Cirugía de la exostosis: ¿cuando se debe operar?

28 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Cuando existe una exostosis severa en el conducto auditivo externo, las medidas conservadoras no son suficiente para tratar el problema, hay que recurrir a la cirugía.

La cirugía de la exostosis del conducto auditivo externo está indicada en los casos en que existe un cierre total o casi total del conducto auditivo externo.

En las fases iniciales así como en las más avanzadas, la limpieza del oído es muy difícil y a veces, casi imposible. Esto hará que las otitis externas sean muy recurrentes e incluso, se pueda llegar a tener perdida auditiva.

¿Qué es la exosotosis del conducto auditivo externo?

Las exóstosis del conducto auditivo externo son formaciones óseas benignas. Estos crecimientos óseos se producen en el canal auditivo ocasionando un estrechamiento del mismo. Generalmente son formaciones bilaterales. Aparecen en las paredes anteroinferior y posterior del conducto auditivo externo del oído.

Aunque se desconoce su causa exacta, la teoría que más fuerza tiene es que se produce por la irritación que se origina en el conducto externo por el contacto repetido con el agua fría. Por esta razón, la exostosis del conducto auditivo externo son más frecuentes en las personas que practican deportes acuáticos.

¿Produce síntomas?

Observación de oído: cirugía de la exostosis
Las exostosis son frecuentes en deportistas acuáticos y surgen como consecuencia de crecimientos óseos benignos.

La mayoría de las veces las exostosis son asintomáticas. Se diagnostican de manera casual al realizar una revisión de oídos. En general, evolucionan muy lentamente y al inicio no producen síntomas.

Sin embargo, cuando crecen y van cerrando el conducto comienzan a aparecer las primeras molestias. El crecimiento de las exostosis favorece la retención de cerumen y agua en el conducto. Como consecuencia de esta retención, aparecerán las otitis externas de repetición.

Generalmente, si la obstrucción del conducto auditivo externo es menor al 60 %, no suele haber problemas. No obstante, en pacientes con una obstrucción mayor del 80 % hay mayor incidencia de otitis externa e hipoacusia de transmisión.

Descubre: Eliminar el cerumen de los oídos sin dañarlos

Tratamiento

Para el tratamiento de los casos más leves, basta con realizar un aspirado y una limpieza del oído. Además, es conveniente hacer controles de seguimiento para observar el crecimiento. De esta forma, se pueden evitar complicaciones en las fases iniciales de la enfermedad. No obstante, para las infecciones, suele prescribirse el uso de gotas óticas con antibiótico.

Cirugía de la exostosis

Cirugía de la exostosis
El tratamiento habitual es la cirugía para eliminar los crecimientos presentes en el oído interno.

En los casos más severos de exostosis, cuando la estenosis del conducto auditivo es prácticamente completa, se recurre a la cirugía para eliminarla.

Existen diversas técnicas para la cirugía de la exostosis del conducto auditivo externo. Algunas de ellas son con anestesia local y otras con general. Incluso el abordaje del conducto puede ser el abordaje retroauricular y el abordaje endaural.

También hay variedad en cuanto al método empleado para eliminar la exosotosis. Algunas técnicas realizan fresado, otras emplean cincel y otras el láser. Además, algunas técnicas de cirugía de la exosotosis las eliminan de todas las paredes del conducto auditivo externo, otras sólo de la pared anterior y otras sólo de la posterior.

Posibles complicaciones de la cirugía de la exostosis

La cirugía de la exostosis no es sencilla, ya que pueden darse numerosas complicaciones derivadas de la misma. Algunas de las complicaciones más frecuentes son:

  • Estenosis del canal postoperatorio.
  • Lesión del nervio facial.
  • Perforación timpánica.
  • Lesiones de la articulación témporo-mandibular.
  • Hipoacusia neurosensorial.

La cirugía de la exostosis se realiza bajo anestesia general o local y por medio de una incisión detrás de la oreja y bajo visión microscópica. Normalmente se da el alta al paciente después de una noche de ingreso. Los puntos se retiran al cabo de una semana y el taponamiento del oído al cabo de dos semanas.

El paciente puede retomar su vida laboral en 7-14 días. Generalmente se recomienda no mojar el oído hasta la correcta cicatrización del nuevo conducto. Este proceso de cicatrización puede tardar entre 1 y 3 meses. En cuanto a los resultados postquirúrgicos, en la mayoría de los casos se consiguen resolver los problemas de taponamiento y otitis.

También te puede interesar: ¿Cómo proteger los oídos de las actividades del verano?

¿Se pueden prevenir?

mujer con dolor de oído
El médico te podrá recomendar la forma de prevención más adecuada en cada caso.

Si bien es verdad que el uso de tapones para los oídos entre los deportistas que hacen deportes acuáticos está muy extendido, su uso no ha demostrado ser eficaz en la prevención de la exostosis.

Incluso en ocasiones, en pacientes que ya tienen exostosis, los tapones pueden empujar la cera hacia dentro y empeorar el cuadro. El especialista valorará cada caso y, en función de los hábitos del paciente y el grado de exostosis, recomendará la mejor opción.

  • Granell, J., Puig, A., & Benito, E. (2013). Osteoma y exóstosis del conducto auditivo externo: un diagnóstico clínico. Acta Otorrinolaringológica Española. https://doi.org/10.1016/s0001-6519(03)78408-8
  • Rivera Rodríguez, T., & Olarieta Soto, J. (2013). El paciente con hipoacusia. Medicine - Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. https://doi.org/10.1016/s0304-5412(01)70552-5
  • Bejarano-Panadés, N., Corral-Juan, J. L., & Juan-Fernández, J. M. (2007). Enfermedades del oído externo y la articulación temporomandibular en el buceo. Acta Otorrinolaringol Esp.