportan los granos integrales.

Otro de los problemas es que aportan una gran cantidad de calorías en pocas porciones. De hecho, una pieza de pan elaborado con harina refinada aporta el equivalente a cuatro rebanadas de pan de caja.

Si quieres cambiar a la versión más sana de pan, puede elegir los preparados con harina integral. Para agregarle algo de sabor, puedes optar por acompañar el pan con quesos bajos en grasa, mermelada baja en azúcar o crema de cacahuete light.

5. Palomitas de maíz comerciales

Palomitas de maíz.

Las palomitas de maíz que solemos comprar listas para el microondas o en el cine suelen ser altas en calorías y grasas saturadas.

Además, suelen venir en porciones exageradas, por lo que fácilmente puedes consumir 1200 calorías en apenas 60 gramos. Por ello es uno de los alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta.

En vez de comer palomitas de maíz comerciales, puedes optar por preparar las tuyas en casa vigilando la cantidad de grasa que contienen. En el cine puedes optar por otras botanas que sean más saludables.

Y es precisamente eso lo que hay que intentar hacer. Siempre se pueden sustituir estos alimentos por otros más saludables. Solo es cuestión de buscar alternativas y probarlas hasta que encontremos una de nuestro gusto.

La idea es que los alimentos sean frescos, variados y de buena calidad. Con el tiempo y  práctica te darás cuenta de que hacer sustituciones no complicado ni caro. Y el resultado, además, puede ser delicioso.