Cirrosis biliar primaria: todo lo que necesitas saber

27 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
La inflamación de los conductos biliares da lugar a la cirrosis biliar primaria. Se trata de una patología autoinmune que, sin un tratamiento oportuno, deriva graves complicaciones. 
 

La cirrosis biliar primaria, ahora llamada «colangitis biliar primaria» es una enfermedad autoinmune que afecta las vías biliares del hígado. Se caracteriza por causar un deterioro progresivo del hígado, lo cual acarrea otras complicaciones u problemas de salud.

Hasta ahora, los investigadores no tienen del todo claro por qué se produce esta patología. Sin embargo, se ha relacionado a factores genéticos y ambientales. ¿En qué consiste? ¿Cómo se diagnostica? A continuación, detallamos todo al respecto.

¿Qué es la cirrosis biliar primaria?

De acuerdo con la Revista Española de Enfermedades Digestivas, la cirrosis biliar primaria es la inflamación de los conductos biliares, unos «tubos» que parten del hígado y llegan al intestino delgado. Su función es hacer que la bilis llegue a este tramo del aparato digestivo, donde realiza su propósito en el proceso de digestión.

El inconveniente de esta inflamación es que se dificulta la salida de la bilis al intestino. En consecuencia, este líquido se acumula en los conductos, lo que tiene efectos secundarios. Una acumulación de bilis en el hígado daña las células que componen este órgano y, al formar cicatrices, da lugar a la cirrosis.

La cirrosis es un proceso lento y gradual. Si no se trata de manera oportuna, cada vez son menos las células hepáticas que pueden funcionar de forma correcta. Por lo tanto, este órgano pierde su capacidad funcional.

Sin embargo, esto no siempre ocurre así. Cuando la inflamación es intervenida a tiempo, es posible lograr que el hígado mantenga sus funciones. De no ser así, la cirrosis eleva el riesgo de cáncer de hígado y puede ser necesario un trasplante.

 
¿Qué es la cirrosis biliar primaria?
La cirrosis biliar primaria ocurre por la inflamación de los conductos biliares. En consecuencia, se acumula la bilis y se desencadenan varias complicaciones de salud.

Quizá te interese: Enfermedades del hígado

¿Por qué se produce esta enfermedad?

Aunque la causa de la inflamación de los conductos biliares no está del todo clara, la mayoría de los estudios apuntan a que es una patología de tipo autoinmune. Esto quiere decir que es el propio organismo el que genera células inmunitarias que atacan a los conductos biliares.

Si bien puede afectar a cualquier persona, ocurre lo mismo que en el resto de enfermedades autoinmunes; suelen afectar más a personas de mediana edad, o sea, entre 40 y 60 años. Además, un 90 % de los afectados son mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis biliar primaria?

En gran parte de los casos, la enfermedad se descubre de manera casual al realizar una analítica de sangre por algún otro motivo. De ser así, las personas suelen estar asintomáticas, pues no hay  ningún dato físico que haga pensar que presentan cirrosis.

Sin embargo, si el problema no es diagnosticado en sus primeras etapas, las células del hígado se empiezan a dañar y, por ende, empiezan a darse ciertas manifestaciones clínicas debido a la acumulación de bilis. Algunos síntomas incluyen lo siguiente:

 
  • Digestiones pesadas, sobre todo con ciertos alimentos. Además, puede haber molestias en el abdomen tras las comidas.
  • Picor de la piel, que suele ser más intenso por la noche. Aunque puede afectar cualquier parte del cuerpo, suele ser más molesto en las palmas de las manos y la zona plantar.
  • Cansancio y debilidad muscular.
  • Tono amarillento de piel y mucosas.Esto se conoce como ictericia. Aparece una vez que la enfermedad ya está avanzada.

Te puede interesar: Hepatitis alcohólica: síntomas, causas y tratamientos

¿Cómo se diagnostica?

Como hemos comentado, lo más usual es que esta enfermedad se descubra de manera accidental al realizar una analítica de sangre en exámenes de rutina, por ejemplo. De ser así, o si hay sospecha de la enfermedad, es necesario hacer otras pruebas complementarias, como ecografías o biopsias de hígado.

Una vez diagnosticada, es imprescindible comenzar lo antes posible con el tratamiento. Será el especialista quien decida cuáles son las opciones terapéuticas más adecuadas en cada caso. El objetivo será frenar la respuesta autoinmune e impedir el daño en los conductos biliares para que la enfermedad no evolucione.

¿Para qué puede servir un análisis de sangre?
A través de una analítica de sangre suelen observarse alteraciones que hacen sospechar de la cirrosis hepática primaria.
 

¿Qué recordar sobre la cirrosis biliar primaria?

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad autoinmune. Aunque puede afectar a cualquier persona, lo más común es que las pacientes sean mujeres de mediana edad. Lo más importante es diagnosticarla cuanto antes para comenzar el tratamiento y evitar su progresión a cirrosis.

Así, muchos pacientes podrán llevar una vida normal. No obstante, en ciertos casos la respuesta al tratamiento será peor, e incluso puede ser necesario un trasplante hepático.

  • Valera M, J. M., Smok S, G., Poniachik T, J., Oksenberg R, D., Silva P, G., Ferrario B, M., Buckel G, E., & Brahm B, J. (2006). Cirrosis biliar primaria: Experiencia de trece años en dos centros de referencia. Revista Medica de Chile, 134(4), 469–474. https://doi.org/10.4067/s0034-98872006000400010
  • Parés, A. (2008). Natural history of primary biliary cirrhosis. Gastroenterologia y Hepatologia, 31(8), 500–507. https://doi.org/10.1157/13127093
  • Características Epidemiológicas y Clínicas de la Cirrosis Hepática en la Unidad de Hígado del HNERM Es-Salud. (n.d.). Retrieved June 25, 2020, from http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1022-51292007000300003&script=sci_arttext&tlng=en
  • Nguyen DL, Juran BD, Lazaridis KN. Primary biliary cirrhosis. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2010;24(5):647-654. doi:10.1016/j.bpg.2010.07.006